Las películas de la semana

FAHRENHEIT 9/11

Después del gran éxito de Bowling for Columbine, Michael Moore ha vuelto a hacer una gran película. Fahrenheit 9/11 es divertida, ágil, irónica, demoledora, y a veces terriblemente dramática, y consigue lo que pretende, que es mostrarnos una caricatura (aunque quiere vendérnoslo como un retrato, es una caricatura) de un presidente de los Estados Unidos que nunca mereció estar donde está, ni por cómo llegó ni por todo lo sucedido desde entonces. El propósito de esta película en formato documental es simplemente abrir los ojos a los estadounidenses para que el próximo noviembre echen a Bush de la Casa Blanca. En este sentido la película tiene fecha de caducidad y muy poca trascendencia, al contrario que en Bowling for Columbine donde la mierda ventilada salpicaba a toda la sociedad estadounidense y por extensión a la cultura capitalista-occidental, en Fahrenheit 9/11 el ataque es dirigido contra Bush y su administración. En cualquier caso es una película muy recomendable, eso sí, se recomienda al espectador tener los ojos bien abiertos para no confundir los hechos explicados con la forma como se explican. Los hechos que se nos cuentan (la manipulación electoral, las vacaciones del presi, la telaraña de relaciones teñidas de negro petróleo, la guerra contra Afganistánm e Irak, etcétera.) son suficientemente graves no sólo para exigir la dimisión de toda la cúpula administrativa actual de los Estados Unidos, sino también para procesar a más de uno, empezando por el tonto de Bush. Pero ciertamente Moore utiliza todos los medios formales a su alcance (el motaje, la música, la voz en off, la ironía, el drama…) para manipular nuestros sentimientos y ponernos de su lado. En este sentido, Hitchcock (sólo por nombrar al mejor) también lo hacía, y no para contarnos hechos, sino historias, invenciones de alguien… Mi propuesta es que nos dejemos manipular, que disfrutemos del espectáculo, y luego al llegar a casa cada uno es libre de creerse o no lo que ha visto.

STATE AND MAIN

En un pueblo pequeño, el cruce de sus dos calles principales es el centro del pueblo y allí está todo, allí ocurre todo. Nuestro pueblo se llama Waterford, está en Vermont, Nueva Inglaterra, y es el lugar perfecto para rodar una película llamada El viejo molino porque lo tiene todo, su librería, su estación de bomberos y su molino… bueno, su molino no, porque se quemó, pero ya es demasiado tarde, no hay dinero, así que lo más fácil es… ¡cambiar el título de la película! Bajo esta premisa argumental David Mamet nos ofrece su satírica visión del mundo del cine como ya lo hicieron Robert Altman (El juego de Hollywood), Barry Sonnenfeld (Cómo conquistar Hollywood), o Woody Allen (Un final made in Hollywood). State and Main es una comedia coral de alta densidad en diálogos, detalles y situaciones, algo que adivino muy propio de su director (del que sólo he visto su intriga hitchconiana La trampa). La película tiene muy buenos diálogos, grandes actuaciones y es muy divertida.

SUEÑOS DE UN SEDUCTOR

Sueños de un seductor es una comedia típica de Woody Allen, donde él es el autor de la obra de teatro original, guionista y actor, trata sus típicos temas de pareja, el personaje interpretado por él es el típico neurótico, torpe y gafe personaje que siempre ha hecho, pero misteriosamente no dirige Woody Allen, sino Herbert Ross. Es un caso parecido a lo que sucede en Pesadilla antes de navidad, película que es de Tim Burton, trata sus temas, se encuadra a la perfección en su filmografía, pero no dirige él sino Henry Selick. En este caso la explicación está en el perfil técnico requerido para una película de animación. Pero en el caso de Sueños de un seductor, en 1972, Herbert Ross no había hecho más que un par de películas desconocidas. Dejando ahí el misterio, y suponiendo que si Allen hubiera sido el director, el resultado hubiera sido el mismo, nos encontramos con un gran homenaje a los personajes de Humphrey Bogart, especialmente a los de El halcón maltés y Casablanca, donde el duro de los duros seduce y rompe corazones sin perder la postura. Bogart aparece como el Pepito Grillo del protagonista, consejero y maestro de la seducción. Diane Keaton es aquí el contrapunto femenino, en su primer papel en una película de Woody Allen y en el mismo año que participó en su primera gran película El padrino.

En fin, una comedia con un Woody Allen algo más cargante y payaso de lo habitual, pero que tiene a su favor los homenajes a Bogart y Casablanca, y el formar parte histórica de una filmografía (la de Allen) que hay que completar.

BATMAN Y ROBIN

Monumental, cargante, inútil y desgraciado número de circo con el único propósito de ser la cuarta película de la serie de Batman. Empezando por el casting (del que sólo salvo a George Clooney, quien creo mejor que Michael Keaton y Val Kilmer para el personaje y que tendría que haber estado en la serie desde el principio) y el diseño de producción y terminando en el horrendo guión, nada queda del maravilloso enfoque que dio Tim Burton al personaje. En paz descanse el murciélago y casi que mejor no resucite.

(Últimas noticias: Batman begins, la verdad es que la quinta promete, el director es Christopher Nolan, el de Memento)

Jerry Goldsmith (1929-2004)

Entre los tipos de personas que merecen ser inmortales, están los artistas que con sus creaciones llegan a tocar la fibra sensible, a hacerte sentir con fuerza cada trazo, cada nota, cada fotograma que han imaginado, pintado, escrito, dirigido o interpretado.

Entre estos genios, y por el lado musical de las artes, está Jerry Goldsmith, que murió de cáncer el pasado 21 de julio a la edad de 75 años. Golsmith compuso de más de 100 bandas sonoras, muchas de ellas con un profundo calado entre el gran público, como el tema principal de Star Trek, Rambo o Patton. Personalmente me gustan mucho Gremlins, Desafío Total, Instinto Básico y Los últimos días del Edén.

A diferencia de sus colegas John Williams, James Horner o Danny Elfman, Goldsmith no tiene un estilo propio definido y reconocible. Sus composiciones van desde las más espectaculares fanfarrias orquestales al estilo de John Williams, hasta las notas de sintetizador de Gremlins. De igual modo, Goldsmith no es un compositor ligado a un director como Williams es de Steven Spielberg o Elfman es de Tim Burton. El director con quien más ha trabajado es Joe Dante, pero es Richard Donner quien dirigió la única película por la que Goldsmith ha ganado un Oscar: La Profecía.

Hace unos años, en verano de 1999, tuve la oportunidad, ahora ya única, de disfrutar de un concierto de Jerry Goldsmith celebrando su 70 aniversario en el Hollywood Bowl de Los Angeles. Hace algo más de un año tenía que haber dirigido a la OBC en L’Auditori de Barcelona, pero fue substituido por Rachel Worby “por razones de salud”. Ahora ya sabemos cuales eran esas razones de salud que nos han dejado sin uno de los mejores compositores de bandas sonoras de la historia del cine.

Verdades y mentiras

Hay días en que según la portada de periódico que leas, para las mismas noticias, la concepción del mundo puede ser una o su contraria. Aquí se muestra un ejemplo de los titulares del mismo día que no tiene desperdicio.

Adivino que el día que salgan las conclusiones de la comisión de investigación del 11M, será así. Esta comisión se ha creado con el visto bueno de todos los partidos, porque todos los partidos ya saben de antemano qué conclusiones van a sacar, por supuesto, siempre positivas, y siempre en beneficio propio y acusando al vecino de todas las maldades.

Según el PP y afines, ellos siempre dijeron la verdad, y fueron los demás (se entiende que PSOE y afines) quienes exageraron la mentira con el fin de ganar las elecciones.

Según el PSOE y afines, no hay verdad más clara que la del pueblo que se manifestó en unas elecciones democráticas en contra de quienes les mentían.

Nadie va a cambiar su opinión ni su forma de ver el mundo porque exista o deje de existir una comisión, en todo caso tendremos únicamente más datos para corroborar la propia opinión y ya buscaremos la forma de desechar los que no nos convengan. Aunque hay formas bien dispares, a Fungairiño le da un ataque de Alzeimer y se nos muestra como el rey supremo de la ignorancia. El ex-jefe de policía Agustín Díaz de Mera es más valiente y se alinea con las tesis del PP, atrincherándose en “su verdad”. Y me intento meter en su piel, y no me extraña, si dos días después sucede que hay elecciones y es probable que cambie el gobierno, y con ello va el abismo de la propia destitución, por muy profesional que sea el jefe de la poli, pues se aferra al clavo ardiendo de ETA, que es el que todavía puede hacer que ganen los suyos. Claro que él no lo dirá, claro que apelará a su profesionalidad, pero el subconsciente es malvado y egoista y demasiadas veces le hacemos caso, aunque con ello arrastremos el destino de un país. Para todo lo demás, queda el orgullo.

El vuelo de Lina

Os presento a Lina:

Es nuestra periquita y tiene novio, que como no puede ser de otra manera se llama Morgan y se quieren mucho.

Esta mañana no me sentía muy bien: los aires acondicionados y demás han hecho estragos en mi sistema respiratorio y he decidido quedarme en casa a cuidarme un rato. Como los periquitos casi no tenían comida, he cogido su comedero de plástico y en el balcón he soplado las cáscaras de las semillas que eran casi la totalidad del contenido del recipiente. Las pocas semillas que quedaban las he metido en el otro comedero y en vez de llenar el vacío lo he dejado en el fregadero para lavar, pensando en que más tarde ya limpiaría la jaula, les cambiaría el agua y les pondría nueva comida. He ido a dormir un rato, cerrando la puerta de la sala porque, además de simpáticos, los pollos, como cariñosamente les llamamos, son extremadamente ruidosos.

He dormido algo más de una hora y al despertar, aun con las dos puertas cerradas se oían claramente los graznidos de la pareja, pero no de forma alborotada y sin sentido, como normalmente chillan, sino que estaban dialogando, ahora chilla uno, ahora grazna el otro…

Abro la puerta de la sala y oigo un revoloteo. Algo azul sobrevuela la mesa y cae detrás del sofá. Luego silencio.

Lina ha conocido hoy la libertad durante un rato. Los quince o veinte litros de aire de su jaula se han ensanchado hasta ocupar varias decenas de metros cúbicos de la sala-comedor-cocina de nuestro pequeño piso de Girona. Enseguida se le han hecho demasiado grandes. No sabe volar en tanto espacio y por eso cae a los pocos segundos de alzar el vuelo. Y allí se queda, quietecita y miedosa en el suelo, mirándome con aires de interrogación y, de vez en cuando llamando a Morgan, quien le contesta desde la comodidad de la jaula: “¿Cuándo vuelves?”.

Las películas de la semana

SHREK 2

Dicen que el ogro verde ha cambiado, traicionando a sus orígenes anti-sistema. ¿Y qué esperabais, si se ha casado, nada más y nada menos que con la hija del rey? ¿Alguien espera volver a ver a la Leti delante de una cámara en un telediario? Pues aunque a Shrek no le apetezca demasiado conocer a sus suegros, va a tener que acabar siendo príncipe consorte de Far Far Away, y aprender protocolo, y dejar de tirarse pedos…

Y es verdad que la historia que nos cuentan no es más que una segunda parte que continúa de forma lineal y poco original en el punto donde quedó la primera, sin la frescura de ésta, pero se mantienen los afortunados y divertidos gags y referencias a otras películas y cuentos infantiles, se añaden personajes realmente geniales (soy fan del Gato con Botas), y la peli tiene ritmo y una factura técnica impecable, con unos primeros cinco minutos antológicos y final sorpresa después de empezados los títulos de crédito… La verdad es que muy poco más se puede pedir en una película cuyo único pecado es ser la segunda parte de una obra maestra.

SPIDERMAN 2

Esto ya es otro cantar… no es que la primera estuviera muy muy bien, pero era pasable. En cambio esta es un aburrimiento total. Al pricipio de la peli hace algo de gracia que retraten al personaje de Peter Parker como un gilipollas integral, pero a los 20 minutos ya cansa y (OJO!! Semi SPOILERS!!) cuando empieza su “problema psicológico”, y cuando le cuenta a su tía lo que pasó con su tío y cuando no le mete mano a la Mary Jane en toda la peli y… buff! es que me pongo histérico sólo de pensarlo. Lo único bueno de la peli es la mínima parte del argumento dedicada al Dr. Octopus (un Alfred Molina bastante decente), eso sí, con un pésimo final y una peor conclusión: que la tercera parte presagiada en los últimos minutos no sólo será infumable, sino que se dedicarán a repetir la primera parte. ¡Qué horror! ¿Quién se apunta a recabar firmas para que Sam Raimi vuelva a sus orígenes?

DELICATESSEN

Primera película que reviso desde que escribo esto de las películas de la semana. No soy de los que veo muchas veces una peli, pero ésta merecía un segundo pase porque casi no me acordaba de qué iba, y además, después de tener a Amelie como una de mis películas favoritas, la podía ver con un nuevo enfoque. El resultado es que me encotré con una película mucho más oscura de lo que recordaba, mucho más cercana a La comunidad, que a 13, rue del Percebe, como se había comparado en un primer momento. Y eso que la película de Alex de la Iglesia es posterior, y si ha habido inspiración, está claro cuál es su sentido. Pero Delicatessen recoge algunos elementos de fantasía futurista (en clara contradicción con las teles en blanco y negro y la economía de guerra que nos situaría en los años 40) que la hacen más moderna. Ciertamente es una peli que rompe moldes y que pese a sus pinceladas de humor, deja una especie de angustia interior, negra y espesa, que contrasta con la luz, la felicidad, la alegría y el color de la maravillosa historia de Amelie Poulain.

Hasta el lunes

Esta semana no habrá más entradas del diario. Ni siquiera las películas de la semana. Sólo he visto Shrek 2 y no voy a tener tiempo de escribir.

Mañana a primera hora me voy a Ginebra. Hasta el lunes.

DEA

Por cierto, ya soy investigador.
(El jurado estimó otorgarme un 9,5)

Burro catalán

Un día de estos pensaba escribir sobre este tema del burro catalán, pero ayer leí en el periódico un artículo de Josep Maria Espinàs que me quitaba las palabras de mis pensamientos, especialmente la idea de la ironía, os lo paso…

ARTÍCULO // PEQUEÑO OBSERVATORIO

EL BURRO PROPIO DE CATALUNYA

Hace unos años descubrí que existía un tipo peculiar de asno, conocido con el nombre de burro catalán. Alguien avisó de que se encontraba en peligro de extinción y, si no recuerdo mal, un grupo de personas se propuso impedir que esta variedad desapareciera.

Parece que la iniciativa ha tenido éxito, porque ahora incluso se han hecho pegatinas con el burro catalán, una iniciativa de unos jóvenes de Banyoles. Dicen que más de 25.000 coches ya llevan pegatina, especialmente por las carreteras de Girona, aunque no he podido comprobarlo porque últimamente no he ido por allí.

A primera vista, identificar la catalanidad con un burro no es muy reconfortante, pero ésta es la gracia –siempre que se sepa entender–. Es el símbolo contrapuesto a la silueta del toro de Osborne, que ahora hemos visto aplicado en algunas banderas españolas. El burro no exalta, como el toro, el mito, la raza, la embestida furiosa. El burro es un animal modesto, trabajador, paciente.

La apuesta que han hecho los autores de la pegatina es arriesgada, porque es inevitable que algunos catalanes no quieran ser identificados por un burro. Pero yo pienso que se darán cuenta de las posibilidades de la ironía. Es verdad que hemos tenido que trabajar y a veces recibir bastonazos. ¿Es un demérito? El asno es un animal resistente. Y no existe, quizá, ninguna fuerza tan potente para conseguir afirmarse como el humor que somos capaces de proyectar sobre nosotros mismos.

El hecho es que la aceptación de esta pegatina es tan notable que ya han salido unas cuantas imitaciones y variantes. Y hay quien discute sobre la autoría de la idea. Lo que significa que la idea es buena. Yo espero que se solucione cualquier pleito, y que seamos capaces de ponernos de acuerdo cuando algo funciona. A lo largo de la historia varias veces no lo hemos conseguido, y es entonces cuando hemos sido unos burros. Junto a la soberbia imagen del toro español, la del humilde pero tozudo burro catalán puede dar mucho juego.

Josep Maria Espinàs

Noticia publicada en la página 006 de la edición de Jueves, 1 de julio de 2004 de El Periódico – edición impresa.