El Lobo


Al contrario que en Días contados, donde el hecho que el protagonista sea un etarra es una mera anécdota argumental, aquí entramos en el mero meollo de los que es (o fue en los setenta, vaya) ETA, su entorno y sus perseguidores. En medio de todo esto tenemos a nuestro protagonista El Lobo, nombre clave de Chema (Eduardo Noriega), un pobre chaval que a lo tonto se mete en el oscuro laberinto de no estar de parte ni de unos ni de otros, pero tener que fingirlo en ambos bandos al entrar en la banda terrorista como infiltrado por parte del servicio de espionaje español. La peli tiene ritmo, está bien contada y mejor ambientada (aquí el trabajo es excepcional, yo me he creído que eran los mismísimos años setenta, los coches, la ropa, los peinados…, todo igual que las fotos de cuando mi madre estaba embarazada de mí…), tiene el aliciente de contar una historia supuestamente verídica, y ahí siempre está el juego de saber qué hechos y personajes están sacados de la realidad y cuáles están inventados. Me fallan algunas interpretaciones, especialmente Noriega, en quien no veo el mínimo esfuerzo (ni el acento vasco, siquiera, cosa que sí intenta Jorge Sanz, por ejemplo) de dejar de ser él mismo para interpretar al personaje. Tampoco me creo los idiomas: donde acierta plenamente Mar adentro, aquí hay el fallo sistemático de hacer hablar a todos los personajes en castellano. Digo yo que por lo menos entre los etarras hablarán euskera, y entre los franceses, pues francés, pero no, es la misma estupidez que hacer hablar a Javier Bardem en inglés, cuando interpreta a un cubano entre cubanos en Cuba, en Antes que anochezca. José Coronado, está simplemente bien, pero yo destacaría un par de interpretaciones secundarias de quitarse el sombrero: Santiago Ramos (en el papel de Pancho, el poli que quita las castañas del fuego) y de Roger Pera (este sí se curró el acento vasco, teniendo en cuenta que es catalán) como Medio, uno de los terroristas.

Total, una propuesta muy interesante y muy cuidada, que nos cuenta cómo estaba de podrido el percal (y cómo debe de estarlo ahora, por pura extrapolación), tanto en un bando como en otro a finales de la dictadura.

Para que quede constancia, a Aitor no le ha gustado nada.

Rabia y depresión bloguera

Hace una semana, los estadounidenses estaban votando, y ya todos sabéis el resultado. Me he dedicado a recopilar distintas reacciones, después de saberse el ganador, en blogs que tengo a uno o dos clicks de distancia. El resultado global se puede resumir en rabia y depresión (será que no suelo enlazar a blogs del otro lado de mi universo político).

Hay dos enlaces previos que sirven de introducción: El repaso que Pixel y Dixel hicieron a los diferentes movimientos contra Bush durante la campaña y la divertida postura de Bastian asegurando que votaría al Pato Lucas.

En microsiervos se posicionan dando voz a un tal Dan Gillmor, quien pronostica un negro futuro, y de Xeni Jardin, que no entiende cómo más de la mitad de los norteamericanos han sido capaces de votar a Bush, llegando al insulto («are more than half of American voters just fucking stupid?»). Esto ha provocado que en los comentarios les haya salido un troll o un prototipo de troll, al que han alimentado y, por supuesto, ha crecido, aunque creo que no ha llegado a multiplicarse (¡menos mal!).

Dejando ir la imaginación, se puede conjeturar un pésimo futuro inmediato (aunque inexplicablemente, las bolsas suben estos días, ¿será pura especulación?), yo he estado a puntito de escribir sobre la tercera guerra mundial, pero prefiero no dejar nada escrito sobre eso, que luego alguien va y me acusa de visionario. Sobre los insultos, pues pienso que tantos millones son demasiada gente como para soltar un insulto gratuitamente, y sus razones han de tener, oye. Chema nos muestra la portada del Mirror, que lo hace sin rubor. Eso lo encuentro descaradamente vulgar. Yo prefiero decir que hay 58 millones de personas en Estados Unidos que piensan completamente diferente que yo.

Respecto a las reacciones, hay ira, desesperación, tristeza (y aquí, y aquí), acojone, desilusión, y luego algunos se preguntan ¿por qué?. Aunque lo mejor es tomarse las cosas con humor, hay quien propone anexionarse a Canadá (otra versión), otros muestran anécdotas informativas sobre nombres de ficheros.

Hay otras muchas preguntas: ¿Deberíamos haber votado el resto del mundo? (aunque los comentarios se vayan para temas ecológicos), ¿Es información útil que Bush haya sido el presidente más votado?, ¿Qué hacen los candidatos que pierden?, ¿ Y qué pasa con Michael Moore? (Yo pienso lo mismo, que en cuatro años tiene tiempo de hacer dos pelis más e hincharse a pasta).

Para acabar, el análisis de Ugarte y los comentarios del escueto post de mini-d intentan responder a la pregunta del millón: ¿Por qué?

Top 10 noviembre

Llegó la hora de las recalificaciones, ya sabéis que aquí sólo vale el juego sucio.

Top 10 blogs anterior:

  1. Microsiervos: He decidido retardar algunas semanas la «reclasificación» de los blogs, según la cual, Microsiervos no entraría en este top 10. De momento sigue de number 1, aunque hay dos que le siguen de cerca…
  2. Luiyo: Prolífico mes de octubre el de la Luiyología, hablando de cine, de los Sims, y de mil y una frikada más. Aplica eso de las «almas gemelas» (según filmaffinity) a los blogs?
  3. Penas del Agente Smith: Ya no es que hayamos coincidido en alguna fiesta hace años, es que el estilo socarrón y la temática de Chema coinciden misteriosamente con lo que yo busco leer. Impagable el enlace a la versión roquera de la música de Monkey Island.
  4. Níniel: : Canciones y poesías, extractos literarios (¿para cuándo una crítica?), muestras de consciencia social y algún toque de vida personal que muestran un blog sincero y transparente, Marta, talcual.
  5. Elengaer: Ay ay ay! Pronto ni la amistad ni las carantoñas ni los porfi porfi van a valer para mantener a Elengaer en el top… hay que escribir más! Y es una pena que el blog desde un mar de estrellas se vaya apagando.
  6. De Perogrullo: No no, hace falta algo más que hablar del coche o hacer las cinco del viernes para mantenerse en el top… y desaparecer durante un mes, no ayuda nada…
  7. Suso: Como el Guadiana Suso va y viene, aparece y desaparece, aunque el mes pasado estuvo algo más activo e interesante.
  8. Finis Coronat Opus: Fue ponerlo aquí y dejó de escribir en todo el mes… ha reaparecido, pero un poco tarde… adiós.
  9. Y si hablamos de…: Escribió un poco más que Aitor, pero con la muerte de Supermán, también murió. Curiosamente han resucitado simultáneamente. De momento se va.
  10. Astarco: Sigo opinando igual, escribe muy poco, aunque los temas son didácticos y de justa medida. Las últimas de Frankenstein y de Carmina Burana son muy interesantes, pero hay que ceder el paso a nuevas propuestas…

¿Qué pasa con los nuevos?

  • Edgar: ¿Qué debí de ver interesante aquí?
  • El Lobo Rayado: De vez en cuando está interesante este blog sobre astronomía, pero cae a veces demasiado al límite de mis ciencias…
  • Tío Petros: ¡Vaya! Un mes intentando acceder y nada, miro en el google y resulta que está aquí o aquí. Seguiremos atentos…
  • Aglarond: Curiosas sus colecciones de enlaces, pero demasiado frikis sus canciones tolkiendil.
  • Al abordaje: Prolífico e interesante. Le daremos seguimiento y sube al top.
  • Velocidad de escape: Aparentemente es un bicho de mi especie, pero habla de cosas muy raras…
  • Sin que sirva de precedente: Este es un blog de un estilo diferente, más visual que escrito.
  • Una cuestión personal: Divertido y multitemático, a la vez que súperpoblado de comentaristas.

Y aquí llegan las nuevas propuestas para el mes que viene, esta vez sólo sobrevivirán los mejores…

Día de elecciones

Antes de hablar de lo más importante (el top 10 blogs), un apunte sobre el tema durante el mes pasado y que llega a su culmen hoy, y sobre lo que mañana se desarrollará tela marinera.

Los estadounidenses (yo me niego a llamarles americanos, que éstos son muchos más, y no sólo ellos) están votando en estos momentos. No creo que cambien mucho las cosas en el mundo los próximos cuatro años, tanto si entra Kerry como si sigue Bush, pero este es un caso claro en que prefiero malo por conocer que pésimo conocido.

No voy a apostar ni aventurar nada. Sólo cruzo los dedos…

Un Long Dimanche de Fiançailles


Tuve la fortuna de llegar a París el mismísimo día que estrenaban en Francia la nueva producción de Jean-Pierre Jeunet después de la aclamada (y para mí absoluta obra maestra) Amelie. Jeunet vuelve a contar con la guapísima Audrey Tatou como protagonista, lo que a priori hace pensar que vamos a ver Amelie 2 , pero como eso sería un error inmenso, se produce en mis entrañas la contradicción de esperar algo totalmente diferente, pero a la vez desear que sea una película tan grande como la predecesora. No va a ser ni una cosa, ni la otra, ni tampoco todo lo contrario…

París está forrada con el bellísimo póster de la peli, que muestra a la Tatou vuelta de espaldas y con la cara ligeramente girada a la derecha y hacia el suelo, con un vestido muy clásico de mangas semitransparentes, y una costa amarillenta de fondo. La peli está en todos los cines y busca ser un gran éxito. Las ganas de aprovechar la ocasión son muy grandes, pero me lo he de tomar como un experimento, ya que dudo que las tres semanas que llevo estudiando francés sirvan para entender algún diálogo de la peli…

Y lo hice. Y me encontré con muchas cosas que sí me esperaba, y otras pocas que no. No esperaba que fuera una peli ambientada en la primera guerra mundial, pero en realidad no es bélica, sino más bien romántica, y eso sí lo esperaba, aunque el género en el que puede inscribirse es el de drama épico, con toques de romanticismo y de misterio. ¿De qué va? Bueno, pues es la historia de una enamorada en busca de su prometido, un soldado que ha desaparecido en la guerra. Iremos conociendo la cruda historia del muchacho en la batalla a medida que Mathilde (la Tatou) avance en sus investigaciones. Mientras tanto, una espía (¿será un guiño a Mata Hari?) irá matando a varios personajes. El discontínuo montaje y la ocre fotografía son muy propios del director, así como los toques de humor negro que tiñen la historia. Además de Audrey Tatou, aparecen varios de los intérpretes que aparecen en Amelie, incluyendo el inigualable Dominique Pinon. Además, también aparece por sorpresa Jodie Foster en un papel que dista de ser un cameo. En definitiva, creo que vi una gran película, pero no puedo acabar de asegurarlo debido a mis limitaciones idiomáticas que hicieron que me perdiera completamente en la intrincada trama. Espero que no tarden en estrenarla por aquí, la repaso y la volvemos a comentar.

PD1 (Actualización 2/NOV/2004 12h27): Audrey Tatou tiene un problema grave en su carrera como actriz: se llama Amelie. El personaje la hizo estrella, pero va a ser muy difícil olvidarse de la imaginativa joven al ver a la Tatou en cualquier otra peli, y en Un Long Dimanche… no es una excepción. La Tatou necesita un cambio radical de personaje, en profundidad y en estética, o se va a hundir.

PD2 (Actualización 2/NOV/2004 12h33): La música, esta vez, es del genial Angelo Badalamenti. Sabia elección.