1000

Estar en el puesto 1000 de 500 da mas visitas que estar en el 980 (que es donde he estado los ultimos seis meses).

Resumen del viaje a Irlanda

Beber
Guinness
y cantar
Molly Malone

1. In Dublin’s fair city,
Where girls are so pretty,
I first set my eyes on sweet Molly Malone,
As she pushed her wheelbarrow
Through streets broad and narrow,
Crying, “Cockles and mussels, alive, alive oh”!

Chorus:
Alive, alive oh! alive, alive oh!
Crying, “Cockles and mussels, alive, alive oh”!

2. Now she was a fishmonger,
And sure twas no wonder,
For so were her mother and father before,
And they each wheeled their barrow,
Through streets broad and narrow,
Crying, “Cockles and mussels, alive, alive oh”!
Chorus:

3. She died of a fever,
And no one could save her,
And that was the end of sweet Molly Malone.
Now her ghost wheels her barrow,
Through streets broad and narrow,
Crying, “Cockles and mussels, alive, alive oh”!
Chorus:

Maletas

En poco más de doce horas tomo un taxi al aeropuerto, esta vez destino a Dublín, donde estaré diez días de vacaciones y cinco de voluntario en EUROGRAPHICS 2005. En dos días han caído dos aviones y un helicóptero. Gracias a estos recientes antecedentes, subiré al transporte que dicen es más seguro con el culo prieto y una dosis más elevada de adrenalina en las venas.

Hoy me despido de la residenca Kármán donde he vivido los últimos dos meses y pico. En septiembre vuelvo a Budapest ya sólo cinco días, aunque todavía no sé dónde me quedaré, probablemente una pensión barata será suficiente. Tengo la ropa blanca centrifugándose y la de color en la secadora. Luego, todo a la maleta.

Supongo que bajará el ritmo de entradas en este diario los próximos días. De momento hoy tengo todavía un par de cosas que contar.

Más sobre el rodaje de Spielberg

Este fin de semana pasado, aprovechando la visita de una amiga de Girona, me he enfundado el traje de turista y he salido a visitar un poco más la ciudad. Después de patearnos la zona del castillo durante la tarde, fuimos a cenar cerca de la Basílica, que no está lejos de la zona de la Ópera donde hice las fotos de los decorados para la película de Spielberg la semana pasada. Al salir de la cena, vimos que en la calle Andrassy y justo frente a la Ópera, mil focos iluminaban la calle. Nos acercamos y lo que vimos era el mismísimo rodaje de una escena nocturna donde decenas de coches de los años 70 paseaban en lo que representaba alguna calle de París.

Toma nocturna

Toma nocturna citroen tiburon

Al día siguiente, el domingo, fuimos a visitar el interior de la Ópera (un timo para turistas como cualquier otro), y saliendo, todos los coches que estaban en el rodaje la noche anterior estaban aparcados por allí.

Citroen tiburón de dia

Coche clásico

Furgoneta

Renault 8

También quedaban los decorados.

Pósters

Carteles políticos

Metro

Cuando al cabo de un rato empezaba a anochecer, volvieron a cerrar la calle, imagino que siguieron con el rodaje en el mismo lugar.

Parece que las escenas finales de la peli se desarrollan en París, donde el policía finalmente da caza a los terroristas. Hay más información sobre el rodaje aquí y aquí.

Million Dollar Baby


Clint Eastwood es un realizador de corte absolutamente clásico, casi que académico. Sus películas no tienen ninguna originalidad argumental o estética, pero su factura es exquisita: una historia con garra, un guión sólido, personajes profundos y complejos destilados por maravillosas interpretaciones, música preciosa, bellísima fotografía…

Todo eso hace que un argumento que en principio no me interesa en absoluto y que se me aparece como la versión femenina de Rocky, se convierta en una estupenda película.

Olvidando el boxeo, es la historia de dos personajes que se encuentran y se juntan porque se necesitan: ella cree que necesita un entrenador, pero quiere un padre, él no quiere entrenar a una mujer, pero como encuentra a una hija, pues ándale. Y de ahí, al drama. Pero explicado, como he dicho antes, de la forma más bella. Y si quieren saber más, les paso a nuestra mejor agente, que ya lo dice todo, y no hay más que añadir.

Spielberg rueda en Budapest

Y ha convertido las calles cercanas a la Ópera en la Roma de los años 70.

Han vaciado un párquing y han puesto un póster gigante de Roma de Fellini:
Cartel de cine Roma

En una esquina se ve otro póster, esta vez de Los cuentos de Canterbury, de Passolini. Los nombres de las calles también están cambiados:
Cartel cine

En la calle de al lado de la Ópera están poniendo coches que ambientan la época:
Coche

Coche 2

Una cabina de madera con propaganda política italiana:
Propaganda política

Algunos establecimientos han cambiado sus carteles del húngaro al italiano. Un colmado:
Alimentación

Una carnicería:
Decorado de carnicería

El restaurante en frente de la Ópera, al que todavía no han puesto los carteles:
Rótulos listos para colgar

Más elementos de atrezzo:
Decorados en preparación

La película se llama Munich, y trata de un agente de la Mossad que persigue a unos terroristas Palestinos que asesinaron a algunos atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972. Más info en la Wikipedia, de donde extraigo un fragmento:

Operation Wrath of God

Within days of the massacre, Golda Meir and the Israeli Defense Committee made a secret decision authorizing the Mossad to kill Black September and PFLP operatives wherever they could be found (Morris 1999). The Mossad set up a special hit team to locate and “eliminate” them, aided by the agency’s stations in Europe. (In 2005, Steven Spielberg decided to make a movie about the hit squad, to be called Munich).

Melinda y Melinda


La última película de Woody Allen estrenada hasta el momento es un tanto experimental en la forma de contarnos las historias. En realidad nos cuenta dos historias que lo único que tienen en común es que son historias típicas de Woody Allen, con sus amores e infidelidades, encuentros y desencuentros ambientadas en Nueva York, y que el nombre de la protagonista de ambas historias es Melinda y está interpretado por la misma actriz (Radha Mitchell). Aparte de un par de escenarios coincidentes, las historias son completamente independientes, aunque paralelas. El tema es que una historia es un drama y la otra historia es una comedia.

De las dos yo me quedo con la comedia, que por algo el director es quien es. Y de la parte de comedia, me quedo con la fabulosa interpretación de Will Ferrell, quien, como ya hizo Kenneth Brannagh en Celebrity, interpreta al personaje que hubiera hecho Woody Allen de salir como actor en la película.

Pues como experimento, no está mal, pero como película de Woody Allen, le falta algo, siento que está poco inspirada.

The Yes Men


¡Por fin he ido al cine en Budapest! Y ojalá lo hubiera descubierto antes. El cine al que fui se especializa en reestrenos en versión original de películas no estrictamente comerciales. Tiene dos salitas (la pequeña no tiene más de setenta butacas), en las que ponen varias películas en las diferentes sesiones. Un poco lo que era el Maldá en Barcelona (la cantidad de maravillas que descubrí en ese desaparecido cine) pero variando la programación a diario y sin la doble sesión. Entre otras cosas daban Crimen Ferpecto y ésta que vi: The Yes Men. Lo mejor: el precio. Normalmente cuesta 680 florines (2’80 euros), pero el martes es el día del espectador a mitad de precio. Sólo recuerdo pagar menos en el cine cuando en los veranos de principios de los 80 iba al Cine Playa de Castelldefels y me costaba 125 pesetas.

La peli en sí no es gran cosa. Es un documental que quiere seguir la estela de Michael Moore (incluso él mismo aparece al principio de la peli) y no le llega a la suela de los zapatos. Trata de unos señores cuyo objetivo es ridiculizar a la Organización Mundial de Comercio haciéndose pasar por ellos en diferentes actos y congresos, alegando que esta organización fomenta el subdesarrollo del tercer mundo y que trabaja únicamente en beneficio de las grandes corporaciones.

La peli empieza presentándonos los problemas de la globalización capitalista y explicando cómo consiguen hacerse pasar por la OMC. Después nos presenta la preparación y ejecución de las tres presentaciones que hacen, a cada cuál más surrealista.

En esta peli hay demasiadas cosas que no me cuadran, como que no me creo que te puedas hacer pasar por alguien para ridiculizarlo y que eso no sea ilegal. La auténtica OMC no aparece en ningún momento más que en una web, y, aparte de preguntarme cómo pueden financiarse viajes a Nueva York, Finlandia y Australia, la peli termina como un gran anuncio publicitario: “Afiliate a los Yes Men, cada vez somos más”. Puedo estar de acuerdo con sus objetivos y con su forma de ver el mundo, pero ir por ahí haciendo el payaso no me parece la mejor forma de solucionar nada.

Preparando un nuevo top 10

Quiero empezar una serie de entradas que se llamará Las mejores películas de los 90. Serán 10 posts, uno por película, del diez al uno. Si tiene éxito y yo tengo ganas, puede haber continuidad para atrás (los 80, los 70, etc.).

El caso es que tengo la lista medio pensada (lo que me siguieron cuando la revista MarGeS, ya saben que voy a reciclar algo), pero no del todo. Así que pido participación:

¿Qué películas consideráis imprescindibles en un top 10 de las mejores de los 90?

Nota bene: Los 90 = 1990-1999, ambos inclusive, y según el año que diga imdb.
Nota bene 2: Lo que me propongáis no es vinculante, sólo me lo tomaré como sugerencias y lo usaré para acabar de decidir el orden, y completar la lista.
Nota bene 3: La lista será sobre las que he visto, por supuesto. Intentaré ver alguna de las recomendaciones que me hagáis, pero no prometo nada.

Espero ansioso vuestros comentarios.