Mis disculpas

Aparentemente la serie de posts «Las mejores películas de los 90» ha sufrido un retraso, puesto que la semana pasada tendría que haber publicado la número (III) y hoy la (II). La semana pasada estuve de paseo, y ésta, lleno de trabajo y de top 10.

Pero el retraso va a ser compensado, ya que los posts de los puestos (II) y (I) están escritos (salvo pequeñas revisiones), y el del (III) caerá el lunes como muy tarde. Así, el viernes 23 de diciembre se posteará el número 1, como estaba previsto inicialmente.

Más adelante ya pensaremos qué hacer con la lista de los 80.

Mientras, os dejo hacer apuestas sobre el podio de las tres primeras, y dejo tres pistas: la (III) es argentina, la (II) es española y la (I)… digamos que va a caer muy apropiada.

Novedades diciembre

Actualización (18h13): (os debo los comentarios Ya no.)

Top 10 noviembre

El retraso se acumula, pero planeo recuperarme durante estas navidades. La guerra de sexos copa los dos primeros lugares, seguido de los videos y cortos de Razorbuzz y las mejores fotos que puedes encontrar en internet, las de imagenaciones. Jorge Miente nos propone interesantísimos posts cortos, buenas fotos y un proyecto visual y de diseño muy logrado. Acaba con cuatro clásicos del top y en medio la aportación en clave de política catalana de Mikel.

  1. Testosterona
  2. Madalenas de chocolate
  3. Llámame Lola
  4. Imagenaciones
  5. Jorge Miente
  6. Microsiervos
  7. Uruloki
  8. doncs no ho entenc
  9. El sentido de la vida
  10. Soy coco

Seis días en Madrid

Llegamos el sábado día tres por la noche, con una hora de retraso. Después de unos cubatillas en casa del amigo Dani, donde nos quedamos, fuimos a la cama.

El domingo, antes de la KDD, decidimos pasar un rato al rastro, que estaba así:

Rastro

Una buena estrategia para ir al rastro es no llevar dinero, así que sólo pudimos comprar unas pinzas para depilar cejas. A las 13h05, cinco minutos después de como habíamos quedado, nos presentamos en la esquina del FNAC en Callao. No había nadie. Aprovechamos que había una caseta de información turística para pillar un mapa, y mientras hacíamos cola apareció Chema. Un poco más tarde llegaron Su y Litio. Con una llamada, Luiyo y Marta nos avisaron que estaban aparcando. A las 13h20 estábamos todos y consentimos a Marta en no ir al Japonés previsto. Fuimos a un «chino auténtico» que hay en los sótanos de la Plaza España, donde, gracias a Su, nos hicimos la foto de grupo:

Foto de grupo

Las siguientes fotos también están robadas de Su. Fuimos a la chocolatería Valor y tomamos algo parecido a ésto:

Chocolate

Después Chema, Luiyo y Marta se fueron y los cuatro que quedamos decidimos dar un paseo (o dos) más. Fuimos al Templo de Debod, y salió esta foto de la cámara de Su:

Templo de Debod

y ésta de mi cámara:

Templo de Debod

Aprovechando que pasamos cerca del teleférico, nos subimos a que nos contaran dos veces lo mismo, una a la ida y otra a la vuelta.

En el teleférico

Foto de grupo

Litio y Su

Después nos fuimos a una tetería árabe (creo que se llama «Las 1001 noches») a probar tés variados y una pipa de tabaco con miel. Lástima que no tengamos fotos del evento.

Nos despedimos en principio hasta el miércoles, pero ya no pudo ser, por cansancios de unos y otros. Así que esperamos ver a Su próximamente en Barcelona y al resto, algún día, mientras tanto, nos leemos.

El lunes queríamos ir a Toledo, pero ya no había asientos en el AVE, así que cambiamos los planes y nos metimos en el Museo Reina Sofía de Arte Modernito (así llama Estela a esas cosas raras que hacen hoy en día). No es que me emocione mucho, pero sólo por ver el Guernica de Picasso, El Gran Masturbador, o El Enigma de Hitler de Dalí ya valía los tres euros de la entrada. Más tarde fuimos al cine a ver El jardinero fiel.

El martes fuimos por la mañana a conocer Alcalá de Henares, la ciudad de las cigüeñas:

Cigüeñas en Alcalá de Henares

Visitamos la casa de Cervantes, que sería un timo si no fuera porque es gratis, ya que se supone que sólo vivió allí hasta los cuatro años, y ni siquiera era ése el lugar exacto, sino una «casa tipo» de la época. Eso sí, en el jardín hay un pozo muy cuco:

El Pozo de Cervantes

Delante de la casa hay una estatua con la que jugar a hacer fotos como ésta:

Sancho, Dani, Txapu y El Quijote

Por la tarde tuve una nueva quedada, esta vez con los erasmus de Budapest.

El miércoles nos despertamos tarde, fuimos a comer a un mexicano y luego de compras y a pasear. Decidimos ir al museo Thyssen, en el que hay un poco de todo y de todas las épocas. Por la noche rechazamos por cansancio y con pesar la oferta de croquetas gigantes de Su por Lavapiés.

El jueves, como último día, sólo nos faltaba hacer un safari fotográfico por ese lugar cuyo nombre completo es El Parque del Buen Retiro. Las fotos hablan por sí solas, he aquí unas muestras de los resultados:

El ángel caído

Fuente del Retiro

Patos

Reflejo del Palacio de Cristal

La Princesa del Palacio de Cristal

Fuente de la alcalchofa

Remando en el Retiro

Remando en el Retiro

La Puerta de Alcalá

Correos

Comimos en un italiano, y esa noche dormimos poquito para poder estar a las 5h de la mañana del viernes en el aeropuerto.

Y aquí acabaron nuestras merecidas vacaciones. Para más información, visita a Su.

Que viene el coco

Éste es un baño de mujeres del aeropuerto de Madrid:

Baño del aeropuerto de Madrid

Y ésta es una ampliación del mensaje de la papelera:

Mensaje de la papelera
(fotos cortesía de Estela)

Y yo me pregunto ¿a qué viene el mensaje?

Me parece muy bien que las papeleras de los baños públicos sean tecnológicamente avanzadas e inluyan algún tipo de desinfectante, incluso si es tan potente que puedan cargarse el virus del SIDA y de la Hepatitis, pero ¿es útil que nos lo anuncien de esta manera? ¿No es publicidad exagerada? Y lo que es peor ¿no puede llevar a malentendidos?

Podemos consultar en mil fuentes, cosas como ésta:

La Hepatitis B (sérica) se contagia por la sangre (sangre o agujas contaminadas), por el sudor, semen, saliva o lágrimas y secreciones vaginales a través de heridas o mucosas. También se trasmite a través de la placenta al feto, y a través de contactos sexuales.

o ésta:

El contagio del VIH se produce cuando se traslada de un individuo a otro una suficiente cantidad de virus. El virus se encuentra en personas infectadas principalmente en la sangre, el semen, en las secreciones vaginales y en la leche materna. Puede ser trasmitido a otras personas a través de heridas, pinchazos, heridas en la piel, mucosa vaginal o mucosa anal.

No pone nada de que se contagie por tener al lado una papelera con una compresa sucia.

Las mejores películas de los 90 (IV): Cadena perpetua

Cadena perpetua (1994) es un drama carcelario. Este subgénero del drama, que tiene sus máximos representantes en La gran evasión (1963) y Fuga de Alcatraz (1979), vio de nuevo reflejado su esplendor en 1994 de mano del maestro del terror Stephen King (quien perdura maestro aun cuando deja el terror de lado) y de su director: Frank Darabont, quien por entonces no había hecho nada más importante que algún guión para secuelas de clásicos del terror de los 80, como La mosca II o Pesadilla en Elm Street III y que volvió a adaptar a King para La milla verde (1999).

RED: «Estos muros son curiosos. Primero los odias. Luego te acostumbras a ellos. Pasa el tiempo y llegas a depender de ellos.»

Como casi todas las del subgénero en cuestión, la trama de Cadena perpetua es la historia de una fuga, la huída de Andy Dufresne, un falso culpable condenado a prisión de por vida por el supuesto asesinato de su mujer y su hijo del amante de ella. Lo interpreta un Tim Robbins con cara de niño-bueno-que-nunca-ha-matado-una-mosca-y-menos-a-su-mujer-e-hijoy-amante, con lo que el espectador, que siempre es bueno, le compadece primero, luego le quiere y finalmente se identifica y le convierte en su alter ego. Pero Andy tiene un amigo, Red (magnífico Morgan Freeman), al que conoce en prisión y que se convertirá en su Pepito Grillo particular, su guía y su conciencia, quien le enseñará a sobrevivir al infierno de la falta de libertad.

Una de las reflexiones más potentes que nos ofrece esta película va sobre el sentido de la libertad. Cuando un hombre lleva veinte, treinta, cuarenta años sin salir de la prisión la única libertad que acaba conociendo es la que hay entre los muros y al salir no le queda nada más que vejez, soledad y un mundo extraño que no quiere descubrir. El abuelo Brooks acaba suicidándose cuando sale después de pasar una vida entre los muros. Todos intuimos que a Red le pasará lo mismo pero finalmente será el bueno de Andy quien dé una oportunidad y una lección de vida a su ya anciano amigo. (Eso de anciano es un suponer, porque pasan veinte años en el transcurso del metraje y Red ya llevaba veinte en la cárcel antes de la llegada de Andy, aún así, los actores no cambian su aspecto lo más mínimo).

RED: «Algunos pájaros no deben ser enjaulados. Sus plumas lucen demasiado. Y cuando finalmente vuelan, la parte de ti que sabía que era un pecado se reconforta. Aún así, el lugar donde vives se vuelve gris y vacío cuando no están. Creo que echo de menos a mi amigo.»

Dos secuencias muestran sendos momentos de pseudo-libertad que Andy ofrece a sus compañeros en la cárcel. En el primero, como muestra de agradecimiento de uno de los funcionarios de la prisión por haberle solucionado unos problemas fiscales, les regala una cerveza fresca después de unos trabajos voluntarios en la azotea de una casa. Red lo narra así: «Nos sentamos y bebimos con el sol a nuestras espaldas y nos sentimos como hombres libres. ¡Demonios! ¡Era como si estuviéramos alquitranando el tejado de nuestra propia casa!» El segundo es el momento en que Andy consigue hacer sonar en la gramola del alcaide una ópera de Mozart y la escuchan todos en el patio de la prisión. Red lo narra así: «Esas voces sonaban tan alto y tan potentes que nadie en un lugar tan gris se atrevería a soñar. Era como si algún bello pájaro hubiera entrado en nuestra triste jaula y hubiera hecho que los muros se fundieran. Y por el más breve de los instantes hasta el último hombre en Shawshank se sintió libre.» Pero un fotograma muestra la imagen de la libertad. Andy acaba de salir de las cloacas por donde ha escapado cubierto de mierda. Llueve. Un plano picado le muestra desde arriba mientras él extiende los brazos y mira al cielo como tratando de atrapar toda esa agua que cae, que le limpia y que le demuestra que ya, por fin, está fuera.

Andy esperará a Red. Será en México, en Puerto Vallarta Zihuatanejo, al lado del mar, ese océano azul e infinito como la libertad.

RED: «Siento la excitación que sólo un hombre libre puede sentir, un hombre libre al comienzo de un viaje de incierto final. Espero poder cruzar la frontera. Espero ver a mi amigo y darle un abrazo. Espero que el Pacífico sea tan azul como lo he soñado. Así lo espero.»