Las mejores películas de los 80 (IX): Los Goonies

Los Goonies (1985) tiene mucho que ver con El secreto de la pirámide, la propuesta de la semana pasada. Además de que ambas son del mismo año, ambas están producidas por Steven Spielberg y tienen un guión original de Chris Columbus. Estas dos últimas coincidencias también se darán en una próxima película de esta lista que aún no desvelaré pero que es muy fácil de adivinar. El director elegido es Richard Donner, alguien de quien seguro hablaremos, posiblemente más de una vez, cuando hagamos la lista de los setenta.

La historia va de unos niños que corren aventuras, así de simple. No son superhéroes ni se tienen que ir a tierras remotas y extrañas a buscar reliquias. Son niños normales, de un pueblo costero de Estados Unidos, cada uno con sus habilidades y sus defectos, como cualquier niño normal, que no buscan aventuras, sino que son encontrados por éstas. Un mapa de un tesoro pirata encontrado en un desván será la chispa que encenderá la mecha de las correrías. El protagonista es Mikey Walsh, interpretado por un jovenzuelo Sean Astin, a quien veríamos muchos años más tarde como Sam, el compañero incansable de Frodo en El Señor de los Anillos. A su alrededor tenemos a sus amigos Gordi, Bocazas (Corey Feldman, a quien vimos en los siguientes años en Cuenta conmigo (1986) y Jóvenes ocultos (1987) y que no ha dejado de trabajar desde entonces, aunque en producciones de segunda fila) y Data, el chino (Jonathan Ke Quan es vietnamita en realidad) que un año antes estuvo en Indiana Jones y el templo maldito, pero que no ha hecho casi nada desde entonces.

Brand Walsh (Josh Brolin), el hermano de Mikey, su novia Andy (Kerri Green) y una amiga de la novia, Stef (Martha Plimpton) se unen accidentalmente a la aventura de la búsqueda del tesoro. Y no pueden faltar los malosos, una familia italiana de madre y dos hijos (los Fratelli), de quien conoceremos un cuarto integrante con deformidad congénita (aunque se insinúa que es debido a los maltratos de su madre): el adicto al chocolate Sloth.

La búsqueda del tesoro del pirata Willy el Tuerto se convierte en una increíble gran aventura que todos los niños de mi generación hemos deseado tener alguna vez. Por último quisiera destacar la genial canción de Cindy Cyndi Lauper, en cuyo videoclip aparece una escena recortada de la peli donde un pulpo ataca a los Goonies. Esta escena fue originalmente eliminada de la película, aunque al final el personaje de Data dice cuando le entrevistan en televisión que lo más emocionante de la aventura ha sido el ataque del pulpo. Esta escena se añadió en alguna edición en video.

Top 10 diciembre, enero y febrero

La mejor manera de pulirse tres meses de retraso es condensarlo en uno, y éste ha sido el resultado.

A destacar la múltiple presencia de Víctor, con dos blogs en el podio del top, consiguiendo con Transgordo una entrada directa al primer puesto. El blog sobre cine Moonfleet y la ácida visión sobre la política catalana de Em roda el cap son las otras entradas destacadas. Finalmente, celebramos la reentrada de Su y Chema.

  1. Transgordo
  2. Llámame Lola
  3. Imagenaciones
  4. Moonfleet
  5. Microsiervos
  6. Em roda el cap
  7. Testosterona
  8. Kobayashi Maru
  9. Cachitos de chocolate
  10. Las penas del Agente Smith

Novedades febrero

Ahí van los descubrimientos de los últimos meses:

  • Litio Tuve el gusto de conocerla cuando fuimos a Madrid y no puedo menos que empezar a seguir su blog.
  • La Cartoteca Sistemas de información geográfica, mapas y cartografía.
  • Malaciencia O cuando en el cine no se adapta a las leyes de la física
  • Genciencia El nuevo blog sobre ciencia de los chicos de Weblogs S. L.
  • No hay rosa sin espina Otro blog de cine más
  • Kailos!! Seleccionando lo mejor de Youtube.
  • Omnia mutantur Me encanta su cabecera. De Maiko, recién llegada a Barcelona.
  • Rufo “Pequeña ración individual de personalidad”, como él dice, eso no se contradice con un elegante blog e interesantísimos temas.
  • Pobre papá Ahora que está tan de moda aprender a educar a los hijos que hasta nos enseñan por la tele (la versión inglesa en tv3 y en versión patria en cuatro), podemos leer la experiencia real de este estresado papá.
  • Ciencia vs. ficción Más sobre física y cine.

Las mejores películas de los 80 (X): El secreto de la pirámide

El secreto de la Pirámide (1985) va a ser, seguro, la primera de las muchas decepciones que os vais a encontrar en este nuevo top que empieza hoy. La explicación es clara, entre 1980 y 1989 yo tuve entre 5 y 14 años y he hecho esta lista según lo que recuerdo que me gustaron las pelis cuando las vi en su momento. Muchas no las he vuelto a ver, quizá porque tengo miedo a que me dejen de gustar. El resultado va a ser algo infantil, bastante Hollywoodiense, pero divertido, en cualquier caso.

Sin duda los ochenta es la década de Steven Spielberg, de quien me gustaban mucho más sus producciones (no nombro ninguna porque veremos unas cuantas estas semanas) que las que él mismo dirigió. El secreto de la pirámide (título horrible donde los haya, en comparación con el original y más explícito El joven Sherlock Holmes) es uno de estos casos donde el primer nombre que sale al empezar la peli es un Steven Spielberg presents…. El director elegido en este caso es Barry Levinson, quien siempre ha mantenido un nivel decente en sus películas, con Rain Man (1988) como entrada destacable.

La peli inventa y explica el origen de dos de los personajes más reconocibles de la literatura inglesa: Sherlock Holmes y el Dr. Watson, en su primer caso cuando iban juntos a la escuela. Ambos descubren una sociedad secreta relacionada con rituales egipcios que envenena a sus víctimas lanzándoles dardos de ácido. Las alucinaciones que tienen cada una de las víctimas se nos muestran con impresionantes efectos especiales, siendo ésta una de las características básicas de las producciones de Spielberg, y aquí destaca por ser una de las primeras películas en usar técnicas de infografía.

También es de esas películas que me enseñaron que hay que quedarse hasta el final de los títulos de crédito para no perderse uno de los mejores finales sorpresa de la historia del cine… al menos para la mente de un niño de diez años en los 80.

Smoke


Smoke (1994) se inspira en un relato que Paul Auster publicó en el New York Times, llamado Cuento de Navidad de Auggie Wren (y aquí en inglés). La película nos cuenta lo mismo que el relato corto, y añade algunos personajes y situaciones. Ciertamente es una película de personajes, excelentemente trabajados por sus intérpretes. Harvey Keytel hace de Auggie Wren, el propietario de un estanco en alguna esquina de Manhattan. Paul Benjamin (clarísimo alter ego de Auster, interpretado por William Hurt) es uno de sus clientes, a quien un chaval que se presenta como Rashid salva de ser atropellado. Otros personajes más secundarios como el padre del chaval (Forest Whitaker) o un antiguo lío de Wren (fabulosa Stockard Channing) que le desvelará que tiene una hija (una de las primeras apariciones de Ashley Judd, realmente impactante), permiten adentrarnos en el terreno de las relaciones paterno-filiales perdidas.

Pero hay otro tema, y es uno de los temas clave de toda la bibliografía de Auster, que ya traté en su momento, el de la autoría y la credibilidad de una obra. Mediante un juego de nombres, un intrincado laberinto en la descripción de la autoría del relato y la mezcla de hechos reales con inventados, Auster nos hace creer que lo que nos cuenta ha ocurrido de verdad, o por lo menos que es plausible. Y no sólo eso, sino que además eleva estos recursos narrativos, que deberían ser puramente formales, a contenido y tema del relato. La confusión del fondo y la forma es constante en el juego narrativo de Paul Auster, y eso es una de las cosas que más me fascinan del autor. En la película el personaje de Keytel nos narra literalmente su cuento de Navidad, y el escritor observa incrédulo el movimiento de sus labios. Posteriormente vemos en blanco y negro una recreación filmada de la historia, lo que no nos da ninguna pista sobre su veracidad ¿o sí?

No me voy sin destacar la hermosísima escena en que Auggie Wren le muestra a Paul Benjamin su colección de miles de fotos “todas iguales”. La reflexión sobre el paso del tiempo y cómo las diferencias sutiles se convierten en importantes detalles, además del shock con que Benjamin descubre algo en las fotos que le afecta personalmente, son momentos verdaderamente emocionantes.

Ginger y Fred


Vaya por delante que he visto muy pocas películas de Fellini y me declaro no-admirador. Tampoco me disgusta, realmente, más bien me es indiferente.

La película trata sobre el reencuentro de una pareja de imitadores de la popular pareja de baile, quienes después de muchos años son invitados a participar en un programa de televisión de variedades, nada menos que el especial de Navidad. Tenemos así dos temáticas paralelas en la película. Por un lado, el reencuentro entre estos dos personajes entrados en años (están realmente fantásticos tanto Giuletta Masina como Marcello Mastroianni) nos habla del amor y de la admiración mutua desde la madurez. Es preciosa la escena donde se quedan solos para ensayar y no se atreven a cambiarse uno delante del otro “a pesar de las veces que hemos estado juntos y desnudos en la misma cama”. Por otro lado hay una crítica al mundo de la televisión desde dentro, y vamos observando la preparación del programa mientras conocemos a una extensa galería de auténticos freaks de circo. Es una película en la que es difícil concentrarse: hay que estar preparado para el vaivén de personajes, muchos de ellos hablando a la vez. Da la sensación que estás allí mismo entre ellos y no sabes a quién hacer caso. Como estilo, a mí me acaba molestando, y por eso agradezco las escenas en las que se quedan ellos solos.

Como curiosidad, éste es el tercer post con el título de Ginger y Fred en el blog, el primero es una foto del edificio de Frank Gehry, y el segundo, su explicación.

El meme del 4

Éste viene de Jamfris.

Cuatro trabajos que he tenido:

  1. Hamburguesero de freiduría de playa en Castelldefels. Todos los veranos desde el 87 al 97.
  2. Programador de simuladores de vuelo, en Madrid, cuatro meses en 1999-2000.
  3. HTMLero, o editor de páginas web de una productora de televisión. 2000.
  4. Protodoctor, este año leo la tesis.

Cuatro películas que puedo ver una y otra vez:

  1. Las de Indiana Jones
  2. Pesadilla antes de Navidad
  3. Cualquiera de Hitchcock
  4. Cualquiera de Billy Wilder

Cuatro sitios en los que he vivido:

  1. Barcelona
  2. México D.F.
  3. Madrid
  4. Girona

Cuatro series que me encantan:

  1. Futurama
  2. House
  3. Porca Misèria
  4. CSI

Cuatro series muy recomendadas y populares de las que no he visto ni un minuto:

  1. 24
  2. Lost
  3. Star Trek
  4. Friends

Cuatro sitios en los que he estado de vacaciones:

  1. Acapulco
  2. Asturias
  3. Holanda
  4. Irlanda

Cuatro de mis platos favoritos:

  1. Lasagna
  2. Bifé de chorizo en un buen restaurante argentino
  3. Risotto
  4. Crêpes

Cuatro webs que visito a diario:

  1. Bloglines
  2. Blogshares
  3. Keylantracker
  4. El Periódico

Cuatro sitios en los que me gustaría estar ahora mismo:

  1. Aquí y ahora, estoy bien
  2. En una estación espacial, mirando a la Tierra
  3. En un camino de tierra, en bicicleta por el Montseny
  4. En un cine

Cuatro bloggers a los que les paso el marrón:

  1. Mikel
  2. Galderic
  3. Masterfill, ya que Razorbuzz está atareado
  4. Rodolfo Langostino

Los 5 extraños hábitos de Txapulín

Por si no se nota lo suficiente, lo confieso ahora: estoy recuperando entradas de los blogs que leo, escritas desde hace más de un mes, y claro, eso conlleva descubrir que te han nominado en más de un meme.

El primero fue Galderic aquí. Y va de confesiones también. Trata de desvelar cinco hábitos extraños y, como siempre, nominar. Ahí va:

  • Exprimir todo grano o barrillo que aparezca en cualquier rincón de mi cuerpo. Si estoy solo en un ascensor con espejo, puntúa doble.
  • Olerme. Sí, has leído bien: experimentar todo olor que mi cuerpo pueda desprender, desde los restos del punto anterior hasta cualquier desecho gaseoso, líquido o sólido que mi cuerpo deseche.
  • Mover las piernas o el pie compulsiva y rápidamente. Esto es herencia de mi madre.
  • Ponerle mayonesa a todas las comidas.
  • Cerrar puertas, armarios, ventanas y la tapa del váter para poder dormir

Y se lo paso a

Alguno de estos ya ha sido nominado anteriormente, pero como he visto que no lo han hecho, se los recuerdo. Es que soy más malo…