Viaje en globo desde Girona

Ya lo atrasamos hace dos semanas porque llovía y el sábado tampoco pudo ser. El viento. Tramuntana.

El domingo la cosa no estaba tampoco muy segura, pero se calmó, y a las ocho y media de la mañana, ya con el sí confirmado en el móvil, nos vestíamos y cogíamos el coche hacia la otra punta de Girona. Aparcamos y vimos ésto:

Antes de despegar

Subimos para comprobar que la idea había sido brillante:

Idea brillante

Vista interna

Y empezamos a ascender para obtener un punto de vista diferente de nuesto pueblo:

Girona, Pont d'En Gómez

Girona, Pont d'En Gómez

Catedral de Girona

Sant Feliu des de l'aire

Els ponts de l'Onyar

Hospital Trueta

El globo aerostático no es dirigible: sólo se puede maniobrar el ascenso, el descenso y el giro sobre sí mismo. La dirección y la velocidad que sigue es la que lleve el viento. Por eso no se puede salir con mucho viento, ni cerca de la costa, por si un cambio de viento te arrastra hacia el mar. A nosotros nos llevó un poco erráticamente al principio y dimos una vuelta algo por encima del barrio viejo de Girona para volver sobre el origen y después tomar rumbo nornoreste. Subimos por encima de la montaña de Montjuïc y sus modernas casas para gente con pasta. Una señora nos saluda desde la cama a través del ventanal de su habitación, unos perros nos ladran y unos vecinos nos miran de reojo como si hubiéramos violado su intimidad. El amo del globo nos cuenta que él vive allí y que su casa es la única que en vez de piscina tiene un gran tanque de gas propano con que alimentar el aire caliente de su nave.. Subimos un poco más y detrás de Les Gavarres divisamos la costa y les Illes Medes:

Illes Medes

Seguimos hacia el norte, y nos despedimos de Girona:

Girona des de l'aire

Vemos campos y campos, y de ver el espectáculo, casi olvidamos que traemos cámara, pero algo bonito queda:

Sombra y masia

Seguimos al norte y dejamos Banyoles al oeste:

Banyoles des de l'aire

Al noreste, muy lejos, el Golf de Roses:

El Golf de Roses

El amo y piloto de nuestro medio de locomoción está constantemente en contacto por radio con el controlador aéreo del Aeropuerto Girona-Costa Brava de modo que no nos acerquemos a la trayectoria de cualquier avión que vaya a aterrizar o despegar. Siempre por encima de nosotros, pasan tres o cuatro aviones.

Avión

Además de con el aeropuerto, nuestro piloto se comunica con un vehículo que nos sigue desde tierra, y con otros tres globos que podemos divisar muy lejanos al oeste. Ellos han salido de Olot. En el suelo vemos granjas y pueblos.

Granja

Después de más de una hora y media de trayecto, es hora de plantearse el aterrizaje. El viento es bastante fuerte y nos lleva a unos 25 quilómetros por hora por encima del pueblo de Galliners.

Poble de Galliners des de l'aire

Recomiendo que sigáis el enlace de la foto siguiente para entender el video del aterrizaje que viene después. La imagen de flickr tiene unas notas interesantes.

Pista de aterrizaje!?!?

El siguiente es el video del accidentado aterrizaje. Dura ocho minutos y supongo que puede resultar aburrido, por eso lo explicaré un poco. En los primeros minutos podemos ver cómo acabamos de sobrevolar Galliners y pasamos por encima de una granja. Nos ladra un perro, se asustan las vacas y pasamos por encima de unos árboles. Hacemos un primer intento de aterrizaje, pero nos elevamos de nuevo. El segundo intento es el definitivo, topamos con las ramas más altas de unos pinos, nos agachamos y a partir de ese momento en el video ya no se ve nada, sólo se escucha gritos y risas nerviosas. Lo que sucede es que chocamos contra el suelo y el globo se vuelve a levantar. Luego vamos a dar a un campo y la cesta cae de lado, pero viento nos sigue arrastrando. El dueño nos dice que no intentemos salir. Yo estoy tumbado boca arriba contra el lateral, Estela encima de mí, pisándome con una rodilla en la barriga y la otra en los huevos. Un chico que venía con nosotros está colgado del otro lateral, que ahora ejerce de techo, como una araña; su chica está encima de otro que a su vez está aplastando al piloto, quien está a mi lado. Cuando todo se ha parado, empezamos a bajar. Nada roto. Todos estamos bien.

Nos han asegurado que los aterrizajes suelen ser mucho más tranquilos y que la cesta suele quedar de pie. Esta vez nos quedamos con algo impactante que contar.

Accidentado

La tela del globo se había enredado en un árbol, pero entre todos pudimos rescatarla.

El globo y el árbol

Aterrizaje forzoso

Salvando la tela

Salvando la tela 2

Recogiendo

Estela y el globo

Aquí vemos el surco que dejó la cesta al arrastrarnos.

El rastro del accidente

Recogimos el globo y nos fuimos a tomar un buen desayuno.

Sanos y salvos

Plegando

Listos para volver

7 opiniones en “Viaje en globo desde Girona”

Responder a Luiyo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *