El corazón en un puño

Yo fui el primer nieto de mi abuelo. El día que yo nací, mi abuelo enfermó de la próstata y fue operado en uno de los primeros días que yo descubría este mundo. Cuentan que mi abuelo envejeció de pronto ese día. Yo recuerdo que siempre fue un viejo enfermo y le temblaban las manos por el parkinson. Aun así, mi abuelo murió más de veinte años después de que yo naciera.

[…]

Mi hermana está en estos momentos en la clínica. Van a tener que hacerle cesárea. Ariadna será en cualquier momento de esta noche o madrugada la primera nieta de mi padre. Hoy le han dicho a mi padre que el lunes o el martes le van a tener que operar de una piedra que se le ha atravesado en un riñón.

[…]

Y que luego hablen de serendipias

Actualización (28/Jun/2006 10h37): La niña y la mamá están bien. Ariadna nació a las 21h de ayer, más o menos. A mi padre lo operan el viernes o el lunes y parece que no es nada complicado, así que la vida sigue.

Distopia inmobiliaria II

Ya vimos qué puede ocurrir si estalla la burbuja. Pero ¿y si no estalla nunca? ¿Y si los pisos suben y suben sin parar? He aquí otra distopia inmobiliaria:

Os saludo, vengo 328 años del futuro. Me he decidido a coger mi máquina del tiempo para contaros cómo van las cosas.

Afortunadamente no se han cumplido las previsiones de tantos agoreros burbujistas y la vivienda en España ha seguido subiendo un 17% anual durante los últimos 50 años, de este modo nos hemos convertido en el país mas rico del mundo, porque por ejemplo un ático en la castellana cuesta más que el estado de California y el palacio imperial de Tokio juntos; claro que ya nadie vive en la Castellana ni en ningún otro sitio de Madrid, por que esas casas son para invertir y no para vivir. Yo por ejemplo aunque trabajo en Madrid me he comprado un piso de 40 metros la mar de mono en un pueblo del Norte de Burgos, que con la autovía queda a un paso (el problema del pago de aduanas por pasar de una nación a otra tampoco es tan grave… te acostumbras al uso del pasaporte); para pagar la hipoteca nos hemos juntado con otras tres familias: un notario casado con una catedrática de universidad, un subinspector de hacienda casado con una abogada del estado y un magistrado del supremo(subcontratado a través de una ett) casado con una arquitecta.

De este modo destinamos cinco sueldos a la hipoteca y uno para vivir; estamos contentísimos con la compra porque aunque al principio nos está costando un poco luego seguro que ni se nota, además nos hace mucha ilusión Porque desde que lo compramos hace un año ya ha subido un 17% y por si fuera poco la mujer del notario esta de buena que lo flipas. Aunque profesionalmente no me va mal (soy director general adjunto de una multinacional, aunque también subcontratado a través de una ett) la verdad es que la inflación que sufrimos al ser el país mas rico del mundo hace que nos tengamos que apretar un poco el cinturón; de todos modos es cuestión de acostumbrarse, cuando tuvimos que empezar a comer chopped de lagartijas todos nos quejamos y ahora se le da vuelta y vuelta en la plancha y tan rico que queda. De cualquier forma, aprovechando que han bajado la edad laboral a los 14 años a ver si saco al churumbel del colegio y lo meto en la ett, que un sueldo mas seguro que nos ayuda para la hipoteca.

Mi sueldo es de 2.000 tochos netos, el tocho es la moneda que sustituyo al euro cuando nos echaron de la UE a patadas por impresentables. El tocho se cotiza a un céntimo de euro. En la caja fuerte del Banco de España ya no se guardan lingotes si no ladrillos, que en este país han demostrado ser un valor mucho más seguro y rentable que el oro.

Tras la crisis de la natalidad española la población ha quedado reducida a 5 millones de españoles y 50 millones de ecuatorianos trabajando de paletas, que han seguido construyendo 800.000 viviendas anuales (la construcción supone ya el 94% del PIB) y ahora tocamos a unas 20 viviendas por habitante casi todas vacías porque como dije son viviendas para invertir, no para vivir).

El 90% del suelo esta ya urbanizado y se plantea empezar a construir ciudades en el fondo del mar (no se puede vivir debajo del agua, así que serían ciudades nada más que para invertir). Esto es lo que en el mundo se conoce y admira como “el milagro español” y es objeto de numerosos estudios y tesis doctorales en el campo de la psiquiatría. Cada año nos visitan miles de estudiosos de la mente humana de todo el mundo. No me extrañaría que muchos de esos científicos se quedasen porque la verdad es que como en España no se vive en ningún sitio.

Y eso es todo lo que os puedo contar de lo que os espera; voy a ver si cazo unas lagartijas para cenar.

Vía mail, aunque parece que el origen es de un foro sobre vivienda digna.

Hasta que llegó su hora


No voy a hacer un análisis profundo, así que voy a dar ideas sueltas:

  • Claudia Cardinale está tremenda
  • Las caras sucias y sin afeitar de Henry Fonda, Charles Bronson y Jason Robards son impagables
  • Viendo esta peli, entiendes al Tarantino de Kill Bill y al Alex de la Iglesia de 800 balas
  • Es el segundo mejor western según IMDB después de El bueno, el feo y el malo, del mismo director Sergio Leone. Es por algo
  • La gran protagonista de la peli es la música de Morricone.
  • En el guión están Dario Argento y Bernardo Bertolucci.
  • Son dos horas y cuarenta y cinco minutos a ritmo de admirar la fotografía, la música, los diálogos, y las caras de los personajes. Sí, es lenta, pero eso en este caso es un valor añadido.

En definitiva, imperdible. Me quedo con sus frases:

Cheyenne: You know, Jill, you remind me of my mother. She was the biggest whore in Alameda and the finest woman that ever lived. Whoever my father was, for an hour or for a month – he must have been a happy man.

Harmonica: I saw three of these dusters a short time ago, they were waiting for a train. Inside the dusters, there were three men.
Cheyenne: So?
Harmonica: Inside the men, there were three bullets.
Cheyenne: That’s a crazy story, Harmonica, for two reasons. One, nobody around these part’s got the guts to wear those dusters except Cheyenne’s men. Two, Cheyenne’s men don’t get killed.
Harmonica: Well, you know music, and you can count – all the way up to two.
[Cheyenne spins the magazine of his revolver]
Cheyenne: All the way up to six if I have to…
[gestures to Harmonica’s wound]
Cheyenne: And maybe faster than you.

Youtube deshabilita la cuenta de Llámame Lola

Ellos lo explican muy bien, y yo sólo puedo añadir que esto demuestra que hay algo en el mundo que no funciona.

Unos chicos se curran el mejor blog en español sobre audiovisuales, descubriéndonos un montón de nuevos valores en publicidad y animación. No sólo enlazan los videos originales sino que los hacen disponibles vía YouTube, ya sea por si se pierde el original o por si el lector quiere verlos más rápido antes de bajarse el de mejor calidad. La idea es genial, hasta que algún idiota de una compañía (en este caso por publicar el anuncio de Diesel) da el toque a YouTube, y éstos no sólo eliminan ese video, sino que desactivan completamente la cuenta de Razorbuzz, el artífice de Llámame Lola.

Estoy de acuerdo que en YouTube se han pasado, aunque ciertamente están en su derecho de guardarse las espaldas ante las leyes de los derechos de autor. Lo que no entiendo es la idiotez de poner una licencia de copyright a un anuncio o a un videoclip, cuando en el fondo lo que se busca es que la gente lo vea…

Distopia inmobiliaria

Desde hace mucho tiempo, uno de los temas principales de discusión con los amigos es la burbuja inmobiliaria. Entre las parejas de nuestra edad, habemos de todo, algunos compraron hace unos años y están pagando hipoteca con el sudor de la frente, otros estamos de alquiler, e incluso a algunos les ha caído el piso del cielo y cuentan con 600 u 800 euros más que los demás para pasar el mes. Hasta hace un par de años, la discusión era si comprar o alquilar y cada pareja tomó la decisión que creyó conveniente. Ahora no hay decisión posible más que “nos quedamos como estamos” y a verlas venir: los unos esperando que los tipos de interés no suban demasiado, y los otros esperando que el dueño del piso sea bondadoso con nosotros cuando se nos acaben los cinco años de contrato. La discusión sigue siendo, no obstante, si los pisos seguirán subiendo siempre o si la burbuja explotará a lo bestia, teniendo en cuenta que una saplicadura de tocho duele un huevo. Ni una opción ni otra son halagüeñas.

Una distopia es una sociedad ficticia donde el futuro se pinta muy negro. Es, digamos, lo contrario de utopía, la sociedad perfecta. Por extensión, también son distopias los relatos de ciencia ficción donde se describen este tipo de sociedades. Relatos clásicos de ciencia ficción como La máquina del tiempo de H. G. Wells, 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury entran dentro de la definición.

A modo de ejemplo inmobiliario, Alberto Noguera nos presenta este relato. Aquí muesto los dos primeros párrafos, pero recomiendo ir a la página original a leerlo enterito, incluidos los comentarios.

A mí me gustan esos que se cogen el hipotecón, con un sueldecito un 30% mayor que la cuota mensual, y si les dices algo responden: “siempre puedo refinanciar”. Le preguntas a cuántos años es la hipoteca, y resulta que es a 30, cuando no 40.

Vamos a tomar un ejemplo ficticio. Pongamos que Pepito Relámpago llega al mercado inmobiliario en el año 2006, se compra su zulito de Pladur por 200.000 € y lo financia a 30 años. Poniendo un 4% de interés, le sale una cuota de 954 €. Como le han hecho encargado recientemente, allí en la carpintería, llega ya a los 1.200 € mensuales. Sus padres le han hecho el aval, con su otro zulito, en este caso de los del yugo y las flechas. Sabe que al principio irá un poco agobiado, pero “es la única forma de meterse”, “están todos así”, la inflación irá rebajando la cuota, y sobre todo la revalorización lo hará rico. No va a “tirar el dinero” en un alquiler, de modo que echa la firmita y el banquero lo despide con una palmadita en la espalda.

Los vídeos del payaso

Ya habíamos puesto el Vivo con tu madre, pero vamos a recordarlo:

Pues este fabuloso vídeo del payaso tiene segunda parte, que aunque nos confirma que segundas partes nunca fueron buenas, nos da información interesante sobre las aviesas intenciones del payaso:

El payaso tiene más videos, entre ellos este Estoy fatal de lo mío, la letra de la canción del cual merece un premio al humor surrealista:

Y este es pésimo, pero por completar, nos enteramos que el payaso tiene un hijo:

Krapooyo

Hace tiempo que no publico algo que haya visto en Llámame Lola, y no es que estos chicos no pongan cosas interesantes, la culpa es mía por pura vagancia. Además, voy retrasadísimo y aún estoy repasando sus posts de hace varios (muchos) meses, cuando aún estaban en el blog antiguo. De todos modos, hoy he visto algo interesante que no hay que dejar escapar: Krapooyo.

Lo pongo aquí desde youtube, pero recomiendo bajárselo, ya sea en mov o en divx.

Aeon Flux


Yo califico las películas con estrellitas, como muchos, entre cero y cinco, y contando medias estrellitas, lo que me salen once posibles calificaciones. Para mi mujer las películas o son buenas o malas, y las malas se dividen en churritos y churrotes. Digamos que para Aeon Flux necesitó inventarse una nueva categoría: “¡Vaya pepino!”, me dijo cuando aparecieron los primeros títulos de crédito después de (¡menos mal!) sólo 82 minutos de película. Desde ahora las pelis malas son churritos, churrotes y Aeon Flux, que es un pepino.

La verdad es que ni los decorados futuristas, ni la Charlize Teron con su pijama de tiras que apenas cubre los pezones, ni la trama distópica levantan este soberano despropósito.