Distopia inmobiliaria

Desde hace mucho tiempo, uno de los temas principales de discusión con los amigos es la burbuja inmobiliaria. Entre las parejas de nuestra edad, habemos de todo, algunos compraron hace unos años y están pagando hipoteca con el sudor de la frente, otros estamos de alquiler, e incluso a algunos les ha caído el piso del cielo y cuentan con 600 u 800 euros más que los demás para pasar el mes. Hasta hace un par de años, la discusión era si comprar o alquilar y cada pareja tomó la decisión que creyó conveniente. Ahora no hay decisión posible más que «nos quedamos como estamos» y a verlas venir: los unos esperando que los tipos de interés no suban demasiado, y los otros esperando que el dueño del piso sea bondadoso con nosotros cuando se nos acaben los cinco años de contrato. La discusión sigue siendo, no obstante, si los pisos seguirán subiendo siempre o si la burbuja explotará a lo bestia, teniendo en cuenta que una saplicadura de tocho duele un huevo. Ni una opción ni otra son halagüeñas.

Una distopia es una sociedad ficticia donde el futuro se pinta muy negro. Es, digamos, lo contrario de utopía, la sociedad perfecta. Por extensión, también son distopias los relatos de ciencia ficción donde se describen este tipo de sociedades. Relatos clásicos de ciencia ficción como La máquina del tiempo de H. G. Wells, 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury entran dentro de la definición.

A modo de ejemplo inmobiliario, Alberto Noguera nos presenta este relato. Aquí muesto los dos primeros párrafos, pero recomiendo ir a la página original a leerlo enterito, incluidos los comentarios.

A mí me gustan esos que se cogen el hipotecón, con un sueldecito un 30% mayor que la cuota mensual, y si les dices algo responden: «siempre puedo refinanciar». Le preguntas a cuántos años es la hipoteca, y resulta que es a 30, cuando no 40.

Vamos a tomar un ejemplo ficticio. Pongamos que Pepito Relámpago llega al mercado inmobiliario en el año 2006, se compra su zulito de Pladur por 200.000 € y lo financia a 30 años. Poniendo un 4% de interés, le sale una cuota de 954 €. Como le han hecho encargado recientemente, allí en la carpintería, llega ya a los 1.200 € mensuales. Sus padres le han hecho el aval, con su otro zulito, en este caso de los del yugo y las flechas. Sabe que al principio irá un poco agobiado, pero «es la única forma de meterse», «están todos así», la inflación irá rebajando la cuota, y sobre todo la revalorización lo hará rico. No va a «tirar el dinero» en un alquiler, de modo que echa la firmita y el banquero lo despide con una palmadita en la espalda.

3 opiniones en “Distopia inmobiliaria”

  1. Por una vivienda digna

    El 14 de Marzo hubo una macro-manifestación de miles de personas en toda españa, de gente convocada por cadenas de emails de forma espontánea. Estamos viendo como sube el precio de las hipotecas, pero los sueldos continúan igual y cada vez la cosa pinta peor. ¿Por qué que la vivienda se está convirtiendo en un lujo cuando es un derecho fundamental? Es necesario frenar esta situación ¿¿Te vas a quedar sin hacer nada??¡ÚNETE O EL PRÓXIMO MUNDIAL TAMBIÉN LO VERÁS EN CASA DE TUS PADRES!

    EL DOMINGO 2 DE JULIO habrá una concentración, EN TODA ESPAÑA y será MACRO, legalizada, y para ‘jóvenes’ de 120 a 0 años. Porque tus padres también siguen pagando la hipoteca, y para que tus nietos no tengan que continuar pagando tu hipoteca:

    TODO EL MUNDO, EL 2 DE JULIO

    Ciudades, recorrido y hora:

    * MADRID, Puerta del Sol-Plaza de la Villa-Senado, 12 HORAS
    * BARCELONA, Plaza Catalunya -Plaza Sant Jaume, 19 HORAS
    * SEVILLA, recorrido por confirmar, 20 HORAS

    POR UNA VIVIENDA DIGNA, DIFUNDE ESTE MENSAJE, ¡¡PASALO!!

    http://viviendadigna.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *