Dando tumbos

Ya sé que hace días que no sabéis nada de mí.

Estoy en mitad de un periplo que incluye cinco aviones, tres hoteles en sus respectivas tres ciudades y una noche en el avión, dos conferencias solapadas un día (hoy, aunque no me he desdoblado, sino que ya estoy en la segunda conferencia) a 5227 quilómetros una de otra y cinco horas de diferencia horaria. Y dos charlas, que ya he cumplido. Esta mañana he hecho la segunda presentación. Hasta aquí lo previsto.

Lo imprevisto: una maleta perdida en el vuelo Barcelona – Moscú – Novosibirsk; despertar a las 10h35 (GMT+6), cuando tienes que empezar tu charla de 20 minutos a las 10h40 en un lugar a 15 minutos caminando del hotel (y 7 corriendo, comprobado), la ventaja es que como el pijama estaba en la maleta perdida, dormí ya vestido y gané 2 minutos; dos taxistas con complejo de Fernando Alonso, adelantando por todos lados, arcén incluido, en las abarrotadas carreteras rusas, donde conté tres accidentes en un paisaje fugaz; tres días sin internet, cuando necesitaba la confirmación y la dirección del hotel de Ginebra; un calor sofocante tanto en Ginebra, como en Moscú y Novosibirsk (Siberia), curiosamente sólo tienen aire acondicionado en el hotel de Moscú; ¡ah! y una descomposición estomacal de la que no voy a dar detalles.

Y una curiosidad: Ginebra está plagada de italianos que se han pasado la noche gritando y haciendo sonar bocinas en la ventana de mi habitación del hotel. Corolario: aún odio más el fútbol.

Vuelvo en dos días, pero estoy tranquilo porque ya no me puede pasar nada más ¿no?

8 opiniones en “Dando tumbos”

  1. Pues mira, haz como yo y vete de congreso a Estambul, presenta póster (y olvídate de él) y si tienes que correr que sea para poder pillar el último barco de ruta por el Bósforo… Si, me lo he pasado de muerte. Aunque de alguna manera, veo que tu también!

  2. joer qué estrés… y me quejo yo de mis madrugones para ir y volver en el día a cualquier punto de la geografía española…

    Pero oye, parece que al final todo sale medianamente bien 😀

    Besitos (también a Estela, claro!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *