Superman Returns


De todos los héroes y superhéroes, Superman siempre ha sido mi favorito. No soy comiquero, así que mi delirio viene de la saga de películas iniciada por la de Richard Donner y Christopher Reeve. Soy un fan absoluto del binomio Superman I (1978) y Superman II (1980), me gusta Superman III (1983), y me encanta Richard Pryor en ella, y la cuarta (1987) mejor fingimos que nunca existió. Eso sí, le tengo un cariño especial a Supergirl (1984).

Al contrario que Batman Begins (2005), Superman Returns: El Regreso (que alguien haga el favor de colgar de las pelotas al responsable de este redundante y patético pegote al título), no rompe con las anteriores, sino que les da continuación. En cierto modo, este nuevo Supermán parece más un remake y puesta al día de la del 78 que una continuación, y así está concebido. Desde el cásting, elegido para parecerse lo máximo a los actores originales, hasta el diseño de decorados y vestuario nos ofrecen muy pocos cambios con respecto a la peli de Richard Donner. Eso sí, a una editorial de periódico estilo años setenta se añaden pantallas planas y teléfonos móviles, y lo curioso es que en los tiempos revival que corren no se ve extraño.Y sobre los intérpretes, el parecido de Brandon Routh con Christopher Reeve es en algunos momentos asombroso, tanto que está claro que Routh no interpreta a Clark Kent y Superman, sino que interpreta a Reeve haciendo de Kent y Superman. Es lo que se le pide, ni más ni menos, y lo hace muy bien. Mención aparte para Kevin Spacey. Este hombre es tan bueno que su interpretación es a la vez un homenaje al Lex Luthor de Gene Hackman y una nueva visión del personaje. La excepción es Kate Bosworth, cuya Lois Lane es infinitamente más guapa que la de Margot Kidder, pero es que Kidder era Lois Lane y esta Bosworth podría ser cualquier otra.

La trama es a grosso modo una revisión de la primera, Luthor quiere dominar el mundo y matar a Superman. Para ello necesita Kriptonita, la consigue, casi consigue sus objetivos y se le acaban frustrando. En el mundo no existe nadie más, aunque en cinco minutos libres que tiene, Superman apaga un incendio en París, que no se diga, no hay más malos, no muere nadie y sólo Luisa Lanas…, perdón, la gafe de Lois Lane está a punto de morir tropecientas veces para que el héroe la salve. ¡Ah! Y todo con la maravillosa música de John Williams de fondo (para mí, la mejor banda sonora de la historia del cine). Hasta ahí, todo normal, incluso parece algo insípido, que para eso tenemos la del 78 ¿no? Pues lo bueno es precisamente eso, haber conseguido hilar un guión que es simultáneamente un remake, una actualización a los tiempos que corren y una continuación, algo que sirve para conducirnos hacia una nueva (y esperamos, brillante) saga que sí que debería renovar al personaje. Por cierto, sí que hay uno (o dos) personajes nuevos que prometen y que le dan un giro a la historia donde debería radicar el germen de toda la renovación posterior, pero me debo quedar calladito o desvelo demasiado.

Total, que a mí no me defraudó en absoluto, y la disfruté como de enano disfruté la primera. Ahora voy a leer todos los posts sobre la peli que he dejado pendientes, a ver qué os ha parecido a vosotros…

Actualizo (20/Jul/2006 19h33)
Les ha gustado a:

Y no le ha gustado a:

3 opiniones en “Superman Returns”

  1. Iep!
    Mira, m’ha molat llegir-te. La veritat és que la vaig anar a veure pensant que veuria una americanada tostón i em va molar…:-)

Comentarios cerrados.