BlogDay 2006

blogday logoEstoy emocionado porque Jeremy de Moonfleet, uno de los mejores blogs de cine que podemos encontrar, me ha tocado con la punta de su… espada y me ha bendecido con una nominación de su BlogDay 2006.

El juegos va así, según el wiki del evento:

Toda la jornada del 31 de agosto, los blogueros en el mundo entero postearán un artículo recomendando 5 nuevos blogs, preferentemente blogs diferentes a su propia cultura, punto de vista y posición. Así, ese día, el 31 de agosto, los lectores descubrirán otros autores alejados de su entorno habitual. Es un día para descubrir nuevos blogueros y nuevas experiencias.

Yo, aprovechando que hace seis meses que no toco el top 10, voy a apuntar algunos de mis últimos descubrimientos:

  • Sombras: Un fotolog con preciosas fotografías. Algunas de ellas han llegado a emocionarme. Muy recomendable.
  • Los 5000 dedos del doctor T: Grandioso título para un precioso blog de cine con predilección por la animación.
  • El temps és fet de segons: De mi amiga Silvia, para que se anime a escribir más ;).
  • El blog de la Mireia: No está claro si es un blog personal, una recopilación de relatos eróticos, o de opinión política. O todo junto y en catalán.
  • Locke: ¡Ay! ¡Me recuerda tanto a mi!

Neumonía

Siempre he sido enfermizo, sí. Un promedio de tres o cuatro veces al año he tenido que quedarme en casa con dolor de cabeza, dolor de huesos, fiebre, y todo acompañado de uno o varios transtornos respiratorios como estornudos, tos o moqueo incesante. Ésto no suele durar más de un par de días y a base de aspirinas (lo que me provoca alguna hemorragia nasal controlable) al tercer día estoy como nuevo y sin haber ido al médico.

El viernes pasado llevaba ya cuatro días de fiebre y dolor de cabeza, las aspirinas no me hacían nada y hasta entonces no había ningún signo de transtorno respiratorio. El mismo viernes por la tarde empecé a toser, lo que provocaba agudas punzadas de dolor de cabeza. Después de rebajarme veinte años de encima y llamar a los papis, me convencieron de que me volviera a poner los años por donde cupieran y de que llamara a urgencias.

Fui a urgencias a la 1 de la madrugada y, acostumbrado a hospital central, me extrañó que allí no hubiera ni la recepcionista. Había un botón con un “Per urgències, premi aquí” y pulsé. La doctora y la enfermera me auscultaron y me recetaron Gelocatil y un antitusivo. Fui hacia la única farmacia de guardia en 20 km a la redonda y cincuenta metros antes de llegar a la farmacia había un control de los mossos. Delante de mí un Ford Fiesta tuneado color púrpura relleno de chavales de dieciocho años sedientos de pastis: el poli estuvo cinco minutos hablando con el conductor, documentación y a soplar. A mí ni me miró: “¡pase, pase!” Y aparqué en doble fila delante de sus narices frente a la farmacia. Sabía que pasarían bastante de mí.

El efecto del antitusivo fue fulminante y obvio por definición: dejé de toser. El Gelocatil me bajaba la fiebre, pero a costa de sudar hasta el agua del bautismo. A las cuatro de la madrugada mi cama parecía la pequeña de las piscinas Picornell. Me quité el pijama y lo dejé escurrir. Me puse uno limpio y me dormí en el comedor. El sábado y el domingo me los pasé sudando y con un incesante dolor de cabeza. Eso sí, ala que tosía, mataba la tos con un chorro de Tussidrill, fulminante.

La fiebre parecía controlada, pero la situación no cambiaba. Me compré un termómetro digital que marcaba invariablemente 38 cada ocho horas, justo antes de tomarme el Gelocatil y preparar la toalla para la media maratón que iba a sudar en el sofá. El lunes por la mañana pedí hora a mi doctora habitual. Me la dieron a las 15h30.

Mi doctora habitual estaba de baja. No importaba, de todas maneras a estas alturas de mi vida ya no necesito cogerle confianza a nadie para desnudarme delante de ella. La nueva doctora me auscultó y me mandó a hacer radiografías urgentes esa misma tarde. Sé por experiencia que si en vez de marcar la casilla urgente, marcan la normal, te dan hora para más de dos meses después, así que estaba alucinado con ir esa misma tarde (de hecho, tenía hora veinte minutos después, justo para ir por el coche y conducir hasta el lugar de las radiografías). Volví un par de horas después con dos fotos en blanco y negro de mis pulmones, una de frente y una de perfil. La doctora puso las radiografías sobre su plataforma luminosa y dijo ¡ahí está! Y debía ser grave, porque yo también lo vi: la parte superior de mi pulmón izquierdo parecía un bollo relleno de nata, todo blanquito él. “Es una neumonía atípica. Tómate ésto -el antibiótico de la receta que me estaba haciendo- cada doce horas, sigue con el Gelocatil y deja el antitusivo, ¡que toser es bueno!”

El martes, después de la segunda toma del antibiótico, empezaron a desaparecer el dolor de cabeza y la fiebre, y cada vez sudo menos después del Gelocatil. Eso sí, si pasan por Girona y oyen toser, soy yo.

De cómo hace cuatro años que me casé cuatro veces con la misma mujer

El 25 de julio de 2002 yo viajaba a México por octava vez en mi vida.

Exactamente cuatro años antes, el 25 de julio de 1998, llegué por primera vez a México cagado de miedo y sin saber que ese simple viaje de intercambio para hacer el proyecto final de carrera cambiaría mi vida. Ese mismo día Estela llegaba al aeropuerto Benito Juárez desde Washington de una estancia de verano en Estados Unidos. Es divertido pensar que nos podríamos haber cruzado en el aeropuerto o que igual hicimos juntos la siempre interminable cola de inmigración. Por supuesto es imposible saberlo porque realmente nos conocimos más o menos un mes después en una de las innumerables fiestas que suelen hacer los liberados estudiantes de intercambio. Aunque ella me recuerda de antes como “el chico español de pelo largo que hacía fotos en la fiesta de presentación de los estudiantes extranjeros”, Estela no aparece en mi maltrecha memoria hasta unas cuantas semanas más tarde… Ocurrieron muchísimas cosas en diez meses y medio en México y luego dos meses en Barcelona que fueron el inicio de nuestra relación. Después de dos años más de relación a distancia con más o menos visitas cortas y de irme a vivir un año allí en el 2001…

El 25 de julio de 2002 yo viajaba a México por octava vez en mi vida. Iba por seis semanas e iba para casarme. En seis semanas no paramos de hacer los últimos trámites para la boda. Y eso que ella ya lo tenía casi todo listo cuando llegué. Empezamos por pagar el permiso en las oficinas de inmigración para “boda con extranjero” y con los análisis de sangre ya pudimos emprender la boda civil, que fue el 9 de agosto. Normalmente, la boda civil y la religiosa se hacen el mismo día, pero los papeles que teníamos que tramitar en la embajada de España (libro de familia y el permiso para que ella entrara legalmente en España después) tardaban demasiado, y nosotros volvíamos a Barcelona el 5 de septiembre.

Hoy hace cuatro años celebramos la boda religiosa tal como las tradiciones marcan. A esta celebración vinieron mis padres, hermanas, y algunos de mis amigos, y es por esto que la consideramos la fecha oficial.

En la noche de bodas no podían faltar las anécdotas. Llegamos al hotel sobre las cuatro de la madrugada. Ambos llevábamos un pedo considerable y en la recepción, al vernos vestidos de novios y sin siquiera preguntar nuestros nombres nos dieron la llave de la habitación, que resultó ser una suite espectacular, con sala de estar, habitación aparte y baño con jacuzzi. Obviando detalles diré que no tardamos mucho en dormirnos. Aún así, a las ocho de la mañana sonó el teléfono de la habitación. Eran de recepción y entendí algo tan extraño como que nos preguntaban si pensábamos pagar la habitación. Supongo que estaba tan dormido que sólo les balbuceé: “Sí, sí, claro” y colgué. Pero evidentemente les tenía que haber dicho, enfadado y gritando: “Son las 8 de la mañana, es mi noche de bodas y llevo durmiendo sólo tres horas, ¿y ustedes me llaman para despertarme y tratarme de ladrón? ¡Un poquito de respeto, por favor!”. Me volvieron a llamar a las 11, y entonces sí nos despertamos, usamos el jacuzzi, nos vestimos y bajamos a desayunar el buffet libre, supuestamente incluído. A la hora de pagar la queja fue sonada, pero conseguimos aclarar el malentendido, nosotros habíamos reservado una habitación normal, mucho más barata, aunque con el buffet incluido. La suite que nos dieron era mucho más cara y sin buffet. Pero el error no fue nuestro, sino del recepcionista que había a las cuatro de la madrugada, que no supo preguntarnos el nombre ni si teníamos reserva y nos dio la primera habitación que se le ocurrió viéndonos las pintas. Eso tiene un pase, que se arregla fácil cobrándonos lo que habíamos reservado y ya. Lo de despertarnos dos veces no tenía pase, pero no había nada que hacer. Me plancharon la visa y nos fuimos. Lo más curioso es que esos 800 y pico pesos nunca me los han cobrado.

En dos días hicimos los trámites que quedaban de la embajada y después nos fuimos de viaje de novios a Chiapas. Es un viaje muy poco común e inaudito, donde lo pasamos realmente bien durante cinco días admirando fabulosos paisajes, conociendo las ruinas de la ancestral cultura maya y tomando contacto con los herederos directos de los mayas de antaño. El carácter y la forma de ver la religión de los indígenas de San Juan Chamula son increíbles. La alegre, húmeda y calurosa capital Tuxtla Gutiérrez contrasta con la fría y riquísima culturalmente San Cristóbal de las Casas, de la que me enamoré totalmente, un lugar perfecto donde jubilarse o desaparecer del mundo globalizado y capitalista actual. Fue en uno de los pequeños pueblos que visitamos donde visitamos la casa de unas mujeres indígenas. Curiosamente no había hombres, debían estar en el campo. Ellas se dedicaban a tejer prendas de colores. Fueron muy amables con nosotros, incluso nos ofrecieron matar un pollo que corría por ahí para meterlo en la cazuela e invitarnos a comer. Declinamos la invitación por educación, falta de hambre, y sinceramente, no apetece comerse a un bicho al que has conocido vivo y correteando entre tus pies. Cuando les contamos que éramos recién casados, nos vistieron como novios mayas y nos hicimos una foto. Yo cuento a mis amigos, exagerando, claro, que ésa fue nuestra tercera boda, ejercida por el rito maya.

Evidentemente faltó mucha gente por parte de mi familia y amigos que les costaba más de la cuenta atravesar el charco. La solución fue repetir el convite el 27 de septiembre en Barcelona con la gente de aquí, donde también asistieron sus padres. Ésa fue la cuarta boda, que disfruté enormemente con todos mis amigos, ya tranquilo y dispuesto a empezar una nueva vida con Estela en Girona.

Hoy hace cuatro años de la boda oficial, la mexicana. Ella no está, se ha ido a México tres semanas a pasar las vacaciones de agosto y yo me he quedado a avanzar la tesis. De todos modos, estoy en casa con fiebre y dolor de cabeza, así que no sé si hubiéramos podido ir a celebrar nada, en cualquier caso, tenemos cuatro fechas que elegir.

Sobre Monkey Island y Piratas del Caribe

Uno de los grandes misterios de la humanidad es:

Vistos los cientos de elementos que tienen en común, ¿se basa la saga de películas Piratas del Caribe en la saga de videojuegos de Monkey Island? Si es así, ¿por qué no le ha puesto Lucas Arts (la productora del videojuego) una demanda-que-te-cagas por plagio a Disney? La única posible explicación es que ambas se basen en lo mismo, y es conocido que Piratas del Caribe se basa en la atracción de Disneyland del mismo nombre. Entonces, ¿por qué no le puso Disney en su momento una demanda-que-te-cagas por plagio a Lucas Arts? Es más ¿qué pinta Industrial Light and Magic (también de Lucas) haciendo los efectos especiales de las pelis?

Lechuck y Barbossa
Lechuck y Barbossa: dos almas (gemelas) en pena

Pues ni una cosa, ni la otra, resulta que ambas se basan en un libro de Tim Powers del año 87 llamado On Stranger Tides y traducido como En costas extrañas. No me extraña que se tapen la boca entre compañías y que intenten pasar de puntillas, si se entera Tim Powers les puede caer una demanda-que-te-cagas.

Muchas gracias a Rinzewind por resolver el misterio.

Cuando el porno excede sus funciones

Caso número uno: Pirates

Nos la venden como una espectacular película de piratas con increíbles efectos especiales, una de las películas más caras en su género. No, no es Piratas del Caribe, ni siquiera la segunda parte. Es una peli porno.

Picado por la curiosidad decido comprobar qué tal funcionan las redes P2P con el pr0n y la pongo en la cola. Pues va igual que con todo lo demás: suave, suave.

Piratas libidinosos
Los piratas también tienen libido

Una vez ojeada por encima, que no vista (que levante la… mano quien haya visto una porno entera de cabo a rabo, y no sé si me lo acabaré de creer), concluyo que: tanto ruido, ¿para qué? Si al final es lo mismo: actores buenos en lo suyo (básicamente en tamaño y aguante), pero pésimos interpretando a piratas malosos; actrices buenorras en lo suyo (básicamente en tamaño y gemidos), pero pésimas interpretando a bucaneras; y unos efectos especiales que dan pena en una extensísima peli (pa lo que hay que contar) de dos horas y diez minutos.

Esqueletos enojados
Esqueletos enojados porque se les ha escapado la tetona recauchutada

Lo de los disfraces y la historieta de piratas tiene un pase, aunque sea por fetichismo. Incluso los planos del barco virtual surcando los mares están logrados. Pero la lucha final contra esqueletos piratas en la isla del tesoro es patética, y, además, distrae.

Caso número dos: Les exxcursionistes calentes

Conrad Son comprobando la mercancia
Conrad son se interesa por la salud de la morena:
“No te vayas a resfriar”

No quisiera que se me malinterpretara: Conrad Son merece todo mi respeto. Es un todoterreno del sexo muy bueno en su género (especialmente en tamaño y… esto ya lo he dicho ¿no?), además de empresario. En 1999 tuvo la brillante idea de rodar una peli porno en catalán, idea que a nivel empresarial me parece fabulosa (abre nichos de mercado) y que a nivel personal me pica la curiosidad. El producto se llamó Les exxcursionistes calentes y resulta ser una gran decepción. ¿Por qué? A pesar de estar ambientada en los bellos parajes de la Cerdanya, los actores y actrices elegidos tienen de catalanes lo mismo que Kofi Annan y ni se esfuerzan en mover los labios cuando los dobladores sueltan joyas como “Això són muntanyes i no les de Collcerola”, o “Això és un túnel i no el del Cadí”.

He de reconocer que el sexo al aire libre en los campos y montañas tiene su qué, que las actrices europeas (son húngaras, básicamente) están mejor que esas americanas todas recauchutadas, y que las frases son ocurrentes e ingeniosas, pero suenan a chiste y distraen. Además de que se pasa de explícita, que hay cochinadas que a mí ya no me van, pero eso va a gustos.

Total

Total, que una porno no necesita ir más allá de su única función, que es poner caliente al personal en cinco o seis tandas de 20 minutos (por eso digo que ver una porno entera te cuesta varios días), todo lo demás es superfluo y, creo que ya lo he dicho antes, distrae.

Equilibrium


Es increíble como una película de este calibre parece que nunca fue estrenada en España, o al menos nadie se enteró. De acuerdo que no es una gran película, pero peores bodrios se han estrenado, con las mismas pretensiones y a bombo y platillo. Lo curioso es que la peliculilla tiene ya cuatro años y es últimamente que se ha convertido en eso que se subcataloga como de culto. El director es Kurt Wimmer, quien después ha hecho Ultraviolet, que se estrenó hace unas semanas y que no veré excepto que alguien me insista mucho.

El fenómeno boca a boca que ha ocurrido con esta película no me extraña demasiado. Haces un producto mezcla de Blade Runner, 1984, Fahrenheit 451 y Matrix, y seguro que una legión de frikis admiradores de las anteriores vienen a comparar. Conste que me incluyo, que nadie se me vaya a ofender, pero es que Equilibrium no tiene nada de original, es lenta, se pierde en explicar demasiado la distopia futurista mientras que la historia que cuenta es bastante normalita y simple.

El silogismo de la base distópica es bastante absurdo. Después de la tercera guerra mundial se decide que la culpa de que nos peleemos entre nosotros la tienen los sentimientos (¿alguien se cree eso?) y se obliga a los pocos humanos que quedan a vivir bajo una dictadura donde tomar una droga inhibidora (el prozium) es obligatorio y sentir está prohibido. Entonces se nos cuenta la historia de un policía de los sentimientos (Christian Bale haciendo de Neo algo mejor que Keanu Reeves pero sin pasarse), que en algún momento decidirá pasarse del lado del arco iris sin venir a cuento y porque le sale de las pirindunflas. Lo demás ya está visto en las referencias: el líder cósmico tipo Gran Hermano es de 1984, los polis que guardan la moral son los bomberos de Fahrenheit 451, el diseño (como en todas) es Blade Runner y las piruetas son de Matrix (también, como todas). Quizá la historia de la droga y el tema de los sentimientos como fuente y razón de vivir (olvidando su excusa de la guerra) le da un poco de vidilla al asunto. ¡Ah! Y también Emily Watson, que sale guapísima.

Nota Bene: He de echarle la culpa a la MeriSu el haber visto esta peli, por haberme liado en un medio foro (que le llaman comunidad) que tiene ella montado en el que ella participa en livejournal y al que ha bautizado que se llama Tannhauser Gate. Allí se elige una peli cada mes y se habla sobre ella, y este mes le ha tocado a Equilibrium. A allí traslado el debate.

Minivacaciones en Inglaterra

Actualización (15/Ago/2006 14h54): Ya estoy de vuelta. LLegué anoche con sólo 45 min de retraso después de más de tres horas de espera en diferentes colas del aeropuerto. A pesar de todo he de reconocer que los ingleses son muy eficientes. En cualquier aeropuerto español el caos hubiera sido total. Ya he puesto los acentos y he cambiado la fecha, ya que publiqué esta entrada después de las 12 de la noche del domingo (o sea, ya lunes), y el concepto de mañana crea confusión.

(Este post ha perdido los acentos ortográficos deliberadamente. Los recuperará cuando su autor encuentre un teclado adaptado a sus lenguas habituales)

El miércoles pasado por la noche, completamente ignorante de la que se iba a liar al cabo de pocas horas, cogí el último avión que salió de Girona a Stansted en varios días. Me estoy quedando en casa de una amiga y su marido todos estos días, hasta mañana que vuelvo, si todo va bien.

Vine sin ningun ánimo turístico. Sólo pretendía desconectar. Aun así, al final hemos hecho muchas cosas, a pesar de que mi amiga ha estado trabajando el jueves y el viernes y también le toca ir mañana. El jueves fuimos de compras e instalé el ADSL. El viernes la acompañé al trabajo, donde, haciéndome pasar por veterinario en prácticas (menos mal que nadie pregunta), visité el matadero de patos donde ella trabaja. Ayer y hoy hemos estado de visita turística por las regiones de Suffolk y Norfolk, disfrutando del bello paisaje de la Inglaterra rural, varias horas al noreste de la capital, que no todo es Londres aquí.

Reloj acuatico de Southwold

Y mañana por la tarde vuelvo. En principio mi vuelo no está cancelado, al contrario que muchos otros, pero si que me va a tocar embarcar la minimaleta que llevo y subir conmigo al avion sólo la billetera, el pasaporte y las gafas que llevo puestas. Excepto por lo que me voy a aburrir sin un libro en la mano en las horas antes del embarque y las dos horas de vuelo, no me importa demasiado…

Aberraciones arquitectónicas

De vez en cuando en Urbanity se descuelgan con un post muy interesante. En este caso han recopilado unos cuantos edificios realmente feos.

De los ejemplos que ellos dan, éstos los encuentro realmente horrorosos:

academia ciencias MoscuTorre Velasca MilanLouis Steak HouseTorre Genex Belgrado

Es curioso como habiendo vivido en México, nunca me ha parecido especialmente aberrante la Torre Latinoamericana, sino que simplemente la atribuía a que es hija de los setenta, pero es cierto que es bastante fea:

Torre Iberoamericana Mexico

El resto de edificios son curiosos. Quizá es más o menos hortera poner a un edificio la forma de un elefante, pero al menos es original.

ShenyangBangkok Bank of Asia robotBangkok Elephant BuildingBeijing Tianzi Hotel Pekin estatuas

Una pequeña reflexión última: los edificios feos existen no sólo por un capricho excéntrico del arquitecto, sino porque alguien los ha pagado. Total, que hay mucha gente con dinero (y/o poder) y muy poco gusto.

Por la boca vive el pez

Uno de mis grupos favoritos de los últimos años, Fito y Fitipaldis, cuyo principal mérito es imitar convenientemente a mi grupo favorito de todos los tiempos (y de Fito, con toda seguridad), Dire Straits, saca nuevo disco el 11 de septiembre. En su web ya se puede escuchar el single, Por la boca vive el pez.