Las mejores películas de los 80 (V): Cuando Harry encontró a Sally

(Recupero esta serie después de muchísimos meses de sequía sobre las mejores películas de los 80. No tengo más excusa que la vagancia y que realmente esta peli se me ha atravesado. Pero hoy es un buen día para retomarla para que quien venga desde Moonfleet se encuentre con algo de cine por aquí, y porque el uno de septiembre es un buen día para retomar proyectos. A partir de ahora, cada viernes, las cinco que quedan.)

Cuando Harry encontró a Sally (1989) es una comedia romántica de cuando las comedias románticas eran buenas (obviando los clásicos de los 50). Un año antes teníamos Armas de mujer y al año siguiente llegó la que es quizá la representante culmen del género: Pretty Woman. Después de la de Richard Gere y Julia Roberts todo es repetición de esquemas y malas películas: eliges a Sandra Bullock, Drew Barrymore o Jenniffer López y a cualquier chico de moda, pulsas el botón de generación de guiones y a rodar. Desde Pretty Woman todo es decadencia.

Pero Cuando Harry encontró a Sally fue, además de una buenísima comedia romántica, todo un tratado sobre relaciones humanas que básicamente se pregunta si un hombre y una mujer pueden ser amigos, y sólo amigos. La apuesta de los dos protagonistas (fabulosos Meg Ryan prebotox y Billy Crystal) es que sí, que así es, y se pasan la película siendo sólo amigos y buscándose pareja mútuamente (aquí aparecen maravillosos secundarios como Carrie Fisher, la Leia de La Guerra de las Galaxias o Bruno Kirby) cuando todos sabemos que están hechos el uno para el otro.

La peli cuenta un periodo de muchísimos años, treinta o cuarenta, desde que los protagonistas son adolescentes hasta la madurez, y las diferentes etapas que se nos cuentan están separadas por pequeñas entrevistas de gente que nos van contando su opinión de las relaciones humanas. Este esquema parece una ida de olla hasta que al final todo se resuelve y el círculo se cierra perfectamente. El director es Rob Reiner, muy multidisciplinar pero con muy buena mano. A modo de ejemplo tenemos las variadas y buenísimas pelis de Cuenta conmigo (1986), La Princesa Prometida (1987), Misery (1990) o Algunos hombres buenos (1992). A partir de finales de los noventa se ha dedicado a hacer las comedias románticas baratas de que hablábamos antes. Lo mismo que la guionista Nora Ephron, que recicló a Meg Ryan sin mucha originalidad, ya como directora, en Algo para recordar (1992), donde la acabó de emparejar con Tom Hanks en el género y los acabó de quemar en Tienes un email (1998).

En el bar

Al final todo huele un poco a Woody Allen. La calidad de los gags, la redondez de la historia explicada y la profundidad del análisis de las relaciones recuerdan muchísimo al director de Manhattan. No en vano es muy buen amigo de Reiner y éste ha aparecido en varias de las pelis de Allen como actor de reparto. No es extraño que de él aprendiera y a él homenajeara con esta bonita y a la vez contundente comedia sobre la amistad, el amor, y sus puntos de confusión. Una maravilla.

5 opiniones en “Las mejores películas de los 80 (V): Cuando Harry encontró a Sally”

  1. Una estupenda película que ocupa un lugar muy especial en mi corazón porque la vi en COU, en un momento muy especial de mi vida.

    Sniff, sniff, vas a hacer que el duro pirata que llevo dentro se ponga melancólico 😀

    Un abrazo desde Moonfleet

  2. Buscando una imagen de esta historia para subir a mi fotolog me he topado con tu blog el cual encuentro interesante.. efectivamente es una muy buena comedia romantica…

    seguire visitando tu espacio.. al parecer es ud un muy o muy buena cinefila (o)

    le dejo..

    que tenga ud un buen dia,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *