Imprimir la tesis

135 páginas:

Páginas en color: 38 x 0,45 = 17,10 €
Páginas en blanco y negro: 97 x 0,05 = 4,85 €
Encuadernación : 2,95

Total una copia: 24,9 €

17 copias (11 para la Universidad y 6 para mí, mi jefe, etc.): 423,30 €

Conclusión para inexpertos: minimícese el número de páginas en color.

Dos cartas del exdirector de investigación de la Generalitat

Decía ayer que el tema continuaría. Antes de meterme con la dimisión del otro director, el de universidades, copio dos cartas que el exdirector de investigación ha difundido.

La primera es en castellano y está incluida en el artículo que comentaba ayer:

Apreciados colegas:

A principios de diciembre de 2006 recibí la invitación de incorporarme, con inmediatez, al cargo de Director General de Investigación en el nuevo Departamento de Innovación, Universidades y Empresa. Acepté con la intención de retomar los proyectos iniciados por el tripartito y que quedaron en suspenso tras la expulsión de ERC de aquel gobierno. Por otra parte, se abría la posibilidad de impulsar el sistema catalán de ciencia y tecnología tomando como base una Agencia Nacional de Investigación que coordinase políticas de centros y de recursos humanos. Las cosas no han ido como pensé que irían… El desmantelamiento de lo que quedaba del DURSI ha sido excesivo. El nuevo presupuesto no cubre el crecimiento vegetativo de las iniciativas existentes y nos sitúa lejos de los objetivos del Plan de Investigación e Innovación. El rechazo, por parte del Departamento de Economía y Finanzas del Plan de Infraestructuras de Investigación propuesto por la Dirección General de Investigación, implica un paro de las inversiones. El acuerdo de Gobierno de 30 de octubre de 2006, que limita la creación de fundaciones, se ha convertido en un instrumento contra el modelo catalán de investigación. El freno de los contratos programa de los centros de investigación existentes, y de la creación de nuevos centros pendientes, es lamentable. El freno a una Ley de la Ciencia que ya había sido pactada y que aspiraba a ser una herramienta para crear la Agencia Nacional de Investigación, no tiene sentido. También es inquietante la promoción de un pensamiento que discrimina entre una supuesta investigación básica y una supuesta investigación aplicada… Este contexto y contradicciones puntuales (…) me llevó a presentar la dimisión, que se concretó formalmente el día 6 de marzo.

La segunda es en catalán y la he recibido hoy por correo electrónico de la lista de drecerca:

Barcelona, 17 d’abril de 2007
“Diuen que va estar bé guanyar la batalla,
Doncs jo dic que també va estar bé perdre-la.
Les batalles es perden amb el mateix coratge que es guanyen.”

Walt Whitman “Fulles d’herba”

Amigues i amics de la DGR, AGAUR, CIRIT, aquests han estat uns anys molt intensos. Ara comencem una nova etapa, simplement diferent. En qualsevol cas podem dir que nosaltres estàvem allà i allí, tal com diu el discurs de l’Enric V (acte 3, escena 3) de Shakespeare, just abans dels fets d’Azincourt: podeu repassar-ho. El dia de Sant Crispí estàvem allà, i allí, vam contribuir amb el nostre esforç. La petita epopeia ha estat trepidant; tot una aventura. Nosaltres “estàvem” i vam col·laborar amb el Mare Nostrum i el Sincrotró. Estàvem i vam veure créixer els 12 instituts que es van transformar en gairebé 40 i encara més amb els pensats. Estàvem quan els becaris esdevingueren contractats, quan es va obrir una eixida pels Ramons (i Cajals), quan es va potenciar l’ICREA junior, quan Beatriu de Pinós va entrar a universitats i empreses… Estàvem quan es van generar noves convocatòries, amb nous conceptes i criteris. Estàvem amb els Ictineus, en el fragor de la llei de la ciència, i els SGR, i el PRI, i en els esgotadors CARHUS, en el CERCA i moltes altres coses, ara ja fugisseres en la memòria… Estàvem allà i allí, i això fa que entre tots els que vam participar en l’aventura hi hagi uns llaços inesborrables.

No cal ni dir que per a mi va ser un moment de gran il·lusió poder reincorporar-me a la DGR per intentar reactivar el projecte. Les condicions però havien canviat i les expectatives no s’han complert. Ni en el referent a articular una política de conjunt amb l’entorn de recerca (AGAUR, FCRI, CTC, ICREA, CIRIT…), ni en el rellançament del que havien estat estructures del DURSI. Les condicions exògenes tampoc han estat bones, el mobbing del Departament d’Economia i Finances contra els contractes programa dels centres, la creació de noves fundacions, i en definitiva el finançament, també han estat cops durs, així com l’increment insuficient del pressupost i el bandejament del Pla d’Infraestructures de Recerca. També la falsa dialèctica entre recerca bàsica i recerca aplicada ha estat preocupant. Quan em vaig reintegrar pensava que simplement podríem continuar avançant a tota velocitat des del punt en que ho havíem deixa’t, i això era factible i m’interessava. Altra cosa és tornar a començar gairebé de zero en un Departament que no sé si té prioritats en la recerca… A tot això, com a republicà i nacionalista, la deriva del govern Montilla aviat em va semblar preocupant…

Fa tres anys, en una reunió dramàtica amb els directors d’institut, els vaig explicar que no tenien ni contracte programa, ni plurianualitats, ni augments. Els vaig dir que això canviaria amb les esquerres al poder, i que si no, tractarien el tema amb un altre director de recerca. Podeu imaginar-vos la meva perplexitat davant de la possibilitat de repetir la reunió tres anys després, i explicar als directors que el Departament d’Economia ha retornat els contractes programa, que no hi ha plurianualitats i que no sabem si podrem respectar els augments pactats…

Aquest panorama difícil va influir en la meva dimissió, que es va precipitar per causa d’un conflicte aparentment menor en l’Institut d’Arqueologia Clàssica de Tarragona, que jo entenia com un tema d’ètica i estètica, i que palesava punts de vista diferents als del conseller Huguet. En evidenciar-se diferències de concepció sobre la política de recerca, vaig considerar que el més normal, i oportú, per no entorpir la política del Departament, era dimitir sense soroll, amb normalitat i responsabilitat i donant temps suficient per organitzar el relleu. Ara després de 100 dies molt difícils m’ha arribat el moment de continuar el compromís amb el país, des de la societat civil i des de la producció científica, tecnològica i cultural.

En qualsevol cas també us vull agrair aquests darrers cent dies que hem lliurat amb força i honor. Tot i les dificultats hem aconseguit inversions per tirar endavant tres noves grans infraestructures científiques i tècniques (Biologia Estructural i Proteòmica, Plataforma Mouse Clínic i CIMNE), hem arribat a acords importants amb la República Francesa que permetran inversions conjuntes en centres de recerca sobre càncer; hem rellançat els instituts frenats pel govern anterior: el de Ciències del Clima i el VIRVIG, i hem rescatat els quatre centres de ciències humanes i socials que havien quedat bandejats. Hem tirat endavant el pressupost i gairebé podem dir que hem sortejat tots els avatars derivats dels remodelatges de personal, i el que és més important, hem tingut una bona convivència, i malgrat els canvis, entrades i sortides, estic del tot segur que la DGR continuarà essent la millor unitat de la Generalitat.

Moltes gràcies a totes i tots i perdoneu si alguna vegada no he estat a l’altura de les circumstàncies.

Espero que tindrem ocasió de compartir els bons records de les jornades de Sant Crispí, i Sant Crispinià, que hem viscut.

Ben cordialment.

Xavi Hernàndez.

Estas cosas, a dos meses de ser doctor y sin una idea clara de lo que quiero hacer después, pues me preocupan, y mucho.

Ruido de pipetas en las poyatas catalanas

Me llegó ayer por correo electrónico desde la lista de drecerca (asociación de jóvenes investigadores de Catalunya) un artículo tan interesante como inquietante. Procedo a poner algunos extractos, pero recomiendo leerlo completo (a quien le interese la política científica) en la web.

La ciencia catalana pierde la cabeza

Nadie quiere ser director general de Investigación en Cataluña. Nadie ha dicho por qué, pero muchos empiezan a sospecharlo. Mientras, se empieza a oír ruido de pipetas en las poyatas catalanas.

[…]

La desaparición del DURSI ha traído consigo una nueva estructura administrativa y, con ella, una objetiva pérdida de peso de la política científica y de sus instrumentos. A todo ello hay que añadir un reguero de hechos, declaraciones y rumores que no hacen otra cosa que alimentar a la bestia de la desconfianza con respecto a los actuales gestores.

[…] (se incluye la reproducción de un mail del anterior director de investigación (quien ha dimitido recientemente) que no tiene desperdicio) […]

Dado que su posicionamiento [del exdirector Francesc Xavier Hernàndez Cardona] era conocido y que su marcha constituía un hecho anunciado, hace meses que desde la Generalitat se anda buscando a alguien que lo relevase con garantías. Nadie de los expertos reconocidos y respetados en el mundo de la política científica ha aceptado.

[…]

Entre pasillos se comenta que el exceso de celo político, así como un “notable desconocimiento” de las claves que deberían impulsar cualquier política científica, están en la raíz de las negativas. Como consecuencia, se ha tenido que recurrir a segundas y terceras opciones.

Las preguntas que se acumulan re resumen en una: ¿Han aceptado estos candidatos las razones que han llevado a otros a dimitir o a declinar? Y si me permiten, añado otra: ¿Alguien sabe de política científica entre los que mandan ahora en Cataluña?

Algunos sectores de la comunidad científica han mostrado ya su disconformidad con todo lo que está ocurriendo. Es más, están anunciando movilizaciones y actos de protesta, puesto que entienden que todo lo que se ha construido corre el riesgo de desvanecerse en pocos meses. La modernidad con la que se pretende impulsar la ciencia en Cataluña tendrá eso. Mientras, ruido de pipetas se oye en las poyatas catalanas, las de los centros de investigación y de las universidades. Por algo será.

Extractos del artículo La ciencia catalana pierde la cabeza, de Xavier Pujol Gebellí.

Esta historia tiene una seguna parte muy interesante, un titular de una sola línea Ramon Moreno nou director general de Recerca.

Sólo me falta el continuará…

Hecha la ley

Pocas horas después de sacar a la venta las entradas de The Police (que, por cierto, se han agotado en nueve horas, a pesar del colapso), ya se ha activado la reventa. Pero claro, como revender entradas es ilegal, no las venden, te las regalan… si les compras dos bolígrafos. Imagino que esos bolis no serán a diez duros cada uno. (juas juas juas).

Entradas police estraperlo

Quiero hacer alguna reflexión sobre el tema de las entradas de grandes grupos de dinosaurios. Si se agotan 55.000 entradas en pocas horas a pesar de la ineficiencia en venta y del precio de entre 60 y 150 euros cada una, eso significa que las podrían haber vendido mucho más caras, lo que da rabia, porque convierte esta clase de conciertos en inaccesibles (aunque eso siempre es relativo cuando te prestan 3000 euros en cinco minutos con una llamada) para algunos sectores de la población y producto de especulación para revendedores. Ya sé que no estamos hablando de un producto de primera necesidad (porque para rabia auténtica, véase la vivienda), pero para una reflexión de café ya sirve.

PD: Gràcies a lluiski per l’enllaç a loquo y a Charlie Hi-Hat per aconseguir entrades.

Colapso

Hace unos años sabías que había una forma segura de conseguir entradas para tu grupo favorito, ese grupo que casualmente era el grupo favorito de la mitad de la población y había ostias para conseguir entradas para uno de sus conciertos. La forma segura era llevarte el saco de dormir y plantarte en la esquina de Gran Vía con Aribau, el único lugar donde las vendían, el día anterior a que empezara la venta de entradas.

Pero hace más o menos diez años, los bancos informatizaron y monopolizaron la venta de entradas a espectáculos. Podríamos decir que democratizaron la venta de entradas, ya que se podían conseguir por teléfono, en los cajeros automáticos e incluso por internet, y (ahora que vivo en Girona lo aprecio) no hace falta desplazarse a Barcelona para comprar entradas para un espectáculo.

Pero desde entonces, invariablemente, el sistema se colapsa cada vez que viene Bruce Springsteen o U2. Hoy es el turno de The Police, y la cosa no cambia:

El colapso de ServiCaixa

Yo pienso que es un tema que tiene varias posibles soluciónes, pero como en muchos otros temas, no convienen. La solución obvia es que de la venta de entradas se encargue una empresa solvente, cuya economía de escala permita mantener un número grande y potente de servidores que permita una avalancha de compradores en unas horas determinadas. En estos momentos sólo una multinacional como ticketmaster es capaz de soportar esto, incluso google podría montar un sistema de venta de entradas en un plis plas, y tendría la potencia y la fiabilidad necesaria.

Pero claro, para el caso de un mercado local, con el pastel repartido entre tres bancos, en el que estas avalanchas ocurren una o dos veces al año, esto no conviene: sería como construir autopistas de seis carriles de lado para absorber sólo las operaciones salida y entrada de Semana Santa.

Yo tengo una propuesta realista: un sorteo. Quien quiera entradas (máximo dos por persona) se apunta a una lista que está abierta una o dos semanas y después se sortean. Evitamos el colapso, ya que los interesados se reparten durante varios días y no acceden todos a la misma hora, y el resultado sigue siendo democrático.

Spam desde una cuenta muerta y enterrada hace diez años

Es normal que aparezcan como remitentes de los SPAM que a uno le llegan las direcciones de los compañeros de trabajo (porque aparecemos en las mismas páginas de la universidad) o de amigos que te tienen en el messenger o en sus libretas de direcciones (algún virus o troyano se las habrá robado), pero hoy me ha sucedido algo curioso, observen la siguiente imagen:

SPAM

El remitente de ese correo basura, que el mozilla me ha clasificado correctamente como SPAM, es una dirección mía de ¡hace diez años! Una dirección que sólo usé durante los nueve o diez meses que trabajé en Abast y que cuando me fui supuestamente dejó de existir. Creo que en esa época no existían todavía los robots buscadores de direcciones para SPAM, si es que acaso ya existía el SPAM. Me pregunto de dónde la habrán sacado…

Sobre el documental de Telemadrid

Sobre el tema del día estaría escribiendo párrafos y párrafos, pero como no quiero abandonar la tónica lúgubre y desértica de este blog en las últimas semanas, déjenme pasarle la palabra a Maiko, que precisamente por ser de donde es y por su situación personal, tiene mucho más que decir y por descontado mucha más credibilidad que yo:

[…]

Yo soy una andaluza que lleva viviendo en Cataluña casi un año y medio, y no hablo catalán. Para ser más exactos, entiendo el catalán si se me habla con cuidado, lo leo medio qué y soy capaz de decir frases sencillas. De escribir ni hablemos. Esta situación es producto de varios factores, entre ellos, que tengo muchos amigos que no son catalanes, que en mi trabajo el bilingüismo es castellano-alemán y, last but not least, que no me ha salido de los cojones aprenderlo, más que nada por pereza. Digo esto para que se hagan ustedes una idea de mi situación.

Lo primero que tengo que decir es que, durante mi estancia aquí como residente, y durante mis anteriores visitas, sólo una única vez, en una farmacia del centro de Barcelona, en 1999, me encontré a un gilipollas que se negó a atendernos en castellano. Una raya en el agua. Nunca más, jamás, he tenido ningún problema para que una persona se dirija a mí en castellano. Otra cosa es que la mayoría comience por hablarte en catalán, pero es que, que yo sepa, los catalanes aún no dominan la telepatía. El día que la dominen la alquilarán por horas.

[…]

No se pierdan el post completo.