Censurando que es gerundio

Apoyo a El Jueves

Apuesto que yo he sido el último en enterarme de la movida gracias a un fin de semana sin internet en Inglaterra, pero en cualquier caso me uno a la fiesta.

La imagen la he sacado de Rinzewind, quien explica el tema, por si acaso estás peor que yo y no te has enterado de qué va el tema.

Mementiras

Litio me mandó un meme basado en el de las ocho cosas que poca gente sabe de ti, pero con un poco más de intríngulis. Se trata (en su versión) de explicar siete mentiras y sólo una verdad, tentando a los comentaristas a adivinar cuál es la mentira. Como buen fenómeno viral, una de las particularidades de los memes es que mutan, y, por ejemplo, Su ya ha hecho su versión (que no enlazo porque la ha puesto privada, así que tendréis que haceros amiguitos de ella para verlo) con ocho verdades y una mentira y yo lo voy a complicar un poco más: voy a mezclar verdades y mentiras, hasta un total de ocho, y vosotros vais a tener que adivinar cuáles son ciertas y cuáles son falsas. Además, para no repetirme con el meme anterior, todo va a estar relacionado con mis primeros diez días en Cambridge, así os explico cosas y mato dos pájaros de un tiro.


  1. El día que llegué desde el aeropuerto de Stansted a la estación de tren de Cambridge, cargado con una bolsa enorme (que pesaba veinte quilos, cinco más de lo permitido por Ryanair, y tuve que pagar cuarenta euros de sobrepeso, más de lo que me costó el billete de avión), el ordenador, la mochila y el bolso, pregunté en la caseta de información de la estación si había algún lugar donde dejar las maletas. Una señora con cara de bull dog inglés me miró de arriba a abajo y me dijo un seco “No”. Salí de la estación dirigiéndome a la parada de autobús dispuesto a coger el bus que me llevara al apartamento donde me iba a quedar. Sabía que era el citi 7 y me metí, como pude, con mis maletas y entre un montón de gente. Al cabo de diez minutos me di cuenta que iba en dirección contraria a la que yo esperaba ir. Bajé en un lugar desconocido y esperé más de media hora al otro lado de la calle a que pasara otro citi 7 en dirección contraria. Cuando vino, era el mismo autobús, con el mismo conductor, que me miró perplejo porque supongo que me reconoció, pero me volvió a cobrar las 1,60 libras que cuesta el billete. Llegué cuarenta minutos tarde al apartamento, pero aún me esperaban. Dejé las cosas y me fui para el trabajo.

  2. El fin de semana pasado lo pasé en casa de unos amigos que viven cerca de Woodbridge, en un pueblo llamado Sussex, que consiste, literalmente, a un lado de la única calle del pueblo, en diez casas apareadas de dos en dos, cada una con su jardín trasero y otra casa más grande, donde vive “el americano”, y en frente, al otro lado de la calle, el pub. Creo que detrás del pub hay una iglesia.

  3. El sábado por la noche fuimos al pub, donde habían, calculo, unas veinticinco o treinta personas. O todo el pueblo va al pub el sábado por la noche, o es el pub más famoso de la comarca. Como la casa de mis amigos está justo enfrente (como todas, vaya) empezamos a oir música a las 8h30 de la noche, pensábamos que había una orquestilla, pero en realidad era un tipo solo cantando sobre pistas pregrabadas que ponía un disk-jockey. Un karaoke profesional, vaya, porque el tío cantaba de puta madre canciones de los años sesenta, básicamente. Delante del cantante había una pista de baile casi siempre vacía o con, como mucho, una pareja bastante peculiar, bailando estrambóticamente. Ella era una cincuentona bastante ebria de pelo corto y teñido de platino, muy delgada y con la espalda algo encorvada. Llevaba un vestido blanco bastante bonito con lentejuelas. No bailaba del todo mal, al menos seguía el ritmo, comparada con su marido, que se movía como un gusano en sal. Él era también un cincuentón delgado y de barriga cervecera, bastante borracho también. Vestía camiseta verde oscuro y pantalón corto color caqui, zapatillas de deporte y calcetines blancos subidos hasta la espinilla. Mientras bailaba tenía posadas las manos sobre el culo de ella, quien, por supuesto, se dejaba sin pudor.

  4. Como hace unas semanas que han prohibido fumar en los lugares públicos, el ochenta por ciento de la clientela y dos terceras partes de los que llevaban el pub (o sea, la dueña del bar y su marido, que sólo pringaba la camarera joven) estaban en el porche de la puerta trasera del bar, que daba al párquing, fumando. Esta es la razón por la que la pista de baile estaba casi vacía. La otra es que los otros tres o cuatro tipos que estaban dentro estaban o en la barra o delante de la máquina tragaperras.

  5. He estado diez días en una mezcla de apartahotel para ejecutivos y bed and breakfast. En realidad no era ni una cosa ni la otra, sino un simple apartamento de una habitación que alquilan por días, y que por tanto tiene todas las comodidades, incluída cubertería completa, fax, conexión a internet, microondas, radio despertador, plancha y hasta cafetera. Incluso tenía derecho a párquing que usaron mis amigos de Woodbridge el domingo cuando me vinieron a dejar y a pasear un poquito por la ciudad. Lo único que le daba un poco el nombre de bed and breakfast es que cuando llegué, tenía una pieza completa de pan integral de molde sobre la encimera de la cocina, y un bloque de mantequilla, seis huevos y una pinta de leche en la nevera. En el armario había, además, té, café, azúcar, sal, pimienta y aceite. Por cierto, el precio de una noche en este apartamento es más de lo que cobro por día.

  6. El martes puse la primera lavadora en mi etapa en Cambridge. Aquí las lavadoras traen incorporada la función de secado, porque se ve que no hay otra forma de secar la ropa, ya que colgándola no sirve porque siempre llueve. Como puse la lavadora por la mañana, aunque la programé para seis horas más tarde, cuando volví del trabajo había un furruño de ropa arrugada, seca y caliente dentro de la máquina. Decidí usar la plancha y la tabla de planchar que había en el apartamento. Era la primera vez en mi vida que planchaba, y, la verdad, no me ha disgustado tanto como me esperaba.

  7. En el departamento de programación de la empresa donde trabajo no hay ni un solo inglés. Aparte de mi, hay un chino, un alemán y dos indios como programadores, hay una chica de testing que también es española, y el jefe, que es danés pero lleva diez años viviendo aquí y fue de los que empezó con la empresa.

  8. En septiembre he de volver a Catalunya tres veces. El primer fin de semana tengo la despedida de soltero de un amigo. El tercero, tengo la boda, y el 27 de septiembre el concierto de The Police. Ya tengo los dos primeros billetes, pero para el tercero estoy esperando a ver cuándo decidimos hacer el traslado definitivo desde Girona y cómo lo hacemos, para saber si me pido la semana siguiente en el trabajo o no.

En un par de días pongo las soluciones.

¡Ah! Los nominados son:

Mikel, Charlie Hi-Hat, Rodolfo Langostino y Razorbuzz, que no me han hecho el anterior y pueden compensarlo haciendo éste.
Rinzewind, Maiko, y el Camarada Bakunin, que los quería nominar en el anterior, pero no pude porque ya lo habían hecho, y ahora es mi oportunidad.
Y me queda uno, así que le toca a… Dan Solo, por ejemplo.

Me cambio al nuevo piso

Dentro de exactamente 10 minutos pasa a buscarme el taxi para llevarme a la otra punta de la ciudad, donde he quedado con la dueña para que me pase las llaves… ups! El taxi ya está aquí. Hasta el lunes, que no tengo conexión en el piso nuevo.

Refran inglés

When you are a nail, everything looks like a hammer.

Mi jefe, en medio de una conversación sobre compiladores.

Reflejo cáustico

Reflejo cáustico

Aún no he empezado a hacer nada realmente en el nuevo trabajo. Tanto ellos como yo contamos con un par o tres de meses improductivos mientras aprendo cómo funciona todo, la forma de trabajar, las peculiaridades del código, etc. Pero ésta ha sido una de mis primeras imágenes de prueba.

La imagen original (640 x 480 pixels) tarda unos dos minutos y medio en ser calculada, y demuestra una de las situaciones en las que el algoritmo de Bidirectional Path-tracing no acaba de funcionar, que es cuando se reflejan o se refractan unas cáusticas. En estas situaciones se produce el ruido que vemos en el espejo.

Enséñamelas

Como Litio me ha puesto unos deberes muy complicados, básicamente porque no sé mentir, mientras sigo pensando os dejo con grandes momentos del cine donde nuestras actrices favoritas enseñan las tetas. Apartad las criaturas (y a los jefes) y dadle al play. Por cierto, me encanta la canción.

Vía Llámame Lola, que cuando se ponen eróticos calientan al más pintado.

Bonus: La lista de las damas que salen (de la página original).

Phoebe Cates – FAST TIMES AT RIDGEMONT HIGH (1982)
Demi Moore – STRIPTEASE (1996)
Kelly Preston – MISCHIEF (1985)
Mary Louise Weller – ANIMAL HOUSE (1978)
Elizabeth Berkley – SHOWGIRLS (1995)
Natasha Henstridge – SPECIES (1995)
Madonna – BODY OF EVIDENCE (1993)
Betsy Russell – PRIVATE SCHOOL (1983)
Jennifer Connelly and Debra Cole – THE HOT SPOT (1990)
Amy Smart – ROAD TRIP (2000)
Angelina Jolie – GIA (1998)
Alyssa Milano – EMBRACE OF THE VAMPIRE (1994)
Kim Basinger – 9 ½ WEEKS (1986)
Jayne Mansfield – PROMISES! PROMISES! (1963)
Bo Derek – TARZAN, THE APE MAN (1981)
Heather Graham – BOOGIE NIGHTS (1997)
Colleen Madden – REVENGE OF THE NERDS (1984)
Nikki Schieler Ziering – AMERICAN WEDDING (2003)
Salma Hayek – ASK THE DUST (2006)
Cybill Shepherd – LAST PICTURE SHOW (1971)
Anne Hathaway – HAVOC (2005)
N. Zaim, I. Bozilovic, D. Baird & R. Sterling – WEDDING CRASHERS (2005)
Amanda Peet – THE WHOLE NINE YARDS (2000)
Pam Anderson – BARB WIRE (1995)
Chris Farley – SATURDAY NIGHT LIVE (1990)
Charlize Theron – REINDEER GAMES (2000)
Lisa Donatz and Corinne Kingsbury – OLD SCHOOL (2003)
Denise Richards – WILD THINGS (1998)
Jaime Pressley – POISON IVY 3: THE NEW SEDUCTION (1997)
Joyce Hyser – JUST ONE OF THE GUYS (1985)
Halle Berry – SWORDFISH (2001)
Barbara Nedeljakova – HOSTEL (2005)
Molly Schade – EUROTRIP (2004)
Shannon Elizabeth – AMERICA PIE (1999)
Elle MacPherson and Kate Fischer – SIRENS (1994)
Candace Kroslak – AMERICAN PIE: THE NAKED MILE (2006)
Sharon Stone – BASIC INSTINCT (1992)

El memocho

Hace días que corre y me temía que me acabaría tocando, así que pringo, y a última hora también dispara Su. El problema es que cuando te cae un meme de cosas que no has contado nunca o poca gente sabe de ti empieza a ser difícil cuando ya has contado muchas cosas en el blog e incluso ya has hecho algún post parecido. Pero vamos a intentarlo.

¿De qué va? Pues las normas me vienen escritas así de mal:

  • Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas.
  • Tienen que escribir esas 8 cosas en su blog y junto con las reglas del juego.
  • Tienen que seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar y anotar sus nombres o el nombre de su blog.

Lo que se resume en:

  • Lista ocho cosas que poca gente sepa de ti.
  • Pásale el marrón a ocho pringaos.

Ahí van:

  1. De enano y adolescente montaba una teoría sobre cualquier cosa más o menos compleja: tengo por ahí una teoría de los vasos comunicantes sobre la felicidad de las personas y ley del péndulo que explicaba mi relación de amor/odio con una amiga, quien, por cierto, hoy sigue siendo mi amiga. Eso sí, el péndulo está mucho más calmado.
  2. Tocaba la guitarra hasta hace cinco años. Desde entonces mis dos guitarras están en un armario en el piso de Girona sin haber sido sacadas de sus respectivas fundas. No me preguntéis: no hay ninguna razón para haber dejado de tocar, ni siquiera la falta de tiempo.
  3. Alguna vez estuve enamorado de un dibujo animado. Sí, de Bella.
  4. Ahora soy absolutamente ateo pero hasta los quince años fui creyente… bueno creo que creía en el Dios que te concedía cosas si eras bueno, no en el que te castigaba si eras malo. ¡Ah! Y llegué a ser monaguillo en la “misa joven” de los sábados por la tarde.
  5. Relacionada con la anterior, una vez le pedí a los reyes magos que se reunificaran los Parchís. No conforme con ésto, les pedí que me los trajeran a casa para que me hicieran una actuación y estuve rezando durante horas la noche de la cabalgata. Supongo que empecé a dejar de creer a la mañana siguiente.
  6. Tengo la discografía completa de SKA-P, y me siguen encantando.
  7. En mi etapa de adolescente romántico y enamoradizo me creé un prototipo de mujer perfecta. Primero la llamé ella-sub-cero y después la llamé Elanor, como la hija del hobbit Sam, aunque parecía una elfa. Era pelirroja y de ojos grises. Desde entonces todas las chicas que me han gustado o con las que he salido han sido morenas y de ojos oscuros, y sobre todas la bella dama con la que me casé.
  8. A pesar de tener un doctorado reciente en informática, ésto nunca ha sido mi vocación. De hecho nunca he tenido vocación. Muchas veces me he parado a pensar qué hubiera sido de mi vida si me hubiera dedicado al cine, o cualquier otra de las cosas que seguramente me hubieran encantado, como la ingeniería naval o la cartografía.

Me va a costar encontrar ocho pringados más, porque este fin de semana lo ha hecho todo el mundo, a ver…: