Nueve horas y cuarto en Londres

Una de las ventajas de vivir en una ciudad pequeña como Cambridge a una hora y cuarto en tren de Londres, y que es paralela a la que tenía en Girona, a una hora y cuarto en tren de Barcelona, es que puedes disfrutar de las ventajas de la ciudad pequeña en el día a día, y en una escapada de fin de semana aprovechar todas las oportunidades que da la megalópolis, salvando las diferencias de Londres con Barcelona, que son muchas.

Pues ayer pillamos un tren a las 9h30 de la mañana que nos dejó en la estación de Liverpool Street a las 11h15. Ya sé que he dicho hora y cuarto, pero precisamente estos días hay cortada una parte del recorrido a la altura de Stansted que obliga a llevarnos en autobús ese trozo y que alarga el camino media hora. En cualquier caso teníamos previsto el viaje desde hace un par de semanas, con entradas para el teatro compradas y un encuentro con unos amigos para comer.

Por la mañana paseamos por las cercanías de la Tower of London y el Tower Bridge, donde me compré esta estupenda camiseta que hace muchísimos años que deseaba tener:

Yo y mi camiseta de Supermán

y vimos una interesante exposición callejera, con guitarras decoradas artísticamente y firmadas por distintos guitarristas famosos ingleses. Aprovechando que hoy el abuelo Knopfler cumple 58 años, pongo la foto de la guitarra firmada por él:

Exposición de guitarras en Londres

La guitarra firmada por Mark Knopfler

Firma de Mark Knopfler

Comimos en una pizzería por ahí, y después fuimos al teatro a ver Blood Brothers de Willy Russell. Disfruté como un enano por segunda vez (la primera fue hace siglos en Barcelona, con la versión catalana). Después del teatro paseamos por el Soho, Shaftesbury Avenue, Piccadilly, Trafalgar Square…, y todos esos lugares en los que había estado con Estela por primera y única vez hace ya ocho años.

¿Y cómo estaba Trafalgar Square? Abarrotá

13 opiniones en “Nueve horas y cuarto en Londres”

  1. ¡Te ha cortado el pelo! ¿Pero no odiabas el pelo corto? 😉

    Yo he estado un par de veces por Londres, ambas muy rápidas. Me dejó un recuerdo agridulce y no sé si tengo muchas ganas de volver. La impresión que me he llevado de otras capitales europeas ha sido, con creces, mucho mayor… quizá será porque no he sabido disfrutar del viaje, quién sabe.

  2. Primer de tot, friky! (m’encanta la samarreta)
    Segon, quina enveja! La veritat és que jo no vaig aprofitar gens d’anar a Londres quan era aprop i en certa manera em sap greu, perquè val molt la pena. M’alegro que vosaltres ho aneu disfrutant.
    Un petonàs!

  3. Níniel, no es que odie el pelo corto, es que me gusta tenerlo largo, pero es un engorro, y desde que me lo corté hace casi dos años, no creo que lo vuelva a tener como cuando me conociste ;). Sobre Londres, he de reconocer que me saturó la primera vez que estuve y que no tiene el encanto que tiene, por ejemplo, París. Pero imagino que se le encuentra el puntillo a medida que descubres rincones.

    Sílvia, je je, sabia que t’agradaria (friki!!). I et segueixo dient que no estem tant lluny, i si vens uns dies, una excursió a londres es programa ràpid.

  4. No hagués dit mai que volies una samarreta així, el proper cops que ens veiem a veure si la portes! Però ves en compte de no posar-te tota la indumentària (calçotets inclosos), que vestits per fora son de molt fàcil tallar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *