Kill to get Crimson de Mark Knopfler

No me prodigo mucho por aquí con críticas musicales, la verdad. El cine me inspira para escribir. La música también me inspira, sentimientos, emociones, pero a la hora de escribir sobre ella me quedo con la mente en blanco. Pero a veces tengo que hacer una excepción. Cuando tu músico favorito, aquél cuyas canciones han marcado tu vida, saca un disco, qué menos que hacer una pequeña reseña.

Portada de Kill to Get Crimson - Mark KnopflerEl disco es muy tranquilo. Quiero que esta frase anterior quede absolutamente objetiva y neutral: que un disco de Mark Knopfler sea tranquilo no es bueno ni malo, aunque de hecho tampoco es ninguna novedad. La evolución de Mark Knopfler en solitario plantea una discusión eterna entre los fans. Están aquellos que echan muchísimo de menos Dire Straits, incluso los más puristas se quedan con los tres primeros discos y reniegan de los demás, y se quejan de que Knopfler no toque ya en los conciertos canciones de esa primera época, que empezó, por cierto, hace ya treinta años. Personalmente, mi disco favorito es el Communiqué (1979), y mi canción favorita (no sólo de Dire Straits, sino de toda la historia de la música) es el Sultans of Swing (1977), que pertenece al primer disco. Aun así, nunca podría prescindir del Brothers in Arms (1985) o del On Every Street (1991), discos que contienen auténticas joyas. En 1996 Knopfler empezó su carrera en solitario (salvando bandas sonoras y colaboraciones puntuales) con Golden Heart, un disco maravilloso, pero ciertamente distinto a lo que tocaba con Dire Straits. Desde entonces han habido cinco más, contando el del año pasado con Emmylou Harris y el que nos ocupa. La tendencia, como he dicho en alguna ocasión, es la de buscar los orígenes de su música (entre el folk y el country en su disco anterior, y puramente folk en éste) imprimiendo su sello personal, con delicados punteos de guitarra entre los versos, y agradables y sorprendentes giros melódicos. Sobre las letras no tengo nada que decir, ya que, he de reconocerlo, hace tres o cuatro discos que ni me la leo ni me la aprendo. También he de reconocer que la culpa es más mía que suya, ya que me he vuelto perezoso hasta para leer las letras de las canciones.

Total, estamos ante un disco muy bueno y muy trabajado (como no podía ser de otra manera, estamos ante un músico muy grande y muy perfeccionista), muy adecuado como música de fondo mientras se trabaja o se estudia, pero que sigue en esta línea de madurez del que con cariño llamamos el abuelo Knopfler, en la que ya nadie espera que nos regale otro Sultans of Swing, o otro Walk of Life, canciones que quedan en su inspiración pretérita, pero que, afortunadamente, todavía podemos disfrutar en sus conciertos.

Os dejo con el video promocional:

Notas adicionales: 1) El disco salió el lunes, por si alguien no se ha enterado. 2) Empiezan a salir fechas de la gira 2008. Tocará en Barcelona el 2 de abril, en Madrid el 3 y en Granada el 5, y las entradas salen a la venta el 25 de septiembre, o sea, la semana que viene. Respecto a Inglaterra, lo que me queda más cerca es Londres del 25 al 27 de mayo. El resto lo podéis ver en la página del tour.

¡Argh! ¡Mi iPod nano no responde!

Me acabo de llevar un susto gordo, porque el aparatito no es precisamente barato.

Estaba escuchando canciones tan tranquilamente y le pulso la pausa para ir al baño. Cuando regreso la pantalla está apagada (bueno, esto es completamente normal, cuando ha pasado el tiempo suficiente pasa a estado apagado), normalmente con pulsar el botón play/pause de nuevo se activa de nuevo, pero esta vez no me respondía. Nada. Pero nada, nada.

Resignado y conpungido lo he guardado con la idea de conectarlo al ordenador al llegar a casa a ver si resucitaba.

He tardado como diez minutos en preguntarme si San Google sabría algo sobre el tema, y, efectivamente, lo he encontrado. Efectivamente, se soluciona haciendo un reset del aparato. Es importante aclarar que este reset no borra la memoria, aunque puede desconfigurar alguna cosa (sin comprobar todavía). Se hace así:

  • mover la palanquita del hold dos o tres veces, asegurándote que quede en posición desbloqueada (que se vea el blanco, no el rojo),
  • pulsar simultáneamente los botones menú y el botón central y mantenerlos pulsados entre 6 y 10 segundos, si todo va bien aparecerá la manzanita y todo volverá a funcionar de nuevo.