Herramientas visuales para gráficas de desarrollo

Copiaría línea por línea la entrada que ha hecho Rinzewind sobre el tema, que además merece un premio por el título que le ha puesto: El mundo en pelotas. De hecho, estaría autorizado a hacerlo por su política de publicación, pero como les es fácil y ir a verlo, y seguro lo han hecho ya, pues voy a desmarcarme un poquito poniendo uno de los videos que hay en la web de la herramienta que presenta Rinze:

Pero como lo más divertido es jugar con la herramienta (ejem), pueden ir directamente a este enlace, donde hay una versión reducida en flash con la que pasar un rato sorprendiéndose de cómo está el mundo.

¿Por qué un iMac?

Primer post que escribo desde el iMac.

Esta foto es de hace un rato, cuando estaba instalando el Leopard, que viene en un disco aparte con la actualización:

Dell y iMac

He de reconocer que no ha sido algo muy meditado. Meditado en el sentido de haber evaluado y contrastado todas las opciones. Hacía meses que necesitaba un ordenador nuevo y he podido aguantar gracias a que me fue cedido el viejo portátil (también en la foto) que usaba en la universidad.

No me apetecía tener Windows Vista. Hoy te vas a comprar cualquier PC y el Vista viene por defecto. Ya no hay la opción de quedarte con el XP, y es muy difícil que alguien te venda algo limpito para poder ponerle algún Linux. Sí, ya sé, podría haberme esforzado en buscar un poco, pero el Mac me venía rondando por la cabeza desde hace unos meses.

Empecé hace un par de años a usar el iTunes, y me gustó mucho. Hace poco más de un año nos compramos el iPod nano. Ahora tenemos uno cada uno y estamos muy contentos. Y de ahí al mac. Me ha acabado de convencer que sacaron el modelo aluminio en agosto y hace apenas un mes que está el Leopard como nuevo sistema operativo. Así que aquí tengo un último modelo que me ha de durar bastantes años.

Ha sido un salto al vacío, pero le entro con ganas. He usado Windows durante diez años y Linux en la universidad los últimos cinco. Ya tocaba plantearse nuevos retos, y es un buen momento. Me queda mucho que aprender, pero de momento, ya sé escribir con este teclado medio raro 😉 .

Obaba


Estaba convencido de que había visto más películas de Montxo Armendáriz, pero no, ésta es la tercera que veo después de Historias del Kronen (1995) y Secretos del corazón (1997). Teniendo en cuenta que esta última me encantó y la considero una de las mejores películas españolas de los 90, he fallado en recuperar el resto de su filmografía como se debe. Obaba (2005) tiene bastante que ver con Secretos del corazón en varios sentidos. Primero en que cuenta historias de un pueblo en la postguerra española. Segundo, que se esconde mucho más en los gestos y las miradas de los personajes que en lo que realmente la historia aparentemente cuenta.

Obaba es el pueblo al que llega una estudiante de comunicación audiovisual para hacer una práctica de una asignatura. Con la intención de pasar un fin de semana retratando los personajes del pueblo, descubrirá mucho más en el pueblo de lo que esperaba. Tenemos entonces una historia doble, la de Lourdes (una guapísima y natural Bárbara Lennie, gran descubrimiento), la estudiante que va descubriendo el pueblo, y los acontecimientos que sucedieron cuarenta o cincuenta años atrás y que marcaron la vida de los pocos que quedan en él. Son cuatro flashbacks, cada uno centrado en un personaje, con los que montaremos el puzzle de las complejas relaciones entre ellos, tanto las que se explican como las que sólo se insinúan. Tenemos más ingredientes, como una bellísima fotografía de Javier Aguirresarobe (¡cómo no!), una música estupenda (Xavier Capellas) y esas notas de realismo mágico que le da un aire misterioso al pueblo y a lo que sucede en él; esos lagartos que te pueden hacer llegar a enloquecer, esa obsesión por contarlo todo, el número de pasos hasta el cementerio, el número de peldaños de la escalera, el número de lentejas del bote, … Y unas interpretaciones estupendas de todo el reparto: Juan Diego Botto, Eduard Fernández (increíble, como siempre, es uno de los mejores actores del cine español sin ninguna duda), Mercedes Sampietro, Lluís Homar (que aquí sí está bien, aunque sale poco), Héctor Colomé (el amo del hostal), Txema Blasco (el sordo), Iñake Irastorza (su hermana), Peter Lohmeyer (el alemán), …, incluso Pilar López de Ayala (la maestra) que siempre me ha parecido falsa, aquí está casi bien. Y qué decir de los niños, que están increíbles todos.

Total, una película hermosísima que me ha recordado que hay otro director vasco, aparte de Julio Médem, al que hay que seguirle la pista, y del que tengo que recuperar el resto de sus películas.

Anuncio de Freixenet 2007

Renovarse o morir. Fuera burbujitas. Fuera glamour. Un Scorsese que si se descuida parece Woody Allen (las gafas, los gestos, la voz) nos hace un excelente homenaje a Hitchcock en un corto de 10 minutos.

Freixenet 2007

El video aún no está en youtube (aunque tardará segundos), por eso no lo pongo directamente aquí, pero podéis pulsar en la imagen para ir a la web y verlo.

Animals ferits


Es posible que Ventura Pons sea el mejor director de la cinematografía catalana. Y seguramente J. J. Bigas Luna es el peor. El caso es que ambos son mediocres, pero es que son los dos únicos directores catalanes que hay, al menos los dos únicos que trabajan de forma más o menos constante. Bigas Luna tiene más éxito por que es más polémico, y es bastante pretencioso. Aunque sus respectivas buenas películas son comparables en calidad, la diferencia entre los dos es que la mitad de las pelis de Bigas Luna son truños insoportables. En cambio, Pons es más artesano, cuida más la fotograía, el ritmo, los actores…, y algunas veces arriesga con argumentos que son un juego cinematográfico, y de esos guiones arriesgados (siempre basados en relatos de escritores catalanes reconocidos) ha sacado sus mejores (El perquè de tot plegat, Morir… o no) y sus peores (Carícies) películas.

La que nos ocupa (Animales heridos en su versión castellana) es la historia de tres parejas (y sus respectivos amantes, cuando toca) que andan camino del fracaso. Sin duda la más interesante es la primera de todas, con el personaje de José Coronado disfrutando de los placeres de Aitana Sánchez Gijón en la habitación 1723 del hotel Reina Sofía de Barcelona, mientras que su matrimonio ya no le aporta nada. Éstos son de la clase alta. De la clase media, una pareja joven y sin hijos van a pasar las vacaciones de agosto a un cámping de Cadaqués. Allí ella tendrá un roce con el monitor de la piscina. La tercera es la historia de la criada de la primera pareja, con un peruano recién llegado a Barcelona. Como a medida que transcurre la película las historias van perdiendo interés, y no hay realmente un final, sino que la peli se queda en el retrato de las tres relaciones, pues no aporta mucho, la verdad, a pesar de las buenas interpretaciones y del nostálgico (para mi) retrato de Barcelona y la Costa Brava.