Animals ferits


Es posible que Ventura Pons sea el mejor director de la cinematografía catalana. Y seguramente J. J. Bigas Luna es el peor. El caso es que ambos son mediocres, pero es que son los dos únicos directores catalanes que hay, al menos los dos únicos que trabajan de forma más o menos constante. Bigas Luna tiene más éxito por que es más polémico, y es bastante pretencioso. Aunque sus respectivas buenas películas son comparables en calidad, la diferencia entre los dos es que la mitad de las pelis de Bigas Luna son truños insoportables. En cambio, Pons es más artesano, cuida más la fotograía, el ritmo, los actores…, y algunas veces arriesga con argumentos que son un juego cinematográfico, y de esos guiones arriesgados (siempre basados en relatos de escritores catalanes reconocidos) ha sacado sus mejores (El perquè de tot plegat, Morir… o no) y sus peores (Carícies) películas.

La que nos ocupa (Animales heridos en su versión castellana) es la historia de tres parejas (y sus respectivos amantes, cuando toca) que andan camino del fracaso. Sin duda la más interesante es la primera de todas, con el personaje de José Coronado disfrutando de los placeres de Aitana Sánchez Gijón en la habitación 1723 del hotel Reina Sofía de Barcelona, mientras que su matrimonio ya no le aporta nada. Éstos son de la clase alta. De la clase media, una pareja joven y sin hijos van a pasar las vacaciones de agosto a un cámping de Cadaqués. Allí ella tendrá un roce con el monitor de la piscina. La tercera es la historia de la criada de la primera pareja, con un peruano recién llegado a Barcelona. Como a medida que transcurre la película las historias van perdiendo interés, y no hay realmente un final, sino que la peli se queda en el retrato de las tres relaciones, pues no aporta mucho, la verdad, a pesar de las buenas interpretaciones y del nostálgico (para mi) retrato de Barcelona y la Costa Brava.

2 opiniones en “Animals ferits”

  1. Pues la verdad es que ellos dos están estupendos y su historia es la mejor. La lástima es que sólo dura los primeros 30 ó 40 minutos de la peli. De todos modos, tengo amigas (y algún amigo), que no se quejarían, porque en la segunda parte sale Marc Cartes (échale un ojo si quieres tener otro descubrimiento catalán junto a Adrià Collado) y el peruano-inca de la tercera historia tampoco está nada mal. A mí en las otras historias me fallan ellas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *