Sweeney Todd


Sweeney Todd poster Aviso que mi visión sobre esta película viene completamente desviada por el hecho de que se juntan dos de mis pasiones culturales: Stephen Sondheim y Tim Burton. El musical de Broadway de Sondheim es una obra maestra de los musicales y tiene el extraño punto a su favor de que es un musical de terror, con la aparente contradicción que eso implica. Cuando hace muchísimos años (más de diez) empezaron los rumores que Burton quería hacer la película, pensé que no había nadie mejor que él para ello, y cuando realmente se empezó a hacer y empezaron a salir las noticias sobre el reparto (Johnny Depp, Helena Bonham-Carter, Alan Rickman, Sasha Baron-Cohen), todo cuadraba perfectamente.

Y ayer vi la película, y todo cuadra perfectamente. Cualquier expectativa que yo pudiera tener se cumple en la película. Se entiende que todas las expectativas, excepto una: el factor sorpresa. Lo que hubiera yo dado ayer por entrar a ver la película sin saber nada sobre ella, sin haber visto previamente el musical, sin saberme la versión catalana de las canciones de memoria, incluso sin saber nada del argumento, o sin saber siquiera que es un musical. Para quien entra al cine virgen sobre la película, el shock ha de ser muy fuerte, y eso lo envidio mucho.

Lucho en estos momentos contra la tentación de escribir en esta reseña un amplio estudio sobre las pequeñas diferencias entre la película y el musical del teatro. Primero porque la mayoría de los que me leéis no habéis visto ninguna de las dos cosas (faltan tres semanas para que estrenen la película en España), y segundo porque es un ejercicio inútil, el musical y la película deberían ser tratados como cosas diferentes aunque en mi cabeza se hayan enmarañado. En cualquier caso, que sepáis que hay algunos pequeños detalles que me gustaron más en el teatro y que pienso que mejoran la historia y los personajes y que en la película no están tan bien tratados.

Paso directamente a enumerar todo lo bueno que encontramos en Sweeney Todd, y a ver si así os animo a verla y que me contéis. Primero, el reparto es excepcional. Johnny Depp, soberbio, como siempre, su interpretación está a la altura del personaje (que todo sea dicho es un personaje caramelo para todo actor). Helena Bonham-Carter en general no me gusta, pero aquí está excepcional, su Mrs. Lovett manipuladora, interesada, pero frágil y cegada de amor es el contrapunto perfecto a su partenaire, su amor imposible. Como estoy enamorado de Alan Rickman y de su voz, no puedo ser imparcial, como tampoco lo es el inmoral Juez Turpin, su personaje. Todo el resto de secundarios, incluso los niños y este Sasha Baron-Cohen tan diferente a su Borat, están estupendos.

Pero en lo que Tim Burton siempre deja más huella es en la estética, y aquí, lo que más me ha fascinado es el vestuario. Esos vestidos y trajes victorianos y andrajosos que a la vez son increíblemente hermosos. Y luego está la aparente “dejadez” técnica en otros dos aspectos fundamentales de la película: los decorados y el maquillaje. Lo de los decorados también es típico de Burton, es aquello de que ya que estás usando maquetas, que se note que son maquetas. Lo mismo pasa con el maquillaje; es deliberado que se note el maquillaje de los personajes y que se note que éste muestra su estado de ánimo y su tormento interior. Y lo mismo ocurre con la, llamémosle “exageración sangrienta” de la película, que parece salida de las películas de Dario Argento. Estoy seguro que Burton tenía los medios para hacer la sangre, el maquillaje y los decorados mucho más realistas, pero entonces le hubieran faltado varios homenajes al cine kitch y naïf del que su propio cine es producto, incuidos autohomenajes a su propio cine (lo de las maquetas es marca de la casa) y al musical que origina la película (donde la sangre salpicaba literalmente al público de las primeras filas).

Total, que estamos ante una película diferente, que mezcla varios géneros (musical, terror de psicokillers, drama victoriano, y un punto de gore) de una forma como sólo Tim Burton podía hacerlo, y, ciertamente, cumple con las expectativas.

(Crítica de Sweeney Todd publicada simultáneamente en Muchocine.net)

5 opiniones en “Sweeney Todd”

  1. A los del blog no oficial de Mara Torres (uff, ya podríais tener nombre): Interesante entrevista, aunque no ayuda nada la superposición de la voz original de Tim Burton, con la del traductor y con los diálogos y canciones de la película. Mejor la entrevista a Alex de la Iglesia 😉 .

    Quikosas, de nada.

  2. Hola maco!

    La peli mola y ya que estás enamorado de Alan Rickman, te dejo esto para que tus lectoras se enamoren de el también. A mí no me gustaba nada, pero después de ver este video, empiezo a cambiar de opinión. Lástima, aquí no escucharás su voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *