Improvisación

Me acabo de enterar que esta tarde, en cuanto salga del trabajo, nos vamos a pasar el fin de semana a Lake District.

Esto me pasa por no tener nada organizado para el cumpleaños de Estela, que es mañana, y una amiga de ella le acaba de proponer que nos unamos a su plan.

Va a estar bien, seguro, sólo que estoy en una edad en que esto de salir por la tarde a un lugar a 400 quilómetros donde no tenemos un hotel reservado para la noche me da un poco de reparo. El lunes os cuento.

(… y la cámara sin baterías ¡aaaargh!)

The Host


Después de una hora y cuarenta minutos de película, Estela me dice: «Me estoy aburriendo». Cuando terminó, pilló un rebote por «haber perdido dos horas de un domingo por la tarde». En realidad yo pienso que la película no está tan mal. Sí que dura media hora o cuarenta minutos más de lo necesario para contar lo que cuenta, pero como «película con monstruo gigante» tiene su gracia.

En realidad lo que me sobra es lo que se supone que es lo original de la película, que son estos personajes (idiotas) que vienen de una familia desestructurada y que quieren salvar a la pequeña de las garras de este monstruo a medio camino entre Godzilla y tiburón, y que es sin duda lo mejor de la película. Si me cortaran todo menos las partes donde sale el bicho, tendríamos un estupendo mediometraje de treinta o cuarenta minutos y estaríamos bien satisfechos.

La dalia negra


A mí las películas de Brian de Palma me suelen gustar más que al resto de cinéfilos. De las cuatro últimas, me gustaron Femme Fatale (2002) y Snake Eyes (1998), aunque aborrecí Misión a Marte (2000) y Misión imposible (1996). Así, esta Black Dahlia tenía muchos puntos para gustarme; una historia que se desarrolla en el Hollywood de los años 40, con un asesinato excéntrico basado en una anécdota real. Una vez vista la película aún me da más rabia porque pienso que hay muy buenas ideas que se quedan a medias porque la peli tiene un gran problema, la falta de definición, está descentrada, no sabe qué tipo de película es, se intenta una mezcla de géneros y no se llega a ningún lado. Durante gran parte del metraje la película es una descripción de los personajes, centrándose inexplicablemente en el menos interesante de todos ellos, el policía Bucky (Josh Harnett). Del resto de personajes se nos ocultan intencionadamente cosas que saldrán a la luz en la intrincada pirueta argumental final, que intenta resolver a lo Hitchcock una trama que quizá hubiera estado mejor insinuada, como sabe hacer David Fincher en Zodiac.

Al final todo resulta un pastiche incoherente, eso sí, con muy bonita música y fotografía, y con bellezas como Scarlett Johansson y Hilary Swank, que aportan estética al conjunto. Es una lástima por lo que podría haber sido y no fue.

El insulto del ladrón de bicicletas

A finales de octubre la rueda trasera de mi bicicleta sufrió un pinchazo. Desde entonces, básicamente por desidia, pero también por el frío, he ido al trabajo en autobús, aunque me cuesta el doble de tiempo. La gran ventaja ha sido no planeada, y es que en estos tres meses he acabado casi seis libros gracias a los trayectos en autobús.

Esta mañana, aprovechando que llevamos cinco días soleados y hoy no ha sido una excepción, me he decidido por fin a arreglar la rueda de la bicicleta. Mi gran sorpresa ha sido que al sacar la llave del candado para separarla del árbol al que ha estado atada todos estos meses, no he encontrado la cadena del candado. La bicicleta seguía allí, en la misma posición en que la dejé hace tres meses, con la cámara deshinchada dentro de la cubierta, la cadena mucho más oxidada, pero sin atar al árbol y con el candado desaparecido. Quién sabe durante cuánto tiempo la bicicleta debe de haber estado así, a merced del primero que pasara (y se fijara).

Lejos de preocuparme, me ha hecho mucha gracia. ¿Quién quiere romper un candado para no llevarse la bicicleta? ¿Quién quiere un candado sin su llave (la cual está todavía en mi llavero, por cierto)? ¿Quién quiere un candado probablemente roto? Ya sé que mi bicicleta es una mierda barata de segunda mano, y que hasta esta mañana tenía la rueda pinchada, pero ¿no me he de tomar como un insulto que alguien se lleve el candado y deje la bicicleta?

La vida es surrealista.

Empate

Hace unos días pensaba que por qué los periódicos socialistas seguían difundiendo encuestas en las que daban como ganador a Zapatero, cuando eso no interesa, porque si damos por entendido que el votante típico de izquierdas es más pasivo que el de derechas, y la victoria de Zapatero se da por segura, es más fácil que los posibles votantes del PSOE se queden en casa mientras que los de Rajoy no, aparte de porque éstos siempre votan, se alienta el «voto desesperado».

Hoy mis dudas se han resuleto:

El sondeo del CIS refleja un empate técnico entre el PSOE y el PP cara a las legislativas

Zapatero ya tiene tensión: el PSOE sólo aventaja en 1,5 puntos al PP