De medios de transporte e inversiones

Desde que Estela empezó a trabajar a finales de febrero, a dos edificios de donde estoy trabajando yo en el mismo parque empresarial, hemos estado viniendo en coche al trabajo. También ha coincidido que su madre ha estado tres semanas con nosotros, y nos propusimos llegar al trabajo antes de las 8 de la mañana, para que ella pudiera salir antes y estar más rato con su madre. Yo seguía trabajando hasta las seis.

Todo esto fue hasta la semana pasada. Fue el jueves que me vino con la propuesta de una amiga suya de ir a pasar el fin de semana del 26 (el que viene) a Gales a hacer bicicleta. Le dije que estaba loca. Mi bicicleta llevaba dos meses con la rueda de atrás pinchada, al lado de la suya que no ha tocado desde que la compramos en febrero. Nuestro estado físico da mucho que desear, cuando nuestro único ejercicio físico las últimas tres semanas había sido hacer paseos turísticos para contentar a la suegra, y antes ni eso. Y luego está el coche, que desde el 5 de abril lo tenemos oficialmente ilegal en Inglaterra.

Discutimos un rato hasta que llegamos a un acuerdo: el sábado haríamos la prueba de venir hasta el trabajo en bicicleta, y si la superábamos, desde el lunes vendríamos en bicicleta al trabajo todos los días durante dos semanas. Así solucionábamos lo de ponernos algo en forma y lo de no tocar el coche hasta el viaje a Gales. Pues hasta hoy, lo hemos cumplido; llevamos cinco días viniendo juntos al trabajo, seguimos llegando a las ocho, y nos pegamos quince quilómetros diarios de pedaleo, siete y medio de ida, siete y medio de vuelta.

En cualquier caso, yo he estado sufriendo el mal estado de mi bicicleta. El sábado hinché la rueda y conseguí engrasar la cadena hasta que dejó de encallarse, ya que el óxido había hecho estragos en ella, pero la rueda no duraba hinchada más que unas horas y no tenía frenos. Hinchar la rueda cada vez que he de usar la bici es un engorro, pero ir sin frenos es peligroso y en tres días me he pegado varios casisustos. Así que ayer, que por fin tenía la hora de comer libre después de un par de días viendo pisos (1), tomé prestada una llave del ocho y arreglé los frenos. Fue más fácil de lo que creía y no tuve que usar la opción B de llevarla a un taller. Igualmente, tomé la decisión de hacer una inversión en la bicicleta y por la tarde me fui al Halfords a llenar el carro de la compra: dos cubiertas, que las que tenía ya estaban podridas, una cámara a prueba de pinchazos (que ya estoy harto, que ya he pinchado seis o siete veces desde el verano), una llave para los frenos, unas pastillas de freno, una cadena anticorrosión y un casco para Estela. Llegué a casa, puse la nueva cámara y las nuevas cubiertas, dejé las pastillas de freno y la cadena para el fin de semana. Al subir a casa examiné la cámara que acababa de sacar, encontré el pinchazo y lo parché, así la tengo de recambio por si me falla la de delante. Me lavé las manos, cenamos, y nos pusimos a terminar de ver el episodio piloto de El coche fantástico 2008, sólo para darnos cuenta de que nos volveríamos a dormir antes de terminar de verlo…

(1) El tema de los pisos dará para otro post próximamente, sólo digo que esta tarde tenemos tres visitas más.

6 opiniones en “De medios de transporte e inversiones”

  1. ¡He aquí la razón de esta gran ausencia! ¡La suegra y los pisos!
    Enhorabuena por el cambio del coche a la bici, en serio. Espero que le pilles el gusto y dure aunque el tiempo no acompañe siempre 😉

  2. Doncs està molt bé que feu el que jo no he fet mai (tot i viure al costat de la facultat) i hagueu canviat el cotxe per la bici!!! Ara ja només falta trobar pis… espero que en trobeu un aviat!

  3. ;e acuerdo que cuando era estudiante también me movía por la ciudad en Bici… y era bastante satisfactorio volver de la facultad ocn las melenas al viento bajando por la diagonal… aunque la subida era durilla 😛

  4. Quikosas, en parte sí es la razón de mi ausencia. La otra parte la acertó Raquel en su momento, y es que ahora en el trabajo sí que estoy siendo productivo. 😉

    Sílvia, és que lo teu no té nom, com a mínim t’hauries de sentir una mica culpable…

    Jamfris, también es distinto estar en una ciudad grande como Barcelona, que en una ciudad pequeña (pueblo grande) como Cambridge

  5. Un par de cosas:

    – No se sois conscientes que Gales is the ” Valley land”, totalmente contraria a esta parte del mundo. Alli son todo montañitas. No es por desanimaros, pero ir en bici por aqui no tiene nada que ver en ir en bici por alli.

    – Venus y Dimitris estan locos, no paran ni un momento!!! Solo oir hablar de ellos ya me agota!!! Bueno asi al menos os pondreis en forma.

    – Fue este fin de semana o el pasado? Si fue este, como ha ido?

    – Precisamente Pete me preguntaba por tu house humting ayer a medianoche de camino a casa, y no te ofendas, pero ni lo sabia ni me importaba en esos momentos. Ya veo que estais imparables, yo creo que podrias escribir un libro, una rough guide o algo asi, o mejor, dedicaros profesionalmente a esto. Yo me hubiera metido en el primero que encontrara por pura perreria.

    – Bueno a ver si hablamos pero otro dia, que hoy no existo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *