Dejando de buscar el piso perfecto…

… porque ya hemos encontrado algo. Bueno, no es una casa perfecta, pero se acerca bastante. Dejad que os explique…

El piso donde estamos ahora es bonito, cálido y acogedor, pero es pequeño y está lejos del trabajo. Así que desde enero hemos estado mirando pisos para mudarnos. Básicamente hemos estado buscando:

  • Un piso de dos habitaciones. Tres hubiera estado bien, pero entonces el presupuesto se disparaba.
  • Algo más cerca del trabajo. Estaba la opción de buscar por el norte de Cambridge (ahora estamos al sur y hemos de atravesar la ciudad para llegar al trabajo) o en los pueblos de alrededor, un poco más baratos, pero lejos de la civilización y obligándonos a utilizar el coche.
  • Precio máximo: 800 libras.

Éstas han sido las líneas generales; el filtro de selección en el momento de buscar en los anuncios clasificados de internet. Ahora bien, desde que en diciembre vimos dos o tres, hasta la semana pasada, hemos visto seguro unos veinte o veinticinco pisos, que hemos ido descartando porque no eran «perfectos». Aquí va una lista con posibles motivos de descarte:

  • Moqueta en el baño. Yo pensaba que era una leyenda urbana, y de hecho, en los primeros que vimos no había mucha moqueta, pero es real: los baños en Inglaterra tienen, en general, moqueta hasta en el baño. Y sí, hemos descartado al menos dos pisos que era perfectos, en todo, menos en el detalle de la moqueta en toda la casa y, en particular, en el baño.
  • Falta de espacio. En general hemos estado buscando un piso ya amueblado, pero hemos sido algo flexibles en ésto. Eso sí, un piso sin lugar para armarios, con las habitaciones pequeñas, la cocina pequeña y sin armarios empotrados quedaba descartado.
  • Cocina americana. Éste era el único inconveniente del piso de Girona, y yo tenía claro que quería la cocina separada del comedor. O una cocina comedor con la salita aparte.
  • Sin lugar para guardar las bicis y el coche. Debía tener, mínimo, un lugar asignado para el coche y un trastero o un cobertizo para guardar las bicicletas.
  • Según el barrio. Quizá fue exagerado, pero descartamos uno de los pisos, que no tenía ningún defecto, porque cuando fuimos a verlo había un policía picando a la puerta de los vecinos. Vimos dos o tres pisos más en ese barrio, pero ya con reservas.

Por último, lista de cosas no imprescindibles, pero que puntúan:

  • Amueblado. Y mejor con buenos armarios y dos camas o una de matrimonio en la segunda habitación.
  • Doble cristal, que hace frío en invierno, y es ecológico.
  • Instalación de gas, para la cocina y la calefaccón.
  • Instalación de Virgin Media, que es donde tenemos contratado el teléfono e internet.
  • Trato directo con el dueño. Y mejor si se ve buena persona. Muerte al intermediario chupasangre.

Pues la semana pasada vimos, en total, cinco pisos; uno el miércoles, tres el viernes, y teníamos cita para un cuarto piso el mismo viernes que, agotados, dejamos para el sábado, sólo que el viernes por la noche ya nos habíamos decidido por el que habíamos visto el miércoles y el del sábado lo vimos por verlo, y, por cierto, era de los que eran perfectos excepto por la moqueta en el baño…

Total, que el 17 del mes que viene entramos en una casita adosada, a medio camino entre el centro de Cambridge y el trabajo, muy cerca del río en un barrio llamado Chesterton. A Estela no le acabó de gustar que no tiene doble cristal y que la nevera de la cocina es pequeña. Otro posible problema que yo le encuentro es que la habitación da a una calle bastante transitada; no es que sea una avenida, pero es una calle por donde pasa el bus y hay varios comercios justo enfrente. Todo lo demás se ve muy bien, lo que nos acabó de convencer es que es trato directo con el dueño y el señor se ve muy accesible, además de parlanchín. Él dice que nos pone todos los muebles que necesitemos, literalmente «para entrar a vivir sólo necesitaréis traer vuestra comida y ropa». También tiene un pequeño jardín con un cobertizo para las bicis y, por supuesto, no tiene moqueta en el baño.

El lunes ya firmamos el precontrato.

14 opiniones en “Dejando de buscar el piso perfecto…”

  1. Doncs me n’alegro molt, sobretot que hagueu pogut trobar alguna cosa sense moqueta al bany! Algú els ha d’explicar a aquesta gent el que és la higiene…

  2. Aix, juer, pues me alegro mucho. Seguro que os apañáis bien, y lo de estar cerca del trabajo es todo un lujo, eso seguro 😉 Ya nos enseñaréis algunas foticos, ¿vale?

    Por cierto, que tenemos en mente ir a Inglaterra en algún momento, y quizá lo elijamos para vacaciones de verano. Si finalmente lo decidimos, ya os avisaremos, que estará bien verse por esos lares 😀

  3. Gracias, Níniel, estaremos encantados de teneros por aquí, y ya sabéis que tenéis habitación.

    Nosotros sólo nos pillaremos unos días a finales de junio, que me han invitado a formar parte de un tribunal de tesis en Granada y lo aprovecharemos como minivacaciones. Luego supongo que me guardaré todas las vacaciones que me queden para ir a México en diciembre. Así que julio y agosto libres para quien quiera visitarnos. De momento tenemos la agenda vacía…

  4. Felicidades! La búsqueda de piso siempre es complicada… y nunca encuentras aquello que buscabasm pero suelen aparecer opciones interesantes.

    Y lo de baño en la moqueta… mare meua!

  5. Me alegro, hombre. Que buscar piso no crea que sea el hobby de ninguno. Tiene su gracia por la ilusión del principio y tal, pero llegado un punto se hará pesado, ¿no?
    Saludetes y enhorabuena.

  6. Jamfris, «baño en la moqueta», juas, juas, …

    Charlie, gràcies.

    Quikosas, cuando Estela leyó tu comentario me dijo que estaba completamente de acuerdo.

    Raquel, pues sí, ahora Estela ya no sabe qué hacer cuando se conecta a internet, y está volviendo a su doctorado en enfermedades raras que sólo le pasan a ella. Tendré que recordarle que es urgente encontrar una funda nueva para el sofá.

  7. Doncs moltes felicitats, com sabeu fa poc que hem passat per la mateixa experiència, i després d’un mes de reformes el dimecres que ve per fi ens hi traslladem.
    Per cert, si per les vacances d’estiu no veniu no ens podrem veure, ja que la Mònica ja no podrà agafar avions. A veure si ens veiem abans en aquesta escapadeta que comentes.

  8. Y ahora soy yo la que pide fotosss!!! 😀

    (en serio, lo de la moqueta en los baños es que es de aupa, para pillarse cosas en los pies y no parar, señoraaa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *