Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal


Es posible que darle tres estrellas a una película de Indiana Jones se pueda interpretar como un rotundo fracaso. Eso sería así si uno hubiera ido al cine con la esperanza de ver algo tan increíblemente bueno y disfrutable como En busca del arca perdida y La última cruzada, pero como era muy poco probable que Spielberg ni siquiera se acercara al nivel de las anteriores, pues no me esperaba nada. Bueno, en realidad me esperaba exactamente lo que vi: una película de Indiana Jones, entretenida y espectacular, pero poco más.

A priori, la situación histórica (si Harrison Ford tiene 19 años más que cuando hizo La última cruzada, la de la calavera de cristal pasa 19 años después que la anterior, en pleno apogeo del rock’n’roll y el comienzo de la guerra fría) y la eleción de personajes (la protagonista femenina de la primera película y la aparición de un hijo que apunta maneras para hacer cinco o seis películas más él solito) son un acierto (y si no un acierto, al menos era la única manera de que no fuera una gran cagada). Lo que ocurre es que la trama es directamente estúpida. Yo lo siento, pero juntar a extraterrestres y a Indiana Jones en la misma película no me emulsiona: es mayonesa cortada. ¡Ah! Y los nazis como malos me molan mucho más que los rusos. Pero no he venido a llorar lo que me gustaban las películas anteriores, así que voy a intentar decir qué me gusta de ésta.

Me gustan las escenas de acción, especialmente la primera del almacén y la persecución con los coches por la selva con la fabulosa aparición de la mismísima marabunta de Charlton Heston. Me encanta la música de John Williams y los sutiles arreglos que le ha puesto para hacerla algo distinta de las anteriores. Me gusta que en ningún momento pierde la esencia de una película de Indiana Jones, a pesar de los extraterrestres y de los rusos, no deja de ser él. Es más, Indiana Jones, casi veinte años después, es más Dr. Henry Jones y menos Indiana, asumiendo, casi integrando, el gran papel que hizo Sean Connery, y gracias a eso le echo de menos un poquito menos. Y bueno, la parte Indiana se la queda un Shia Le Bouf con un personaje menos desarrollado de lo que me esperaba, pero que seguro tiene la oportunidad de resarcirse en las dos o tres películas que nos van a plantar sobre Indiana Jones, Júnior, Júnior.

7 opiniones en “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal”

  1. La primera escena de acción es de lo mejor… la parte de la moto en la biblioteca tiene un punto.

    Pero lo de los extrarrestres no tiene perdón de Dios.

    Y digo yo, ya que te has puesto y has entrado en el area 51? Por que no aprovechas y la saqueas del todo? Como el arca, por ejemplo?

    La película es entretenida y visible… pero altamente mejorable., El guión realmente es de risa… no se que les convenció para rodarla.

    Los indios ninja que s eocultan durante centurias detras de la pared por si algún día viene alguien?

  2. Ah! Y si, los Nazis mnolan más que los rusos… al menos que ESTOS rusos. Si se hubieran puesto en territorio europeo..

    Y quien se lleva la Harley en avioneta a los andes… para dejarla allí?

    El siguiente turista debió flipar 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *