Sexo en Nueva York, la película


Cuando fuimos a ver la última de Indiana Jones, Estela me hizo prometer que la próxima vez decidía ella, y que la decisión sería Sex and the City. No puse objeción, y me pareció justo, ya que casi siempre decido yo. Personalmente esta semana tenía dos opciones preferentes (1 y 2), pero ya hacía tres semanas había dicho que sí…

Aparte de ser una película que es la continuación de una serie sobre mujeres y hecha para mujeres, yo tenía el problema que no había visto la serie. Hace algo más de un año, cuando yo estaba cien por cien dedicado a la escritura de la tesis, bajé las seis temporadas, que Estela devoró en algo menos de dos meses. Para mí era ruido de fondo, pero aún así llegué a conocer lo básico de cada personaje y la trama general de la serie (amores y desamores de las cuatro protagonistas). No es que sea necesario saber nada sobre la serie para seguir la película, cuya trama se desarrolla tres años después de la última temporada. Son tres años en los que no ha pasado nada importante a ninguna de las protagonistas, y de pronto, nuevos sucesos ocurren: una se va a casar, otra se va a divorciar, otra se replantea su vida y la última… bueno, no digo nada que es espoiler, aunque fácilmente imaginable.

Al final es como un episodio doble alargado (demasiado) hasta las dos horas y pico de peli, entretenido y a ratos interesante. Hablo sobre el planteamiento de decisiones tipo casarse y tener hijos. Luego está la parte superficial. No sé realmente qué opinar sobre el tratamiento que se da sobre la mujer de cuarenta y tantos. Por un lado son mujeres que no ocultan su edad, orgullosas de su madurez, pero en muchos momentos se comportan de forma superficial y casi infantil, aunque eso es parte del juego de la peli (y la serie), retratando a esclavas de la moda prestándose al juego nada disimulado de ser maniquíes de escaparate, modelando bolsos, vestidos y zapatos de las marcas de alto standing, buscando para la película el mismo propósito que las revistas de moda: pagamos una revista que tiene el setenta por ciento de las páginas con anuncios de grandes marcas, y en el resto, unas cuantas historias de romances y cotilleo para disimular.

2 opiniones en “Sexo en Nueva York, la película”

  1. Pero en resumidas cuentas, y que conste que esta vez me he leido TODO el post, la recomiendas o no?

    (Has visto, me entoy comportando…. comentario en relacion al post!!!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *