Carsharing, o cómo tener un coche a mano sin ser el propietario

Después de dejar el coche en Barcelona hace ya un mes (que todavía está en venta, por cierto), nuestra intención era esperar uno o dos meses a comprar un coche de segunda mano en Inglaterra. En realidad, ahora que vivimos a cinco minutos en bicicleta del trabajo, el coche sólo lo necesitamos una o dos veces al mes para ir a visitar a Raquel o a Venus, o para algún otro evento esporádico que nos surja. Así las cosas, en la misma semana, un compañero de trabajo me comentó a mí, y una compañera le comentó a Estela que podíamos usar el carsharing, algo que en principio es ideal para nuestro caso.

La idea es similar a la de alquilar un coche, pero en la que pagas por horas y a través de una suscripción. Hay un pago anual de membresía (en nuestro caso es de 50 libras) y luego, cada vez que usas el coche pagas seis libras la hora (si es un Golf) o cuatro libras la hora (si es un Polo). Si lo pillas más de ocho horas, lo puedes tener hasta 24 horas por 50 libras. Las primeras 30 millas que hagas en un día vienen incluidas en el precio, y a partir de ahí, te cobran 23 peniques por milla. Si has de poner gasolina o lavar el coche, lo puedes pagar con la tarjeta que viene dentro del vehículo, y el resto se basa en la confianza. Te piden por supuesto que lo cuides, que lo dejes aparcado en el lugar que tiene asignado y con al menos un cuarto del depósito de gasolina lleno, que lo mantengas limpio y que conduzcas con cuidado, aunque si hay multas no te preocupes que te las van a cobrar, y si hay un accidente la franquicia es de 500 libras. Puedes quitar la franquicia pagando un extra mensual, lo cual es una decisión personal, como si tuvieras tu propio coche.

Me puse a hacer cuatro cuentas y vi que si lo usamos dos días completos al mes (100 libras), nos sale a cuenta de sobras, ya que tardaríamos tres años y pico en gastar las 4000 libras que nos gastaríamos en uno de segunda mano, y eso sin contar el seguro y posibles reparaciones, que en el caso del carsharing están incluidos. De acuerdo que después el precio por milla es superior al gasto estricto de la gasolina, pero eso es algo que ayuda a la concienciación de cuál es el gasto real de un coche, que debería incluir el desgaste, la amortización, el seguro, los líquidos varios…, que no nos damos cuenta, pero mantener un coche es un desperdicio económico y ecológico importante, y así sabemos qué es lo que gastamos realmente por tiempo y distancia de uso.

Nosotros nos dimos de alta la semana pasada pensando que lo usaríamos para el concierto de los Gipsy Kings, pero como al final nos llevaron, lo estrenaremos el próximo sábado, que nos han invitado a una fiesta a un pueblo a unas 15 millas de aquí. Ya os contaremos la experiencia.

Enlaces:

4 opiniones en “Carsharing, o cómo tener un coche a mano sin ser el propietario”

  1. Us felicito i animo a tothom que faci números.

    Nosaltres utilitzem el carsharing des de fa 4 anys (fa uns 5 que està en funcionament a Barcelona) i és una sol·lució excel·lent si fas poc ús del cotxe.

    Aquí funciona amb un tant per hora i un altre per quilòmetre. Hi ha diferents tarifes, nosaltres som autònoms i utilitzem la tarifa d’empresa i surt a 16c el quilòmetre (els 100 primers quilòmetres 23c) i 2’20€ l’hora. Pots llogar el cotxe només un quart d’hora abans d’utilitzar-lo i hi ha 6 categories de vehicles.

  2. Pues sinceramente, me parece de puta madre. Con perdón. O sin él.

    Aquí Luis comparte coche para ir al curro, y se está pensando pillarse casco para ir en bici cuando hace buen tiempo (parte del camino es por carretera…)

    Yo, como tiro de bus, o pata…

Responder a Quikosas Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *