Picnic en Audley End con los Gipsy Kings

Hubiera estado bueno si se nos ocurre ir a ver a los Gipsy Kings como si fuera un concierto normal: nos pillan en bragas. Menos mal que íbamos acompañados de gente que sabía de qué iba el asunto.

Picnic
De picnic…

Resulta que aquí en Inglaterra se estila mucho lo de los Picnic Concerts. Si el concierto empieza a las 8, las puertas están abiertas desde las 2, y la gente entra en plan domiguero, con sus mantas, sus canastas, sus mesas, sus sillas, sus sandwiches y, sobre todo, sus cervezas, para tirarse en la hierba a pasar las horas hasta que empieza el concierto, cuando justo antes de que la resaca empiece a aparecer, la sudan bailando.


Concierto

…esperando a que empiece.

A nosotros nos tocó llevar nuestro menú internacional: tortillas de patatas y guacamole, que empezamos a comer, con un ojo puesto en las nubes amenazadoras que finalmente no descargaron, como una hora antes de que empezara el telonero.

Respecto a los Gipsy Kings, debo reconocer que yo no sabía casi nada de ellos y son un grupo bien curioso. Son franceses (aunque hijos de gitanos catalanes huidos de la guerra civil), hacen rumba catalana (mezcla de rumba, flamenco, pop y música ligera, según la wikipedia) y tienen un nombre bien inglés. Además, resulta que son todos familia, hay nueve guitarras en el escenario y cuatro de ellos son zurdos. Djobí, djobá, Bamboleo (que es de ellos y no de Julio Iglesias, como yo pensaba) y otras canciones conocidas sonaron anoche mientras un desafinado coro de ingleses borrachos las cantaban y bailaban. El concierto lo disfruté, aunque debo reconocer que me pasó como con el flamenco en general; me encantan las guitarras, y el guitarra solista de los Gipsy Kings, Tonino Baliardo, es un auténtico maestro, pero cuando se ponen a cantar, con todo su sentimiento, a mí me deja de llegar.

Hellboy


Desde El Laberinto del Fauno tengo a Guillermo del Toro como unos de los directores actuales más prometedores. Ahora está a punto de estrenar Hellboy II: El ejército dorado, que por el trailer y los avances que hemos ido viendo hasta ahora tiene una pinta estupenda. El problema es que todavía me queda recuperar gran parte de su filmografía y una de las que me faltaba es esta primera parte.

En parte ha sido una decepción, porque me esperaba una trama menos tópica y más interesante: no deja de ser el mismo esquema que Blade u otra película con superhéroes; presentación de personajes, la putada del malo, búsqueda y encuentro del malo y batalla final. Pero salvando la trama, hay varias otras cosas que me encantan, empezando por el diseño de los mundos y los personajes, con ese estilo tan propio de Del Toro, tan fantástico e imaginativo. También me encanta el mismo personaje de Hellboy, a quien Ron Perlman impregna un aire de superioridad y humor negro muy del estilo de Humphrey Bogart, un tipo duro, y no sólo por fuera, sino también aparentemente por dentro, aunque le podamos descubrir sentimientos ocultos. El Abe Sapien de Doug Jones también es fascinante y John Hurt está muy propio como el Doctor Broom.

Total, que si la segunda parte sirve para meter estos fascinantes personajes y la fantástica ambientación en una trama más interesante que la primera, bienvenida sea. La respuesta, en pocas semanas.

Dreamgirls


La factura de Dreamgirls (2006) es excelente. Algo pretenciosa, quizás, pero está muy bien hecha. Vamos, que es una película que hicieron con el punto de vista puesto en los oscars. Interpretaciones, guión, canciones, fotografía, el tema del racismo, la ambientación histórica…, todo está hecho para gustar, sobre todo a los miembros de la academia. Al final fue medio fiasco porque ya obtuvo menos nominaciones de las que supongo esperaban, y acabó ganando Jennifer Hudson como actriz secundaria y el montaje de sonido. La verdad es que la actriz está muy bien, es de lo mejor de la película, al igual que Eddie Murphy, sorprendente, aunque ya sabemos que a todo actor de comedia le toca un papel serio en algún momento por el que ser nominado (Robin Williams en El indomable Will Hunting o Bill Murray en Lost in Translation).

La peli es un musical que a la vez esta basado en un musical de Broadway estrenado en 1981 y que se inspira en la historia de la discográfica Motown y de algunos de los grupos y cantantes que lanzó, en especial The Supremes y Marvin Gaye. En la película los nombres están cambiados. La discográfica es Rainbow, el trío son las Dreamettes, al principio y más tarde Deena Jones and the Dreams (como las Supremes pasarían a ser Diana Ross y las Supremes), y Marvin Gaye sería el personaje de Eddie Murphie, James «Thunder» Early.

Es muy interesante la forma como se nos cuenta la historia de la música negra en Estados Unidos en los años 50, 60 y 70, con un mercado al principio dominado por blancos (¿He oído Elvis?) que muchas veces «tomaban prestados» estilos, modas y canciones del mundo oculto de los negros. Es brillante el momento en que un grupo blanco y modosito copia una de las canciones de las primigenias Dreamettes.

Pero la peli tiene un par de pegas para mi gusto. El más importante es que el tema me interesa más bien poco. No se me malinterprete, la historia de la música de la época sí me interesa, pero me interesa en cuanto a cómo el soul y el blues ha influenciado a la música que realmente me gusta, como el punk, el ska o el rock sinfónico de los 70. Pero la peli sigue la música de las Supremes, que pasan del soul al disco-pop en tres décadas, desviándose sustancialmente de mis gustos musicales. Por otro lado me sucede con esta peli lo que a muchos les sucede con los musicales: el hecho de que de pronto se pongan a cantarse las penas y los amores mútuamente unos a otros no me encaja, y creo que es un problema de lógica interna de la peli, ya que durante la mitad de la peli, las canciones están integradas en la trama, se cantan en un escenario o en los ensayos, pero de pronto en una escena empiezan a cantar sin venir a cuento. Esto y varios momentos de aburrimiento han hecho que no la disfrutara demasiado.

Un año en Inglaterra

Hoy hace un año (y obviaré los pensamientos repetitivos) que llegué a Cambridge. Desperté a las 4 de la mañana en Girona, pillé el avión de las 6 y después del tren y dejar las cosas en una consigna, sobre las 10 llegué al trabajo. Desde entonces, cuatro estaciones completas en Inglaterra. Como en todo aniversario, es el momento de hacer un poco de revisión y evaluación.

Vivienda

Los primeros nueve días estuve en un apartahotel hasta que encontré piso. Pillé el primero que vi, con muchas dudas, pero sin tiempo material de ponerme a buscar más opciones y decidir. Con el tiempo hemos visto que la decisión fue correcta, y aunque era un piso pequeño y estaba lejos del trabajo, todo lo demás estaba muy bien. En mayo nos mudamos a una casa, un poco más grande y con jardín, que encontramos después de mirar (y no exagero) unas veinte o veinticinco viviendas. La gracia del asunto es que no estamos en absoluto satisfechos con la casa donde estamos. Sí, ganamos un poco en espacio (pero menos del que parecía) y es genial estar a cinco minutos en bicicleta del trabajo (en vez de a media hora), pero nos habíamos acostumbrado a la tranquilidad de un tercer piso en una zona residencial tranquila, y tener ahora la ventana de la habitación dando a la calle principal del barrio con un Tesco justo enfrente es un terrible inconveniente. Más adelante hablaré sobre esto, que hay tema para un post entero. Total, que planeamos una nueva mudanza en cuanto finalice el contrato mínimo, esto es, en noviembre.

Trabajo

De esto es algo que no me puedo quejar en absoluto. El trabajo es el motivo principal por el que me mudé de país y en muchos aspectos (libertad, nivel de estrés, proyecto, todo lo que estoy aprendiendo, experiencia) es mejor de lo que me esperaba, aunque en otros (relación con los compañeros, nivel de inglés) pienso que debería estar mejor.

Cuando llegué la empresa estaba entrando de lleno en un periodo de crisis existencial, el verano pasado no vendieron ni una sola unidad de su producto principal y a finales de agosto se plantearon la continuidad. Claro, yo de esto me enteré más tarde, cuando en septiembre nos reunieron para decirnos que se abría una nueva oportunidad, que empezaríamos un nuevo proyecto de cero y abandonábamos lo anterior. Después del vértigo del «qué hubiera pasado si…», fue lo mejor que nos podía haber pasado. Sólo unos pocos podéis imaginar lo que es lidiar con código escrito y reescrito hace ocho años por diferentes programadores y con diferentes estilos. Ahora no me imagino continuar con el producto anterior. A nivel de personal, hemos pasado de ser 20 a ser 17, lo que, teniendo en cuenta que hay tres nuevos programadores, un nuevo tester y un nuevo product developement manager desde que llegué, se entiende que los departamentos de ventas, márqueting y algún que otro apéndice molesto se han volatilizado.

El producto sale a principios del año que viene y tenemos confianza en él. En cualquier caso, salga bien o mal (esto es, se vendan suficientes unidades o no), habrá sido un interesantísimo año y medio de experiencia con gran valor curricular.

Acaban de mandar un correo que ya es seguro que a principios de septiembre nos mudamos de edificio, espero con esto solucionar uno de los temas que me medio molestan desde que llegué, la situación de mi despacho: de espaldas al jefe y al product development manager y a la puerta de entrada a la oficina.

En general

Bueno, Inglaterra está llena de ingleses, por un lado, y de un mejunje intercultural por otro, y ni con unos ni con otros hemos sabido mezclarnos y hacer amigos. Gracias a tener a Raquel a una hora y media en coche y a Venus, una amiga de México de Estela, a dos horas, hemos tenido varios fines de semana ocupados llenando la vertiente social de nuestra vida. También hemos fallado por la parte de las visitas. La verdad es que más de la mitad de los amigos de Barcelona y Girona, o esparcidos por España y el resto del mundo, que podrían habernos venido a visitar, tienen que atender obligaciones en forma de bebés (la mayor parte todavía por nacer), pero, aparte de las familias (la madre de Estela vino en marzo y mis padres y mi hermana ya tienen el billete para finales de agosto) y de la fugaz visita de Ignasi para ver a Knopfler, nadie más se ha animado. Y esperamos que nos visiten. Esperamos que nos visitéis. Nos encantan las visitas y nos encantaría tener todos los fines de semana de nuestra agenda llenos de nombres. Venga, que es verano, el aeropuerto de Stansted está a media hora en tren y los vuelos todavía son baratos.

Por lo demás

Siento que hemos tardado mucho en empezar a situarnos, en encontrarnos más o menos estables. Entre que Estela no llegó de forma definitiva hasta enero y el cambio a la casa nueva, apenas siento que estoy aterrizando. Y otra cosa que hasta este mes no hemos podido empezar a hacer es ahorrar, pero ahora todo va a ir a la hucha del bebé.

Al contrario de lo que me dijo Raquel la primera vez que me llamó cuando llegué, no, no voy a quedarme a vivir en Inglaterra, ni mucho menos. Dije que vendría por dos o tres años, y ahora estoy convencido que ése es el plazo. El suceso más importante que va a suceder en esta etapa es el nacimiento de mi primer hijo, está claro, y no quiero que llege a hacerse adolescente en esta tierra de desarraigados sociales. Como siempre en mi vida, no tengo ni idea de cuál será el siguiente paso, y aún no me lo planteo, pero está claro que va a tener que ser un paso hacia la estabilidad.

Mientras tanto, tomo la salida hacia el segundo año.

Presto, nuevo corto de Pixar

Desde Llámame Lola nos enteramos que tenemos acceso al nuevo corto de Pixar, Presto, que veremos con la película Wall-E. Aquí se puede descargar en alta calidad.

No sabemos cuánto va a durar en línea, así que no dejéis su visionado para mañana…

Actualizo 4/AGO/2008 14h38: He cambiado el video a uno que todavía funciona, ya que como es natural, lo han quitado de donde estaba antes. Gracias a ArteCG.

Estaciones de bomberos

Esta entrada va dedicada a mis arquitectos favoritos.

Éstas son las siete estaciones de bomberos más «chachis» según esta entrada de blog, y si non é vero, é ben trovato. Por su valor e interés, he decidido traducir y publicar aquí completa la interesante entrada original.

1. Vitra, Alemania
Arquitectos: zaha hadid
Completado: 1993
Estado: Inactiva

La empresa mueblera Vitra incluyó dentro de su complejo de fábricas en Weil am Rhein esta estación de bomberos, ya que no había otra estación lo suficientemente cerca. Tristemente, el edificio se acabó usando para exponer la colección de sillas de la empresa.


Fotos: danrocha


Fotos: nickehret

2. Colonia, sede de bomberos, Alemania
Arquitectos: bfm architekten
Completado: 2005
Estado: Activa

El edificio circular aloja la brigada local, mientras que las otras secciones del complejo están dedicadas a los departamentos de entrenamiento y administración de los bomberos de la ciudad de Colonia. El conjunto tiene un parecido al próximo estadio olímpico chino.



3. Estación de bomberos Ave Fenix, México
Arquitectos: at 103 architects
Completado: 2006
Estado: Activo

La impresionante estación de bomberos Ave Fénix de Ciudad de México contiene una estación de bomberos normal, y además, una «biblioteca del fuego», un centro de reclutamiento y otros espacios. La fachada se eleva sobre el suelo, mientras que el interior contiene un conjunto de intrigantes espacios y formas.



4. Estación de bomberos de Hill Street, Singapur
Arquitectos: Ayuntamiento de Singapur
Completado: 1908
Estado: Active

Construido en 1908 por 64000 dólares, es la estación de bomberos más antigua de Singapur y al inaugurarse marcó el final de los coches de bomberos tirados por caballos. Apuntalado por clásicos arcos y columnas, el edificio está bien conservado y se ha restaurado recientemente. Todavía funciona a pleno rendimiento.


Foto: petrst


Foto: ozlady

5. estación de bomberos de Berlín, Alemania
Arquitectos: sauerbruch hutton
Completado: 2004
Estado: Activa

Este edificio fue diseñado por Sauerbruch Hutton Arquitectos en el 2002 y ganó el premio Riba en el 2004. La estación alberga coches de policía y de bomberos, equipo de control y oficinas administrativas. Las placas rojas y verdes de la fachada representan los dos servicios que aloja el edificio: bombero y policía, respectivamente.



Foto: janorama


Foto: janorama

6. Parque de bombas, Puerto Rico
Arquitecto: Maximo Meana
Completado: 1882
Estado: Inactivo

Esta bella estación gótica se usó originalmente como pabellón para feria comercial en 1882. Los bomberos no tardaron en ocupar el lugar y lo utilizaron sirviendo a la ciudad de Ponce hasta 1990. Principalmente construida en madera, el edificio es ahora un museo de bomberos muy popular. La foto de abajo muestra la estación en 1950, que lucía prácticamente como ahora.


Foto: michael dillingham


Foto: bflaccus

Foto: lulubrian

7. Estación de bomberos de Houten, Países Bajos
Arquitectos: samyn and partners
Completado: 2000
Estado: Activo

La implementación del armazón curvo del tejado en la estación de bomberos de Houten fue «el resultado de la búsqueda de la elegancia de la forma». La pared del fondo de la mitad abierta está llena de dibujos pintados por niños de las 22 escuelas de la zona, con el objetivo de evitar que los niños hagan gamberradas en la estación.



Visto en Aglarond.