El código Da Vinci


Lo sé. He tardado muchísimo en ver finalmente esta película. Pero ha estado bien para ver las cosas con la distancia adecuada, que justo después de leer el libro, uno se la pasa comparando y no disfruta de la película. Así, me ha servido para ir recordando el argumento y de algún modo revivir el libro, ya que, eso sí, la película prácticamente se dedica a trasladar en imágenes lo que el libro cuenta. Y ése es a la vez los mayores virtud y defecto de la película. Por un lado sirve para poner imágenes a los lugares y objetos que aparecen en el libro. Por otro lado, de tan explícita se hace pesada y larga. No voy a hablar del argumento y su polémica porque ya lo hice cuando comenté el libro y no me gusta repetirme. Y sobre lo estrictamente cinematográfico, pienso que la película simplemente cumple, todo (reparto, fotografía, ambientación, etc.) es lo que se espera de la adaptación cinematográfica de un best-seller, una producción de masas que lo da todo masticado y digerido para el entretenimiento del pueblo. La excepción al conjunto es la música de Hans Zimmer, quien sorprende con una sublime y emocionante partitura.

5 opiniones en “El código Da Vinci”

  1. Mikel, tens raó, i és una cosa que no havia comentat. El llibre té molts defectes que aconsegueix amagar gràcies a que et fa la històtia interessant i gens avorrida. Quan acabes un capítol només tens ganes de llegir el següent, i enganxa molt, però a la peli, tota aquesta «adicció» es perd, precisament perquè el format no el permet, i deixa de ser interessant..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *