Hellboy II: El ejército dorado


Siento que Guillermo del Toro tiene con la segunda parte de Hellboy (y también con la primera) un problema de definición. No está claro si está haciendo una película para adultos o para niños. No está claro si quiere hacer una película de acción, de superhéroes o de fantasía. Lo que sí está claro que hay una intención de que la película sea para todos los públicos y con un esquema de lo más estándar donde lo que prima es el final feliz. Quiero pensar que se le debe de echar la culpa a los productores americanos, porque creo que del Toro se sentiría más cómodo si tuviera la libertad de poner toda la sangre, desmembraciones y vísceras que la historia requiere y, si pudiera, pondría elementos más dramáticos como en El Laberinto del Fauno.

La película empieza estupendamente, con una inmensa introducción a la historia del ejército dorado hecha con personajes no del todo definidos, como si fueran de barro. Esta clase de introducción me recordó a lo que hizo Coppola en su Drácula, con la introducción de la historia de Vlad el empalador hecha con sombras chinas. De hecho, la película me pareció una auténtica maravilla hasta la escena del gigantesco monstruo tentacular de color verde, la cual es fantástica y espectacular, pero que está metida en la historia con calzador y sin venir a cuento. Antes de ésta, la escena del mercado troll es genial. Después la película se alarga innecesariamente con la búsqueda del ejército dorado, y demás tramas que acaban sin tener demasiado sentido.

Eso sí, el derroche de imaginación que destilan los escenarios y los variopintos personajes valen lo que cuesta la entrada del cine, que ya es decir. La lástima es que la línea argumental no esté a la altura. La historia se enmarca en un mundo de fantasía que le va grande a la película, y ese es otro problema: por ejemplo, (y atención SPOILER) si en una historia metes un ejército de setenta veces setenta robots indestructibles, la batalla final tiene que ser acorde con lo que se espera de un ejército así, y no reducirla a una sencilla, aunque espectacular, lucha de espadas.

Y es que en definitiva es una historia fantástica y espectacular que hay que enmarcar en una película de Hollywood con buenos y malos y final feliz. Y claro: algunos finales felices estarían mejor si incluyeran la destrucción de la humanidad.

2 opiniones en “Hellboy II: El ejército dorado”

  1. Bueno, sin pretender ser más papista que el papa (recordemos que Mike Mignola, el creador de Hellboy, es el coautor de la historia y coproductor), creo que ésta segunta parte es de lo más light. Sobretodo cuando la primera es tenebrosa a pedir.

    Los cómics de Hellboy son oscuros, góticos, llenos de bicho-cosas mutátiles del quinto infierno, y sus toques de humor. Pero de ahí a rodar una comedia romántica de acción medra un abismo.

    Y que sepas que me gustó la peli 😛

Responder a lluiski Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *