Eric, the Bananaman

Ayer. En la oficina.

Mi jefe: ¿Y ya sabéis cómo le vais a poner?
Yo: Sí, Eric.
Mi jefe: Eric… ¿por alguna razón?
Yo: Es el único nombre en el que nos hemos puesto de acuerdo.
Mi jefe: Pues yo… ¡Ejem! Vaya por delante que me parece un nombre muy bonito…
Compañero 1: Ahora viene el pero…
Mi jefe: Je, je, bueno, es que el gato de mi abuelo se llamaba Eric. ¿Qué famosos hay que se llamen Eric?
Yo: Eric Clapton. Por eso si más adelante tenemos otro niño le llamaremos Marc… ¡Ah! Y Eric el vikingo.
Compañero 2: Eric, the Bananaman
Yo: ¿¡The Bananaman!?
Mi jefe: ¡Claro! Eric, the Bananaman, éste

2 opiniones en “Eric, the Bananaman”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *