La homeopatía y el NHS

Ayer recibimos una buena noticia. Un informe creado por el comité de expertos científicos del parlamento británico dice que la homeopatía no funciona más allá del placebo y que, como tal, no debería ser subvencionada de ningún modo por dinero público.

Parece que en el Reino Unido se gastan 4 millones de libras al año en tratamientos homeopáticos, incluída la financiación de cuatro hospitales homeopáticos. Esto no lo sabía, y me parece una aberración, tanta como que se gaste dinero público en magia y hechicería. Ahora falta ver si este informe acaba teniendo alguna resonancia en los presupuestos del NHS (el servicio público de salud británico) algún día.

Acabo de leer un artículo de Richard Dawkins en el que propone un experimento que demostraría si la homeopatía funciona o no. Como todo en ciencia, no se puede negar categóricamente la existencia de algo, pero si el experimento saliera positivo y demostrara que la homeopatía funciona, como él dice, estaríamos ante un descubrimiento científico que revolucionaría la química, la física y la medicina tal como las entendemos:

If the hopes of the homeopaths were realised, and if experiments as carefully controlled as this one reliably and repeatably showed that the extremely diluted homeopathic substances were effective, what should we conclude? Since there is no chemical difference between the doses, it would mean that a hitherto unknown principle of physics had been discovered. This is exceedingly unlikely, but not totally impossible. The homeopath who made such a stunning discovery should receive the Nobel Prize for Physics, as well as the Nobel Prize for Medicine. With such a holy grail in view, shouldn’t homeopaths, if they really believe in their subject, be beavering away, night and day, in the laboratory to demonstrate the effect? And are they? No. They are much more interested in taking money off patients who believe in the treatment because – like any placebo – it sometimes seems to work.

Y me uno a su conclusión:

If homeopathy really worked, it should be easy and cheap to demonstrate it. The conclusion seems inescapable. More clearly and obviously than for any other ‘alternative’ therapy, homeopathy seems vanishingly unlikely to work. Not all homeopaths are charlatans; many of them are probably sincere, as are their patients. But until homeopathy is demonstrated to work (which it almost certainly will never be) it should not be supported by the NHS.

Lógica empresarial

Por un lado, los que ya nos cobran cada mes para que accedamos a internet exigen a los que nos facilitan el acceso a los contenidos de la red que compartan sus ganancias, alegando el uso que hacen de sus redes.

Por otro, los que nos ayudan a encontrar contenidos de forma gratuita hacen generosas donaciones a los que almacenan contenido proporcionado voluntariamente por miles de colaboradores.

Esto me plantea muchas preguntas… y me llena de ganas de abofetear a alguien.

Ben Goldacre y el efecto placebo

Me llegó hace un par de días el libro Bad Science de Ben Goldacre.

Goldacre fue otro de los descubrimientos que hice en el TAM London el pasado octubre. Goldacre es médico, pero también es un showman y un divulgador. Su blog Bad Science es uno de esos que se dedica a gritar que el emperador está desnudo, y desde aquí nos hacemos algo de eco porque el volumen nunca será suficiente mientras haya alguien que se crea que el emperador lleva un vestido tan fino que sólo ven los que no son estúpidos.

La especialidad de Goldacre es desmontar los bulos de las “medicinas alternativas”. Goldacre no niega que funcionan. De hecho cuando hablamos con alguien que ha experimentado la homeopatía o la acupuntura, su argumento a favor de ello es el famoso “a mí me funciona”. Sí, funcionan, pero a través de un poderoso concepto médico llamado “efecto placebo” que, si lo sabemos administrar bien, es gratis, y así no regalamos dinero a charlatanes.

Os presento dos videos del doctor Goldacre. El primero lo he visto hoy en Las penas del Agente Smith, y nos muestra un Goldacre divulgativo y tranquilo. En contraste, el segundo video nos muestra al Goldacre que conocí yo, todo un showman que es capaz de decir cien palabras por segundo y hacer reír a la audiencia sin dejar de hacer divulgación.

Tuber’s Two Step de Chris Wedge

A pesar de haber impartido un par de veces una ponencia sobre la historia de los gráficos por ordenador en el cine, uno debe ser humilde y reconocer que es imposible saberlo todo sobre un tema; siempre se queda algo en el tintero, y cuando menos te lo esperas aparece uno de los blogs amigos a enseñarte algo nuevo.

En este caso, nuestro contrabandista de Moonfleet preferido nos muestra el primer corto animado de Chris Wedge. Se llama Tuber’s Two Step y es de 1985.

Para situarnos en contexto, por aquellos años Pixar se estaba formando como tal y, aunque bajo el ala de George Lucas ya habían sacado André and Wally B. (1984), aún faltaba un año para que sacaran su primer corto como empresa independiente: Luxo Jr.

Chris Wedge se empezó a dar a conocer en el mundo de los gráficos muchos años más tarde, cuando ganó el Oscar al mejor corto animado por Bunny en 1998. Este corto sí lo incluí en la historia de la animación por ordenador por sus avances en el renderizado del pelo de los animales, algo que Pixar no había conseguido ni en Toy Story ni en Bichos. Más tarde Wedge aprovecharía esta técnica en los animales que creó para su primer largo hecho con su propia compañía: Ice Age (2002).

Les dejo con el corto, que no aporta gran cosa más que su valor histórico: