En busca del símbolo perdido

Ayer estaba leyendo un paper y me encontré con esta fórmula:

ecuacion

No intenten descifrarla, no tiene ni debe de tener sentido para la inmensa mayoría de la gente. Sólo quiero que se fijen en uno de los símbolos que se usan en la ecuación. Éste:

symbol

Me quedé intrigado porque, aunque en el artículo queda claro qué significa este símbolo dentro de la ecuación, en mi cabeza no se correspondía con ningún símbolo comúnmente usado en matemáticas, que suelen ser letras latinas (a, be, ce, …) o griegas (alfa, beta, gama, …), números, o los clásicos símbolos de operación (más, menos, …) o comparación (igual, mayor que, menor que) .

Pasé un tiempo buscándolo y lo encontré, pero lo explicaré el lunes, mientras tanto lo dejo como tarea, a ver quién es el primer lector que da con la solución.

Sobre el mentiroso y el bullshitter

Dice Ben Goldacre en Bad Science:

The liar knows and cares about the truth, but deliberately sets out to mislead; the truth-speaker knows the truth and is trying to give it to us; the bullshitter, meanwhile, does not care about the truth, and is simply trying to impress us.

Y él mismo cita al catedrático de filosofía Harry Frankfurt (de su ensayo de 1986 On Bullshit):

[The bullshitter] is neither on the side of the true nor on the side of the false. His eye is not on the facts at all, as the eyes of the honest man and of the liar are, except insofar as they may be pertinent to his interest in getting away with what he says. He does not care whether the things he says describe reality correctly. He just picks them out, or makes them up, to suit his purpose.

Me lo ha inspirado Sophie a partir de un tweet sobre Andreas Moritz (un tipo que entre otras perlas dice que el cáncer no es una enfermedad) que enlaza a ésto, donde este gran bullshitter suelta perlas como:

As DNA research has recently proved, you can literally alter your DNA’s genetic setting and behavior within a matter of a moment. Your DNA listens to every word you utter to yourself and it feels every emotion you experience. Moreover, it responds to all of them. You program yourself every second of the day, consciously and unconsciously.

No se olviden de dar besitos y abrazos a sus moléculas de ADN para que no muten demasiado.

Y ahora, un concurso:

Un, dos, tres, responda otra vez: por veinticinco pesetas cada respuesta, díganos nombres de grandes bullshitters de la historia (o la actualidad).

Nota: He copiado la cita de Goldacre de aquí, porque soy muy vago para ir a copiarla del libro.

Nota 2: He estado buscando infructuosamente una traducción al español para bullshitter. Se aceptan propuestas.

Regresión a la media

Hay una leyenda urbana que dice que hay una especie de maldición entre los deportistas de élite por la cual cuando alguien aparece en la portada del Sports Illustrated, ya puede despedirse de su carrera porque va a empezar su mala suerte.

Habrá quien me diga que no es tal leyenda urbana, que la maldición está bien documentada y hay multitud de casos, incluso una lista en la wikipedia. Yo digo que sí, pero que no olvidemos que no es lo mismo causa que correlación. Salir en la portada del Sports Illustrated no implica una maldición. La explicación, pensándolo un poco, salta a la vista: el deportista que aparece en la portada de la revista de deportes de mayor éxito del mundo, estará, muy probablemente, en la cima de su carrera. Y cuando estás en la cima, sólo hay un camino: la bajada. ¿Queda claro ahora? No hay tal maldición, sólo el curso natural de las cosas que, de un estado excepcional, pasan a volver a ser normales. Hay un concepto matemático que describe eso: la regresión a la media:

In statistics, regression toward the mean refers to the phenomenon that a variable that is extreme on its first measurement will tend to be closer to the centre of the distribution on a later measurement.

Lo mismo sucede con las cosas que están bajo mínimos: lo más probable es que pronto mejoren.

Algunos ya habrán pillado a dónde quiero llegar.

¿En qué momento es más probable que empecemos a tomar una medicación? Pues, obvio, cuando nos encontramos mal. Si a partir de ese momento mejoramos, nunca sabremos si fue por causa del medicamento o porque, como es costumbre natural de nuestro cuerpo, el malestar se está yendo por el camino por el que vino; viene de la normalidad, y se va a la normalidad. Nuestra percepción nos dirá que fue gracias a la medicación, pero nunca lo sabremos. Y lo cierto que que la gran mayoría de enfermedades se acaban curando solas, que por eso hemos evolucionado durante millones de años sin medicinas.

Así, tienes varias alternativas cuando tienes un dolor de cabeza: tomarte ibuprofeno, una aspirina, una bolita de azúcar, echarte a la cama y relajarte o no hacer nada. También puedes darte cabezazos contra la pared, pero ésta no la recomiendo. Más pronto o más tarde, todas, incluso los cabezazos, funcionan. El debate sobre el significado de funcionar lo dejo para otro momento.

Aclaro que no estoy abogando por que nos dejemos de medicar, en absoluto. El único propósito de esta entrada, a parte de servirme de referencia para otras futuras entradas, es avivar el pensamiento crítico: no demos por sentado que sólo aquello que nos hemos tomado es lo que nos está curando. Y en general, no demos nada por sentado.

(Entrada inspirada en algunos de los párrafos del libro que estoy leyendo: Bad Science de Ben Goldacre)

Catalunya enfarinada

A principios de año algunos periódicos venían con esta imagen en portada. Debajo de la nube, al sureste, es donde vivo:

20100108greatbritainsnow

Dos meses después la nieve ha decidido darse un paseo por las tierras de donde soy originario. Un buen amigo me ha mandado las fotos de satélite del amanecer de hoy. Tardan en cargar porque son gif’s animados, pero valen la pena:

20100309nevadaiberia

20100309nevadaeuropa

Gràcies, Galderic.

Actualizo: Me informan que las imágenes están sacadas de aquí, vía aquí.

Actualizo otra vez (18h58): Me pasan la imagen del MODIS, mucho más precisa:

AERONET_Barcelona.2010068.terra.250m