Huelga

No tenía pensado decir nada, pero es que Mi mesa cojea lo ha clavado de tal manera, que voy a copiar su entrada letra a letra, pero poniendo unas negritas de mi cosecha:

Estar parado es un trabajo, hazte un fondo privado para la jubilación, la sanidad pública está podrida, los sindicalistas son vagos, las televisiones públicas son superfluas, la huelga va a fracasar, mercado global, fuga de cerebros, Producto Interior Bruto, las comunidades autónomas son una sangría, es importante que los bancos vayan bien, si el empresario gana tú ganas, la cultura es un lujo, gastar dinamiza el mercado, Liga BBVA, Santander, los mercados son volátiles, hay que reducir el presupuesto de ciencia, tenemos que apoyar la industria del carbón, la economía es una ciencia compleja, repunte de IBEX, caída del IBEX, ladrillazo, dimisión, igualdad, paridad, talante, España no es Grecia, el nivel de 2007, Lehman Brothers, suave desaceleración, Plan E, Plan Renove, Bolonia y máster, postdoc y maleta, editorial en página 12, dice el Gobierno, dice la oposición, rueda de prensa sin preguntas, te llamaremos, ERE, CV, Infojobs, experto en mercados, impuesto para ricos, paraíso fiscal, cheque bebé, domicilia tu nómina, emprende, innova, recíclate, genera valor añadido, atrae talento, Obama, Bruselas, FMI, Banco Mundial.

Sigan trabajando.

El mundo sin humanos

This is not about how humans can disappear from Earth. This is about what happens to all the things we have left behind after all of us are gone.

Welcome to Earth: population zero.

Estoy aprovechando estos días de soledad para ver una serie documental impresionante: Life After People. No me gusta la traducción directa de La vida después de la gente, aunque el original está muy bien. Yo le pondría algo así como El mundo sin humanos o Ya no queda nadie (veo en imdb que en Latinoamérica le han puesto “La Tierra sin humanos”, casi acierto, no está mal).

Como dice la entradilla de la serie, lo importante no es cómo desaparecemos, sino qué le pasa al planeta y a todo lo que dejamos detrás desde el momento en que todos desaparecemos del planeta a la vez.

Hace unas semanas vimos el episodio piloto, que es una película de dos horas con una estructura que se repetirá en cada capítulo, pero que condensa todas las ideas que se verán después en la serie. Esta estructura es temporal, y se empieza explicando qué sucede a partir del día siguiente en que no queda nadie, avanzando en el tiempo hasta cientos o miles de años en el futuro. Como digo, la película habla de todo en general, y cada capítulo se centra en un tema específico.

La película plantea que a las pocas horas de desaparecer los humanos, las grandes plantas eléctricas que requieren de mantenimiento constante dejarían de funcionar, y con ello, todo aquello que depende de la electricidad para mantener su estado. Sólo unas pocas ciudades del mundo que dependen de centrales hidroeléctricas que casi no requieren mantenimiento se mantendrían unos pocos meses con luz, que obviamente, acabaría sucumbiendo. A partir de ahí, todo es destrucción y decadencia, la naturaleza retomaría las ciudades, los animales que dependen del cuidado humano morirían o se volverían salvajes, las alcantarillas se colapsarían y las ciudades se inundarían, acelerando el proceso de corrosión y descomposición de los edificios, que al cabo de unos años, se derrumbarían por sí solos… Después de unos pocos miles de años, ciudades como Nueva York acabarían siendo un montón de colinas (con los antiguos restos de rascacielos derrumbados debajo) cubiertas de espesos bosques y con una exhuberante naturaleza poblándolo todo. En unos 10.000 años no quedaría casi ningún resto visible construído por el hombre.

Esta fascinante y nihilista conclusión (no somos nada, y en ínfimo tiempo geológico no quedará ni rastro de nosotros) es algo que me encanta de cada capítulo de esta serie: no hay concesiones.

El primer capítulo habla de lo cuánto durará lo que quede de nuestros cuerpos y legado humano. Las momias de los faraones empezarán a descomponerse en cuanto el Museo Británico deje de tener electricidad y las condiciones óptimas de temperatura y humedad de las nuevas tumbas de cristal de las momias se desvanezcan e igualen con el exterior. Las pinturas de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, sin restauraciones y sin la conservación de las condiciones óptimas de temperatura y humedad, perderán su color a los pocos años por procesos químicos y, lo poco que quede, se derrumbará junto con la misma capilla en algunos cientos de años. Al final, la misma conclusión: sólo unos pocos huesos enterrados en unas condiciones determinadas quedarán fosilizados después de algunos miles de años.

El segundo capítulo se centra en aquellos fenómenos que tomarán nuestro lugar en cuanto desaparezcamos, empezando por las hiedras, que en pocas semanas tomarán grandes áreas de muchas ciudades, y siguiendo por los animales domésticos escapados y asalvajados que buscan la supervivencia por su cuenta. (En este sentido el programa se plantea qué harían los corgis de la Reina de Inglaterra en el palacio abandonado, y apuesta claramente por su supervivencia “si encuentran la salida”.) En un par de cientos de años los grandes edificios de Chicago colapsan, la torre Sears desde abajo, por las corrientes de agua en sus sótanos y cimientos, y la John Hancock, desde arriba (piso a piso, como en el 11S), porque una filtración corroe y destruye las juntas de sus enormes vigas de acero. Al final, igual, como si nunca hubiéramos existido.

Aún me quedan ocho capítulos de la primera temporada y toda la segunda, y la estoy disfrutando, a pesar de dos cosas, lo primero es que los efectos especiales podrían ser mejores: he de reconocer que los modelos 3D y la física de los derrumbes están logrados, pero caen de lleno en ese valle inquietante de la percepción que hace que todo sea muy raro y, la verdad, hemos visto cosas mucho mejores en algunas de las últimas películas de desastres. Lo segundo es el hecho de que sea un “documental especulativo” cuya premisa, tal como está planteada, no se va a dar de ninguna manera por mucho que los predicadores del apocalipsis hablen y hablen. De todos modos, aunque la premisa sea falsa, da para mucho que aprender, ya sea porque se le plantean a uno todas las cosas en las que el mantenimiento diario y el trabajo de muchas personas es necesario, o porque también se analizan casos reales de lugares que sí han sido realmente abandonados por las personas que vivían en ellos, como Chernobyl.

Así que reitero aquí que Life After Humans es una serie altamente recomendable, que la consigan como buenamente puedan o sepan y que no se olviden de comentármelo.

Pirarse o delinquir

Tres jóvenes entran en el mercadona bajo la mirada atenta de las amas de casa, los rodríguez y la no tan atenta pero aterrorizada mirada de los jubilados. Uno distrae a la cajera, otro al guarda y el tercero roba de una sola tacada todos los guantes de plasticucho para toquitear la fruta. Sale corriendo y capta suficiente atención para que sus compañeros roben toda la lejía que puedan, el punto de encuentro es la parada del autobús para subir al campus.

Sonicando se nos larga a investigar a Estados Unidos y nos deja un brillante relato de ciencia ficción en relación al nuevo recorte del presupuesto en ciencia. No se lo pierdan.

Fuck the motherfucker, again

Podría añadir esto a la entrada anterior, pero merece una entrada aparte.

Hoy el Papa ha dicho, entre otras cosas:

Even in our own lifetime, we can recall how Britain and her leaders stood against a Nazi tyranny that wished to eradicate God from society and denied our common humanity to many, especially the Jews, who were thought unfit to live. I also recall the regime’s attitude to Christian pastors and religious who spoke the truth in love, opposed the Nazis and paid for that opposition with their lives. As we reflect on the sobering lessons of the atheist extremism of the twentieth century, let us never forget how the exclusion of God, religion and virtue from public life leads ultimately to a truncated vision of man and of society and thus to a “reductive vision of the person and his destiny” (Caritas in Veritate, 29).

No tengo nada más que añadir a la respuesta que ya ha dado Richard Dawkins:

This statement by the pope, on his arrival in Edinburgh, is a despicable outrage. Even if Hitler had been an atheist, his political philosophy was not based upon atheism and had no connection with atheism. Hitler was arguably (and by his own account) a Roman Catholic. In any case he enjoyed the open support of many of the most senior catholic clergy in Germany and the less demonstrative support of Pope Pius XII. Even if Hitler had been an atheist (he certainly was not), the rank and file Germans who carried out the attempted extermination of the Jews were Christians, almost to a man: either Catholic or Lutheran, primed to their anti-Semitism by centuries of Catholic propaganda about ‘Christ-killers’ and by Martin Luther’s own seething hatred of the Jews. To mention Ratzinger’s membership of the Hitler Youth might be thought to be fighting dirty, but my feeling is that the gloves are off after this disgraceful paragraph by the pope.

I feel like bombarding every newspaper in Britain with letters of protest.

letters@guardian.co.uk

letters@thetimes.co.uk

letters@independent.co.uk

The trick to getting letters published is to keep them BRIEF as well as literate and correctly punctuated.

I am incandescent with rage at the sycophantic BBC coverage, and the sight of British toadies bowing and scraping to this odious man. I thought he was bad before. This puts the lid on it.

Richard

Lo dicho, fuck the motherfucker.

PD: Y eso que ayer estuve viendo el video de Phil Plait sobre tratar civilizadamente y sin insultar al creyente como forma de divulgar el escepticismo y el pensamiento crítico, pero hay cosas para las que no hay proselitismo que valga y hace falta desahogarse.

Añado (17/SEP/2010 13h30): Muy bueno, el diagrama de Venn del discurso del Papa.