Clarito y… ¿en botella?

Hace tiempo que corre este video, pero, cosas que pasan, no me he puesto a verlo hasta hoy. Quiero compartirlo porque muestra algo sobre lo que vengo reflexionando últimamente, que es ¿por qué no bebemos agua del grifo? Aunque tenga sabor a cal (en algunos lugares, que en otros como Madrid tienen la suerte de tener un agua del grifo excelente), compensa con creces el precio que pagamos por el agua embotellada y el daño que le hacemos al medio ambiente. Pasemos al video:

Para compensar, un anuncio que ahora, seguro, verán con otros ojos 😉

7 opiniones en “Clarito y… ¿en botella?”

  1. Ya había visto el vídeo en varios blogs, y quienes lo comparten siempre se preguntan lo mismo que tú en esta entrada: «¿por qué no bebemos agua del grifo?». Y me quedo literalmente a cuadros con la reflexión, porque yo siempre me pregunto lo contrario: ¿quién compra agua embotellada en vez de beberla del grifo? Nunca he conocido a nadie que compre agua embotellada. Ni se compraba en mi entorno familiar, ni en las casas de mis vecinos, ni en ninguno de mis 9 pisos compartidos con otras 3 personas de media cada uno.

  2. Sin ir más lejos, en Barcelona, mucha gente, básicamente porque el agua del grifo sabe a rayos (claro que sabe a rayos para que pueda ser potable y, por lo tanto, bebible, bonita contradicción).

    Y en México porque hay la creencia generalizada de que el agua del grifo no es (quizá aquí vaya un «siempre») potable. Esto lo puedo creer, pero también pienso que no costaría tanto potabilizarla, al menos no más de lo que se gasta en agua embotellada.

  3. Lo mismo que cuentas de Barcelona pasa en Málaga con el sabor del agua, aunque creo que estaban haciendo cosas para mejorarlo.
    No sé hasta qué punto el agua no es potable en general en países como México a estas alturas. Me imagino que el tamaño del país dificulta la mejora de infraestructuras, pero da rabia que nos hayan/les hayan metido el agua embotellada como única alternativa en el caso de tener aguas «dudosas», porque siempre sale más barato comprar pastillas potabilizadoras y/o hervir. O incluso comprar potabilizadores personales.

  4. genial reportaje,
    pero la reflexión y la lucha deben partir desde más adentro e ir más lejos.
    yo no pienso beber agua del grifo a día de hoy, y no sólo porque sepa a rayos (a eso me podría acostumbrar) sinó porque tenemos el medio contaminadísimo (igual que ya no como casi nada que no sea ecológico)

  5. No es cuestión de saber bueno o malo.
    Por ejemplo todo el mundo dice que los productos mercadona son buenísimos, pero probablemente (qué diablos, estoy seguro) la materia prima y su elaboración dejen muchísimo que desear.
    Y lo que comenta Mònica tiene todo el sentido común del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *