Microproducción

A raíz de la historia de ayer con la ley Sinde, y por un tweet de el Teleoperador que enlaza a una web de crowdfunding (nombre horrible donde los haya, ¿por qué no microproducción?), me acordé de un comentario que hice en este blog cuando copié una entrada de Hernán Casciari sobre el tema de las descargas:

El problema, como siempre, es la implementación.

Casciari dice que el pago de 74 céntimos por episodio le parece razonable. Sinceramente, a mí también. Pero ¿cómo pagas eso? ¿Y a quién? ¿A una gestora de cabezas cuadradas como la SGAE? ¿Directamente al autor? ¿A la productora? ¿En plan donativo? “Gracias, HBO, me gustó mucho Carnivàle, aquí tiene sus 20 euros por las dos temporadas, ¿me podrían hacer una tercera, por favor?” Eso sería algo grande, me convertiría de algún modo en productor de lo que quiero ver.

Yo pongo ahora mismo por adelantado, cinco euros para la próxima película de Tim Burton, otros cinco para la próxima de Amenábar, para Nacho Vigalondo, para Guillermo del Toro, veinte euros para las próximas cinco películas de Pixar, etc. A cambio pido tener derecho a bajarme una copia en alta calidad para verla el día del “estreno”. ¿Es esto tan difícil?

Y añado: le doy 10 euros a Alex de la Iglesia para que produzca su próxima película, a cambio de que no se enfade cuando me baje Balada triste de trompeta y la vea en mi casa (ésta la vería en el cine, pero lo tengo muy difícil, con dos críos y viviendo en Inglaterra).

2 opiniones en “Microproducción”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *