Antes del amanecer

Me despierto a primerísima hora de la mañana. Apenas empieza a amanecer. Me giro y veo a Eric, mi hijo mayor, a mi lado, entre su madre y yo. Deduzco que Marc, el pequeño, está más allá, al otro lado de Estela. Pienso que a qué hora habrá llegado Eric a nuestra habitación y cómo se habrá metido allí sin que me dé cuenta. Me incorporo y le susurro: “Va, Èric, anem a dormir a la teva habitació” y cuando le voy a coger Estela abre los ojos de golpe, mira al niño y me dice “¡No es Eric, es Marc!” Reconozco de pronto a mi hijo pequeño y le dejo estar. Ése es su lugar y ahí ha estado toda la noche. Eric sigue durmiendo en su habitación y lo hará durante una hora más hasta que a las siete de la mañana nos venga a despertar…

2 opiniones en “Antes del amanecer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *