Entrevistas

Hace algo más de un año me podías preguntar que cómo me había ido una entrevista de trabajo y te podía asegurar que sabía cómo me había ido. Y acertaba. Si no había habido empatía estaba claro que era un no y adiós. Cuando funcionaba, el mismo día ya estaba negociando el sueldo y las prestaciones. Tampoco había tenido muchas entrevistas y en las pocas que había tenido hasta el 2009 fui yo el que decidí si quería entrar o no.

Pero desde febrero de 2011 o he perdido mi capacidad empática o las entrevistas han cambiado. También es cierto que en un año he hecho más entrevistas que en toda mi vida anterior. Pero sigo alucinando que en dos puestos donde mi currículum encajaba prácticamente a la perfección, donde siento que hubiera sido muy útil y donde me hacía ilusión entrar han acabado siendo sendas negativas después de la segunda entrevista. Y yo estaba convencido de que todo había ido bien y sólo me quedaba negociar el sueldo. Como antaño.

Ayer me dijeron que no a un trabajo en Londres en el que, cuando vi la descripción pensé que no se podía ajustar mejor a lo que quiero hacer y para lo que me he estado preparando diez años: desarrollador en un puesto de investigación en una de las productoras de animación más grandes de Londres. Hay cosas que no puedo entender. Me libro por lo menos de tener que negociar a la baja mi sueldo actual y de tener que pillar (y pagar) el tren diario a la gran ciudad. Pero va a ser muy difícil encontrar una descripción de un puesto de trabajo ni remotamente parecido en mucho tiempo. Y cada vez mi curriculum se aleja más de los gráficos, la animación y de la investigación.

Por lo menos estoy trabajando, me diréis. Y sí, es cierto. Y el sueldo no está mal, y las condiciones tampoco, y está a veinte minutos en bicicleta de casa, exactamente en el edificio anterior a donde trabajé hasta el octubre pasado. Curiosamente aquí estoy haciendo cosas totalmente distintas a las que hacía antes, sobre las que no tengo experiencia en mi curriculum, y que no me motivan ni tengo ganas de aprender realmente. Y no pasa un día sin que me pregunte por qué se fijaron en mí en la entrevista.

4 opiniones en “Entrevistas”

  1. Yo creo que el problema es precisamente el que dices tú, que como los RRHH no tienen ni pajolera, lo basan todo en una serie de preguntas aprendidas de memoria y, en última instancia, en la “capacidad empática” (dicho de otra manera, en si les caes bien o mal). Yo tuve varias entrevistas para empresas que no pasé, creo que porque aunque mi CV se ajustaba, no hubo empatía. Y es que como para tenerla con un veinteañero trajeado que te pregunta cosas como las que te preguntan los RRHH que han estudiado RRHH y que son RRHH de profesión y a veces pienso si de nacimiento…

    http://misssamandajones.blogspot.co.uk/2011/01/de-necesidades-creadas-y-recursos.html

  2. Debo aclarar que ninguna de mis entrevistas en mi vida ha sido con gente de recursos humanos. En este último caso ha sido el que más cerca he estado de hablar con ellos, que era para negociar el sueldo, pero no ha llegado a ser necesario, por desgracia.

    Sí creo que tienes razón en algo, una entrevista, sea hecha por RRHH o no, no sirve para encontrar al candidato ideal.

    Al final, en realidad, estás compitiendo con otros por el mismo puesto y eligen al que ellos creen que es el mejor. Si hay dos candidatos “ideales”, pues serán detalles sin importancia los que inclinen la balanza.

    Lo que sí me ha pasado alguna vez, y da rabia, es que te descarten en un test previo sin llegar a hacerte la entrevista y luego veas que el puesto sigue vacante durante meses y meses. Eso es de inútiles.

  3. Ah bueno, en ese caso nada… yo es que a los RRHH les tengo mucha manía.
    Pero está claro que las entrevistas como proceso de selección tienen el mismo sentido que el speed dating para casarse; puedes decidir si la persona en cuestión está de buen ver o si te cae gorda, pero poco más.
    Yo creo que a lo que hay que ir cuando vas a una entrevista es a caer bien. El problema es que a cada uno le gusta un tipo de persona diferente, así que eso tampoco soluciona mucho.

  4. Sí, es perfectamente posible que decidieran por temas de perfil “humano” y no técnico…

    Pero sólo es cuestión de tiempo que encuentres algo que te guste, estás en la localización ideal 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *