¿Qué me pasó?

“¿Qué te pasa, Alex? ¿¡Qué te pasa!?”. Oigo entre brumas la voz de mi mujer.

Abro un ojo y veo las cajas que hay debajo de mi cama. Mi cara contra el suelo. ¿Me habré caído de la cama? Es mi primer pensamiento descartado al sentir que mi pierna izquierda está apoyada en una postura extrañísima contra la mesita de noche. Estela sigue exaltada. “Nada, estoy bien, no me pasa nada…”.

Tengo en mis brazos una jarra de plástico empiezo a recordar. No estaba durmiendo. Estaba sentado en mi cama agarrado a la jarra a ver si podía vomitar después de una noche de dolor de tripa. No hay otra explicación: me he desmayado. Siento algo de dolor en la parte trasera de mi cabeza. No parece haber chichón pero sí ha habido golpe.

Me reincorporo como puedo. “Creo que me he desmayado”, le digo a Estela. Y vuelvo a la cama a dormir.

Esta mañana al lavarme la cara veo en el espejo un golpe en la ceja derecha. Me duele.

Es la primera vez que me pasa algo así. He estado a punto de desmayarme otras veces, pero recuerdo perfectamente la sensación de desmayo. Esta vez no. Sólo puedo deducir que me he desmayado pero no tengo ningún recuerdo ni del desvanecimiento de consciencia, ni de los dos golpes en la cabeza (debió ser uno contra el radiador y otro contra el suelo), ni de los varios segundos que Estela dice que estuve respirando fuerte y resoplando mientras estaba ya en el suelo. Ni siquiera es un “estaba sentado en la cama y de pronto estoy en el suelo”, no, es que lo siento como si entre ambos acontecimientos hubieran pasado horas. Un hueco dejado en blanco en uno de los accidentes más extraños que he vivido.

Sobre mi estómago. Creo que voy mejorando, gracias.

Una respuesta a “¿Qué me pasó?”

  1. todo bien precioso? una visitita al medicucho no estaria mal del todo…. a vane le pasaba por lipotimias … ea a tenernos informados please

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *