Las mejores películas de los 90 (X): Los amigos de Peter

Los amigos de Peter (1992) es de esas películas que van a caballo entre dos géneros aparentemente opuestos como son la comedia y el drama y que acaban mezclándose en ese subgénero llamado comedia dramática, y que se nos presenta, aparte de como un magnífico ejemplo de oxímoron, como una ventana al mundo real de las relaciones humanas y los sentimientos.

La excusa argumental es perfecta: Peter invita a sus mejores amigos de la universidad (y sus respectivas parejas) un fin de año a su mansión después de diez años que se vieron todos juntos por última vez. La mayor parte están casados, con hijos, algunos divorciados, …, y Peter, todavía solo. En el reencuentro, por supuesto feliz, todos recuerdan sus mejores años con alegría y añoranza, pero a medida que pasan las horas, y por culpa del (o gracias al) alcohol y algún que otro personaje que no estaba con ellos diez años atrás, surgen viejas rencillas, se reabren heridas que no han acabado de cicatrizar, y conoceremos algunos secretos sorprendentes.

Dirige Kenneth Branagh, quien antes había hecho Enrique V (1989) y Morir todavía (1991), y más tarde Mucho ruido y pocas nueces (1993), y sus dos grandes superproducciones Frankenstein (1994) y Hamlet (1996). Mi avispado lector ya habrá adivinado, si es que no lo sabía de antemano, que la obra de Branagh, cuando no hace adaptaciones directas de las obras de Shakespeare, gira en torno a ellas. Muchos calificaron su visión de Frankenstein como muy Shakesperiana, y En lo más crudo del crudo invierno (1995) narra las desventuras de un grupo de teatro por tirar adelante una versión de Hamlet. La última que hizo (Trabajos de amor perdidos (2000)), era también original del dramaturgo inglés, sólo que salió algo experimental y resultó en un musical. Incluso su próxima película será una adaptación de otra obra de Shakespeare: As You Like It. Quizá Morir todavía, que es un homenaje a Hitchcock, y Los amigos de Peter, son las dos únicas películas del director que se alejan del eje común.

Además de dirigir, y como en la mayoría de sus películas, Branagh también actúa, junto con la que en esos momentos era su esposa, Emma Thompson. Durante muchos años fueron mi director y mi actriz favoritos, lo que les confería el título de pareja perfecta. Hasta que se separaron cuando Frankenstein y ambos han ido bajando peldaños en mis preferencias y en sus respectivas carreras. Una verdadera lástima. El resto de interpretaciones son igualmente maravillosas, empezando por el mismísimo Peter, un sensacional Stephen Fry, y sin olvidar a la mamá de la Thompson, Phyllida Law (todo queda en familia), que interpreta a una encantadora ama de llaves.

Quisiera destacar, además, la música. A pesar de que el compositor que trabaja normalmente con Kenneth Brannagh, Patrick Doyle, precisamente en Los amigos de Peter no lo hace, la selección musical, sin música original y utilizando canciones de rock-pop ochentero anglosajón, no sólo es de alta calidad, sino que resalta el ambiente retro que requiere el reencuentro con viejos amigos.

En definitiva, podemos evitar el oxímoron rebautizando el subgénero a como-la-vida-misma. Luego hay quien dice que ésto es precisamente lo que no quiere ver en el cine porque ya lo tienen en casa. Personalmente pienso que si una película consigue hacerme reir y llorar casi al mismo tiempo, ha ganado también un lugar en mi corazón (y si es de los 90, probablemente también en esta lista).

Las mejores películas de los 90 (XI): Balas sobre Broadway

Balas sobre Broadway (1994) es una de esas pocas películas de Woody Allen que se distancia un poco de su tónica habitual; la historia se sitúa en los años 20, lo que permite introducir en la trama unos cuantos gangsters y matones, además de mostrarnos un decorado algo distinto de su Nueva York habitual. Pero no nos engañemos, las neuras y los temas eternos del maestro siguen ahí, que son básicamente dos: las relaciones de pareja, y la relación de un autor con su obra.

David Shayne (John Cusack) es un dramaturgo que, cuando por fin consigue financiación para que una de sus obras se estrene, resulta que viene de parte de un capo mafioso que impone condiciones como que su novia Olive Neal (Jenniffer Tilly) tenga un papel relevante en la obra. Por supuesto los problemas vendrán no sólo de parte de Olive, quien es una pésima actriz, sino de su guardaespaldas Cheech (un fabuloso Chazz Palminteri), quien irá proponiendo cambios en la obra hasta hacerla prácticamente suya. Destaco un par más de interpretaciones que están inconmensurables: Dianne Wiest (que ganó el Oscar como actriz de reparto) como Helen Sinclair, la diva alcohólica que tendrá algún que otro roce con el autor Shayne, y el protagonista de la obra de Shayne, Julian Marx (Jack Warden), con un grave problema de adicción a la comida. Como es fácil adivinar, este argumento le da la pauta al genial director para meterse de forma indirecta con el sistema de Hollywood (algo que años más tarde volvería a hacer de forma más obvia con Un final made in Hollywood), su forma de imponer celebridades en el reparto y los cambios que las productoras obligan a hacer en el guión según sus intereses. El irónico final, que no pienso desvelar, aún refuerza más estas ideas.

Mucha gente que le tiene cierta tirria a Woody Allen (mi padre, entre otros) agradecerá que no participe en la película como actor. Aún así, el papel de John Cusack es el clarísimo alter ego del director, y, al igual que pasaba con Kenneth Branagh en Celebrity, con Sean Penn en Acordes y desacuerdos, y con Will Ferrell en Melinda y Melinda, hace de Woody Allen de una forma extraordinaria.

Woody Allen lleva haciendo una película cada año desde 1982, con la excepción de 1987, año en que hizo dos pelis, y 1991, cuando retrasó Sombras y niebla hasta 1992 y la juntó en el mismo año que Maridos y mujeres. Sin menospreciar en absoluto las diez últimas películas desde Poderosa afrodita hasta la última estrenada Melinda y Melinda, Balas sobre Broadway culmina con Maridos y mujeres, Misterioso asesinato en Manhattan y, quizá, Delitos y faltas, un genial conjunto de películas de principios de los noventa, etapa comparable (y échenme aquí los perros si creen que digo barbaridades) a la de finales de los setenta, con Manhattan y Annie Hall.

Las mejores películas de los 90 (XII): Clerks

Clerks (1994) es una película que representa de forma digna el cine independiente estadounidense; es barata, marginal y muy personal. Es casi un capricho de su autor (en todos los sentidos de la palabra, ya que es productor, director, guionista, ideólogo e incluso actor) Kevin Smith.

Por cine independiente entendemos aquél que no está producido por ninguna de las llamadas majors de Hollywood. Es, por tanto, relativamente barato, lo que le confiere unas características un tanto especiales. De entrada tiene una apuesta personal detrás. Alguien se ha empeñado en hacer su peli, sacará la pasta de dentro de un calcetín bajo la cama, convencerá a unos cuantos amigos que trabajarám gratis para él y la hará cueste lo que cueste. Tenemos entonces actores desconocidos, nada de efectos especiales, una historia basada en diálogos e interpretaciones, muy pocas localizaciones y mucha libertad, lo que permite producciones con más violencia y sexo, o que traten temas que para el gran público pueden resultar demasiado descarados. Este último caso es el de Clerks.

Clerks, más que una historia hilada de principio a fin, es una sucesión de gags de situación con un hilo conductor que consiste en las aventuras que durante un sábado le ocurren a un dependiente de un pequeño colmado (de esos que abren a todas horas y donde venden de todo y que siempre son atracados en los vídeos de Noche de impacto) y de su amigo que trabaja en el videoclub de al lado. De forma descarada y sincera se retrata esta cultura tan norteamericana de la Pepsi y de Star Wars, de la gorra de béisbol y el hip-hop, del grocery store y el videoclub, del dependiente asqueado y del cliente tonto…

Kevin Smith estaba trabajando en la misma tienda donde rodó la peli, lo que explica la inspiración con que sus diálogos y situaciones vienen destilados (aparte de que las persianas estén bajadas durante todo el metraje, ya que sólo podía rodar cuando la tienda estaba cerrada). Smith observa la realidad desde el sentido común y se ríe de todo al mismo tiempo que nos hace partícipes. ¿Qué más podemos pedir?

Clerks marca un estilo que heredarán directamente el resto de las películas del personal director. Mallrats (1995), su siguiente película, nos explica las aventuras que otros personajes pasan al día siguiente en la gran superfície comercial de la ciudad. Son otros personajes, pero responden a los mismos tics generacionales, incluso hay situaciones que marcan ambas tramas. Persiguiendo a Amy (1997) es más de lo mismo, pero con más sentimiento (¡ah! ¡l’amour!). Estas tres completan la llamada Trilogía de Nueva Jersey. Luego llegó finalmente Dogma (1999), que nos presenta un punto de vista muy particular sobre Dios y la religión. Era una peli largamente prometida desde los títulos de crédito de las tres anteriores y resultó un tanto decepcionante. La debacle de Kevin Smith continuó con Jay y Bob el Silencioso contraatacan (2001) (donde los dos secundarios de la Trilogía de Nueva Jersey se convierten en protagonistas) y Una chica de Jersey (2004).

Y para 2006 parece que nos está preparando la segunda parte: Clerks 2: The passion of the clerks. Para quien no lo sepa, Kevin Smith tiene un blog al que llama My boring-ass life y el rodaje de Clerks 2 también se puede seguir en otro blog.

Hasta aquí las primera entrega de las mejores películas de los 90. Ya sólo faltan 11.

Las mejores pelis de los 90 según vosotros

A mediados de agosto os pedí la opinión sobre cuáles serían las mejores películas estrenadas entre 1990 y 1999.

Doy por cerrada esa entrada y resumo aquí las opiniones de mis comentaristas. Según la opinión de nueve personas (Vane, DrFloyd, Su, Luiyo, Razorbuzz, Pitoche, Latin, Gatafunho y Vigo), estas 47 películas deberían entrar en el top 10:

  • Con 5 nominaciones: The Matrix y Pulp Fiction.
  • Con 4 nominaciones: American Beauty y La vida es bella.
  • Con 3 nominaciones: Reservoir Dogs y Uno de los nuestros.
  • Con 2 nominaciones: Cadena perpetua, Como ser John Malkovich, Eduardo Manostijeras, El club de la lucha, L. A. Confidential, La lista de Schindler, Pesadilla antes de Navidad, Se7en, Sin perdón y Toy story.
  • Con una sóla nominación: Abre los ojos, Algo pasa con Mary, Braveheart, Buena Vista Social Club, Clerks, Cube, Dark City, Despertando a Ned, El lado oscuro del corazón, El paciente inglés, El Sexto Sentido, El silencio de los corderos, Entrevista con el vampiro, Fargo, Forrest Gump, Instinto básico, La princesa Mononoke, Los amantes del círculo polar, Los Puentes de Madison, Magnolia, Muerte entre las flores, Poderosa Afrodita, Rompiendo las Olas, Salvar al soldado Ryan, Smoke, Thelma y Louise, Tierra, Todo sobre mi madre, Trainspotting, Tres Reyes y Underground.

Y aprovecho para anunciar que ya tengo mi lista preparada. El top 10 que pensaba hacer se ha convertido en top 12 (por aquello de no dejar fuera a alguna que me hacía ilusión que entrara). Algunas han sido nombradas aquí y otras no, pero mantendré la sorpresa del número uno hasta el final. Intentaré hacer una entrada semanal de aquí hasta fin de año y empezaré este fin de semana.

Preparando un nuevo top 10

Quiero empezar una serie de entradas que se llamará Las mejores películas de los 90. Serán 10 posts, uno por película, del diez al uno. Si tiene éxito y yo tengo ganas, puede haber continuidad para atrás (los 80, los 70, etc.).

El caso es que tengo la lista medio pensada (lo que me siguieron cuando la revista MarGeS, ya saben que voy a reciclar algo), pero no del todo. Así que pido participación:

¿Qué películas consideráis imprescindibles en un top 10 de las mejores de los 90?

Nota bene: Los 90 = 1990-1999, ambos inclusive, y según el año que diga imdb.
Nota bene 2: Lo que me propongáis no es vinculante, sólo me lo tomaré como sugerencias y lo usaré para acabar de decidir el orden, y completar la lista.
Nota bene 3: La lista será sobre las que he visto, por supuesto. Intentaré ver alguna de las recomendaciones que me hagáis, pero no prometo nada.

Espero ansioso vuestros comentarios.