Una reunión a tres bandas

Voy a intentar resumir lo que nos ha pasado hoy porque es digno de que quede constancia. Hoy hemos estado presentes en una discusión entre una funcionaria de la oficina de la infancia y juventud y las psicólogas del centro pedagógico donde van los niños después del colegio que ha ido de un pelo de terminar con manotazo en la mesa y portazo por parte de la funcionaria. Mientras tanto estábamos Estela y yo observando cómo discutían sobre nuestros hijos boquiabiertos y sin saber cómo reaccionar. Yo sólo quería hacerme pequeño y desaparecer.

A ver si puedo explicarlo, porque además la conversación era en alemán y todavía no me entero ni de la mitad.

Un poco de antecedentes. Los niños van a un centro pedagógico por las tardes después del colegio. Para entrar allí hace falta un informe de un psiquiatra infantil recomendando aplicar una cosa llamada “párrafo 32” o “párrafo 35”, dependiendo del caso. Por los problemas que tuvimos con Eric hace tres años al llegar a Alemania, el niño consiguió un puesto en este centro. La ayuda y el apoyo que hemos tenido y la mejora en estos dos años ha sido inestimable. El coste de este centro no es nada barato, por cierto, nosotros no podríamos pagarlo, pero lo subvenciona, creo, el ayuntamiento de Múnich. Pues resulta que hace un año nos empezamos a plantear que Marc también podría necesitarlo, ya que tiene graves problemas de concentración. Tuvimos un informe favorable y en septiembre entró.

La reunión de hoy ha sido de evaluación de ambos niños con el objetivo de ver si han de seguir el año que viene, y la funcionaria ha venido guerrera.

Esta señora es la misma que el día que la conocí me dijo que no le hablara catalán a los niños, que tenían que centrarse en el alemán y que aún los liaba más. Hoy, entre otras perlas, ha sugerido que Estela consiente demasiado a Marc y por eso actúa como un bebé, que ha pasado su miedo a la muerte a Eric, y nos ha echado en cara que abusamos del erario público con dos niños en un centro que juntos cuestan más de 2000 euros al mes. Y que nos concede que Marc se quede un segundo año, pero que este será el último año de Eric, que ya no lo necesita más. Ante nuestra falta de alemán para defendernos, y porque también se han sentido atacadas, las psicólogas nos han defendido con uñas y dientes en una intensa discusión de más de media hora llena de “usted no entiende nada”, “no conoce a los niños” y “¡cómo se atreve!”. Al final la señora se ha ido casi sin despedirse con un “ya les traducen ustedes a los padres lo que ha pasado aquí”.

Yo, en realidad, sólo puedo estar profundamente agradecido tanto a las psicólogas del centro pedagógico como al sistema que ofrece ayuda profesional a los que nos sentimos desbordados con la educación de nuestros hijos. Sobre la funcionaria, supongo que es exactamente su trabajo ponernos a prueba así, pero hoy ha sido duro.

Patronizing ladies

Odio profundamente el ánimo paternalista-sermoneador de algunas señoras mayores inglesas, que con superioridad de clase acomodada te dicen cómo has de educar a tus hijos.

A veces la intención es buena, pero creo que en el fondo lo que buscan es culpabilizarte por criar hijos molestos.

Ya sé que no tengo ni puta idea de cómo hacer que mi hijo esté calladito y quietecito a mi lado. Ya sé que se ha subido al árbol y que si se cae se va a matar. Ya sé que ha cruzado la calle sin mirar y que usted casi lo atropella con la bici porque, mire, resulta que no lo llevo atado con una correa.

No necesito que nadie me recuerde cómo es mi hijo ni que no he hecho todo lo que he podido para que sea un angelito. Lo que necesito es un poco de empatía y comprensión, y eso lo dan tan pocas personas, que haría falta ponerles un monumento.

PD: Hoy le he dicho “Oh! Shut up you patronizing people!” a la señora que casi atropella a mi hijo con la bici y luego me ha sermoneado, y sí, me he ganado su odio eterno, pero qué a gusto me he quedado.

Cielo

Hace unos días estaba yo con Eric por la calle y, poco después de ponerse el sol estaban en el cielo la luna creciente y un punto muy brillante.

– Mira Eric, és Júpiter.
– No, papa, és una estrella.
– És un planeta, al cel hi ha estrelles i planetes, i aquest és un planeta.
– Però Júpiter és molt gran…
– Sí, però está molt lluny.
– És una estrella.
– …

Al final parece que los dos estábamos equivocados. Era Venus.

Hoy Eric cumple 5 años. Le voy a regalar un telescopio.

Animales

Anoche Eric se durmió pronto y me puse a mirar el libro de animales de Eric con Marc. Yo le señalaba un animal y él lo adivinada. Fue divertidísimo.

Elephant2– ¡Efante! (éste se lo sabe bien)

lemur– ¡Adilla! (mmmm, ¿casi?)

gorila– Mokey (mmmm, bueeno)

hippopotamo(Cara de “ni idea”)
– Hipopótamo – le digo
– ¡Ótamo!

flamingo(Otro que tal)
– Flamingo – Yo también mezclo idiomas que es un contento.
– … (pasa)

tigre– ¡Tigue! ¡Oaaaaar!
– Molt bé.

rinoceronte– Sauyo.
– No, no és un dinosaure, és un rinoceront.

dugong– Whale
– No…
– Balena
– Whale i balena és el mateix. És un dugong.
– ¡No! ¡Whale! ¡Balena!
– (pues vale)

jaguar– Lleón. ¡Oaaarg! – Y se pone a rondar a cuatro patas por la cama.
– Jaguar, Marc. És una mica diferent del lleó.

narval– ¡Otro whale!
– Mmm, no. Aquest és un narval.
– ¡Whale!
– Ok, ok, balena.

La conversación

Hoy es el día de muertos. Este día se celebra de una forma muy especial en México. Hoy en el museo de antropología de Cambridge tenían un rincón dedicado a explicar este día, con un altar decorado al estilo mexicano y algunas actividades manuales para los niños. En la planta baja está la exposición permanente y, entre muchas otras cosas, hay una tumba romana que encontraron en Arbury, el barrio que hay al ladito de casa. Dentro de la tumba, un esqueleto.

– Mira Èric, un mort.

– No, no és una persona.

– Sí, era una persona fa 2000 anys. Ara només queden els ossos. Posa aquí que era una dona d’entre 40 i 55 anys.

– I como s’ha muerto? – Mi hijo mezcla idiomas como el thermomix la mayonesa.

– No sé, un accident, una malaltia…

– Yo no quiero esta persona s’ha muerto.

– Però ja fa 2000 anys, tothom es mor i ja fa molt de temps.

– Tothom… ¿yo voy morir?

– Sí, tothom es mor quan es fa vell.

– ¡Yo no quiero voy morir!

– (Nudo en la garganta) …jo tampoc, Èric. Ningú vol morir. Si tenim sort vivim 100 anys.

– ¡Yo no quiero 100 anys! ¡Yo no quiero voy morir!

– …

La conversación continuó más o menos así, entre calaveras de azúcar y papel picado, durante una larga media hora en la que no quiso que le pintaran la cara de calavera, hasta que pudo distraerse haciendo una flor de papel y luego pintando una calavera de colores…

Le he visto, a sus casi cinco años, realmente preocupado, y el tema parecía que se le había olvidado hasta que hace cinco minutos lo ha vuelto a decir…

– Papa… yo no quiero voy morir.

¿Qué me pasó?

“¿Qué te pasa, Alex? ¿¡Qué te pasa!?”. Oigo entre brumas la voz de mi mujer.

Abro un ojo y veo las cajas que hay debajo de mi cama. Mi cara contra el suelo. ¿Me habré caído de la cama? Es mi primer pensamiento descartado al sentir que mi pierna izquierda está apoyada en una postura extrañísima contra la mesita de noche. Estela sigue exaltada. “Nada, estoy bien, no me pasa nada…”.

Tengo en mis brazos una jarra de plástico empiezo a recordar. No estaba durmiendo. Estaba sentado en mi cama agarrado a la jarra a ver si podía vomitar después de una noche de dolor de tripa. No hay otra explicación: me he desmayado. Siento algo de dolor en la parte trasera de mi cabeza. No parece haber chichón pero sí ha habido golpe.

Me reincorporo como puedo. “Creo que me he desmayado”, le digo a Estela. Y vuelvo a la cama a dormir.

Esta mañana al lavarme la cara veo en el espejo un golpe en la ceja derecha. Me duele.

Es la primera vez que me pasa algo así. He estado a punto de desmayarme otras veces, pero recuerdo perfectamente la sensación de desmayo. Esta vez no. Sólo puedo deducir que me he desmayado pero no tengo ningún recuerdo ni del desvanecimiento de consciencia, ni de los dos golpes en la cabeza (debió ser uno contra el radiador y otro contra el suelo), ni de los varios segundos que Estela dice que estuve respirando fuerte y resoplando mientras estaba ya en el suelo. Ni siquiera es un “estaba sentado en la cama y de pronto estoy en el suelo”, no, es que lo siento como si entre ambos acontecimientos hubieran pasado horas. Un hueco dejado en blanco en uno de los accidentes más extraños que he vivido.

Sobre mi estómago. Creo que voy mejorando, gracias.

Elegir colegio para Eric

Acabo de poner esto en twitter..

…y creo que merece una explicación, especialmente el concepto de “apuesta arriesgada”.

Elegir un colegio público en el Reino Unido no es trivial. En principio no debería ser muy complicado, presentas un formulario con una lista de tres colegios por orden de preferencia, y serás admitido o no según los criterios de admisión que cada colegio publica.

El problema es la cantidad de cosas que has de tener en cuenta para elegir los colegios. Por ejemplo es inútil poner tu colegio preferido si no cumples ninguno de los criterios de admisión y es un colegio muy demandado.

Como he dicho cada colegio tiene sus criterios de admisión. En realidad para la gran mayoría de colegios son los mismos. A saber:

  1. Niños con necesidades especiales
  2. Niños dentro del área de admisión con un hermano en el colegio
  3. Niños dentro del área de admisión
  4. Niños fuera del área de admisión con un hermano en el colegio
  5. Niños fuera del área de admisión que no han podido ser admitidos en el colegio de su propia área
  6. Niños fuera del área de admisión

En caso de empate se admiten a los niños que estén más cerca del colegio según la distancia en línea recta de su casa al colegio.

Los colegios que no usan estos criterios o que los varían o amplían, lo suelen hacer por motivación religiosa. He visto uno (católico) en el que si estás fuera del área y eres ateo tienes menos preferencia que si estás fuera del área y eres musulmán. No sé por qué esto no es delito.

Así, lo fácil es poner el colegio de tu área en primera opción (o alguna de las otras), y casi seguro que el niño entra.

Pero ¿qué pasa si el colegio de tu área tiene muy mala fama y no te gusta? Pues que cualquier apuesta es arriesgada, ya que si no puedes entrar en ninguna de tus tres opciones, te puede tocar cualquier colegio de la ciudad o de los pueblos de alrededor.

Como el colegio de nuestra área no se llena (precisamente por la mala fama, muchos padres no eligen ese colegio en ninguna de las preferencias), este colegio es, de facto, nuestra cuarta opción.

Así, nuestra primera opción es una apuesta muy difícil de ganar: el colegio del área con mejor fama, que el año pasado, por la demanda, ni siquiera pudo cubrir a los niños de su propia área. Nosotros estamos fuera de área, pero no estamos lejos. De todos modos sigue siendo difícil.

La segunda opción es el colegio nuevo del que ya os hablé. Yo creo que aquí entra casi seguro. La apuesta viene más por el riesgo de ser precisamente un colegio nuevo de donde no tenemos ninguna información previa y donde Eric va a ser siempre de los niños mayores. Pero la idea es también motivadora y ya de hecho nos estamos involucrando en cómo va a ser el colegio.

La tercera opción es el colegio donde hubiera ido si nos hubiéramos quedado en el piso en el que estábamos hasta junio. Nos queda algo lejos, pero es barrio conocido.

Ya he mandado los papeles esta mañana y sabremos los resultados el primero de mayo. Desead suerte a Eric.

Creando escuela, literalmente

Mi hijo Eric cumple cuatro años el domingo que viene y aquí en el Reino Unido los niños entran al colegio con cuatro años cumplidos. Así que Eric entrará a una escuela primaria en septiembre y nos toca ahora decidir cuáles son nuestras tres preferencias de entre las de alrededor.

Nos hemos enterado que por casualidad abren una escuela nueva justo este septiembre y me he involucrado personalmente en el tema como uno de los padres del área que tenemos interés en elegir cómo queremos que sea la escuela de nuestros hijos.

El tema que están tratando ahora es fundamental, ya que en enero se decide qué entidad va a llevar la administración de la escuela y se han presentado cinco candidaturas. Acabo de llegar de mi segunda reunión sobre el tema. Hoy estaba el representante del City Council (el ayuntamiento, más o menos) que será uno de los tres que decidirá sobre la entidad administradora y nos ha organizado una dinámica de grupo sobre los pros y contras de cada candidatura. El resultado de la dinámica en sí ha sido bastante pobre, por la sencilla razón de que era necesario traer los deberes hechos de casa, habiendo leído previamente los proyectos presentados por cada candidatura. Esto ha sido imposible, ya que esos proyectos se han hecho públicos justo esta tarde, y aunque teníamos los informes allí, leerlos todos nos hubiera alargado la reunión a cuatro o cinco horas. Total, que hemos improvisado, escribiendo por lo que sabíamos de oídas o podíamos intuír de una lectura superflua de los proyectos.

Yo sólo tenía una cosa clara: una de las cinco candidaturas es la diócesis local de la iglesia anglicana y yo me niego (en lo posible) a que mis hijos vayan a un colegio religioso. Me ha hecho enormemente feliz saber que, por lo menos en mi grupo de trabajo de cinco personas, al menos tres de las otras cuatro madres tienen reparos en que la diócesis lleve la nueva escuela. Además ellas tenían otra razón que yo no conocía y es sumamente interesante…

Resulta que hasta 2006 había una escuela en el barrio regentada por la iglesia. La escuela se llamaba St. Andrew’s y las autoridades la mandaron cerrar aparentemente por suspender durante varios años los estándares de calidad exigidos. A mí me parece un caso muy gordo lo de mandar cerrar una escuela, pero aparentemente no hay ninguna información clara al respecto. Por lo menos no que esté accesible en google. Por supuesto la escuela más cercana, llamada Shirley se hizo inmediatamente pequeña para la demanda requerida, y acabaron trasladándose, creo que en 2010, a las dependencias donde estaba la vieja escuela St. Andrew’s, que es más grande. El edificio donde estaba la Shirley es donde el próximo septiembre abrirán la nueva escuela, que todavía no tiene nombre.

Y así es como los padres no queremos a la Iglesia allí ni en pintura. Y yo que me alegro.

Ahora se trata de ver cuánto caso nos hacen, porque la decisión final la acaban tomando sólo entre tres, y al final lo de hoy, aparte del chisme, ha sido más caos y pantomima que otra cosa. Habrá otras dos reuniones en las que incluso podremos preguntar directamente a los candidatos (que ellos llaman “sponsors”) cosas sobre cómo llevarán la escuela. Pinta interesante.

Ahora sólo me queda leerme los cinco proyectos de los sponsors a profundidad y los informes de las otras escuelas candidatas.

Imaginación

¿Recordáis que Eric tenía cuatro dinosaurios imaginarios? Eran uno verde, uno naranja, estos dos buenos y pequeñitos, y uno rojo y otro negro, que eran grandes y malos. Luego durante unos días empezamos a tener otros dinosaurios, pero con colores mezclados.

Un buen día los dinosaurios se fueron.

Y llegó una oruga gigante que dormía con él. Esa noche no dejó que me estirara a su lado para dormirle porque podía aplastar a la oruga.

De pronto, desde hace una semana, cada día tenemos un animal diferente. Primero un zorro. Luego un lobo. Al día siguiente llegó una perrita que se llamaba Aia y al otro un gato que se llamaba Alapo. Luego vino una oveja y el sábado fue una vaca. Ya el mismo sábado avisó que al día siguiente llegaría un Tiranosaurus Rex. Ayer no nombró al tiranosaurio en todo el día pero yo iba con mucho cuidado cada vez que doblaba una esquina.

Actualizo (12/OCT/2012 10h00): El T-Rex duró dos días en casa, pero me lo dijo a posteriori, cuando ya se había ido. Ni siquiera noté su presencia ;). Esa noche le dijo a su madre que ya no vendrían más mascotas, que la que tenía ahora se llamaba Alex. “¿Alex?” le dice su madre. “Sí”, y Eric me señala a mí. Pero sí llegaron más mascotas, ha tenido un cerdo pequeñito, que cabía en la palma de su mano y esta mañana en el coche me ha dicho que tenía un tigre. Negro. “No hay tigres negros”, le digo. “Son naranjas, con rayas negras, y hasta hay algunos que son blancos con rayas negras. ¿Estás seguro de que no es una pantera?”. “Ah, no es un tigre, es una pantera negra”. Pues eso. Por cierto, la pantera llama Akud, creo.

La inteligencia de las hormigas

Este video lo protagonizo yo. Mi charla en Amazings / Naukas Bilbao 2012.

Debajo del video añado información extra que complementa la charla.

La presentación:

El video se centra demasiado en mí y se pierden algunas de las diapositivas. Aquí la presentación tal como la mostré:

NOTAS: