Que viene el coco

Éste es un baño de mujeres del aeropuerto de Madrid:

Baño del aeropuerto de Madrid

Y ésta es una ampliación del mensaje de la papelera:

Mensaje de la papelera
(fotos cortesía de Estela)

Y yo me pregunto ¿a qué viene el mensaje?

Me parece muy bien que las papeleras de los baños públicos sean tecnológicamente avanzadas e inluyan algún tipo de desinfectante, incluso si es tan potente que puedan cargarse el virus del SIDA y de la Hepatitis, pero ¿es útil que nos lo anuncien de esta manera? ¿No es publicidad exagerada? Y lo que es peor ¿no puede llevar a malentendidos?

Podemos consultar en mil fuentes, cosas como ésta:

La Hepatitis B (sérica) se contagia por la sangre (sangre o agujas contaminadas), por el sudor, semen, saliva o lágrimas y secreciones vaginales a través de heridas o mucosas. También se trasmite a través de la placenta al feto, y a través de contactos sexuales.

o ésta:

El contagio del VIH se produce cuando se traslada de un individuo a otro una suficiente cantidad de virus. El virus se encuentra en personas infectadas principalmente en la sangre, el semen, en las secreciones vaginales y en la leche materna. Puede ser trasmitido a otras personas a través de heridas, pinchazos, heridas en la piel, mucosa vaginal o mucosa anal.

No pone nada de que se contagie por tener al lado una papelera con una compresa sucia.

Recordatorio KDD Madrid y meme de recuerdos, de paso

Recuerdo a los madrileños que en ocho días voy para allá, y que hace falta poner una hora para encontrarnos y un lugar para comer el domingo día 4. Así que abro los comentarios aquí con las propuestas.

Y de paso, pongo un meme que me viene impuesto desde Su, porque se ma ha ocurrido contestarle 😛

Si lees esto, si tus ojos pasan por estas líneas ahora mismo, incluso si no hablamos a menudo, por favor postea un comentario con un recuerdo tuyo y mío. Puede ser cualquier cosa, buena o mala. Cuando hayas acabado, copia este pequeño párrafo en tu blog y sorpréndete (u horrorízate) con las cosas que la gente recuerda de ti.

Convaleciente

Hoy es mi tercer día enfermo, ya he pasado por los estados de veinticinco estornudos seguidos, el de fiebre y dolor de huesos. Ahora estoy con dolor de garganta y he preferido quedarme en casa tomando leche caliente con miel, porque hoy no ha pasado de ocho grados en la calle.

Pues lo vais a notar. Primero porque he adelantado un montón de El código da Vinci. Segundo porque me he estado poniendo al día de las pelis que no había comentado, ¡algunas desde hacía más de un año! Así, que ahí van un montón de entradas…

Tema del día

La perversa Leonor

Si me obligarais a nombrar una mujer rara en la cama,
pondría, acaso, como ejemplo a la perversa Leonor,
sólo la excita lo textil, lo más sedoso de la gama:
rasos, satenes, terciopelos … lo mejor de lo mejor.

Es una cosa que me llena de estupor
esa pasión por lo textil de Leonor
que al cielo clama.

Pero ¿qué hace? me diréis, dibújanos un panorama.
De ningún modo quiero yo menoscabar vuestro pudor
con el retrato de actitudes nada propias de una dama,
y que son tela marinera y un baldón sobre mi honor.

Es una cosa que me llena de estupor
lo que le gusta más de mí a Leonor
es mi pijama.

Tengo uno azul que es de moaré y al verlo su pasión se inflama:
«Quítatelo, quítatelo, que voy de vuelo, hacia el amor».
Y me lo arranca y ve mi piel, que es buena piel, que aún no es mojama,
Pero desdeña mi epidermis y mi tacto y mi sabor.

Es una cosa que me llena de estupor
lo que se hace con la prenda Leonor
y cómo brama.

Yo le imploro, le suplico, llego incluso al melodrama:
«Eso mismito, házmelo a mí, algo de caso, por favor».
Pero, aplacado su furor, se pone a hacer un crucigrama
y yo me enfrío y me resfrío y necesito un cobertor.

Es una cosa que me llena de estupor,
cuando le quito aquel guiñapo a Leonor
me lo reclama.

Tiene manías cada cual, las tiene el mismo Dalai-Lama,
y está muy bien la variedad que hay en la viña del Señor.
Confesaré, por no ocultaros el reverso de la trama,
que algunas veces acaricio y mimo su ropa interior.

Es una cosa que me llena de estupor,
¿por qué no alcanzo lo que alcanza Leonor?.
Y si alcanzara lo que alcanza Leonor …
canela en rama.

(Javier Krahe)

Sacada del proyecto Krahe.

Conversaciones cazadas

Situación: Cola del cine en Sitges, justo antes de entrar a ver Oculto. Dos chicos y cuatro chicas se ponen detrás de nosotros. Una de las chicas padece de incontinencia verbal, un problema que no seria muy grave si, además, tuviera algo de inteligencia. Entre otras, soltó estas tres perlas:

Perla 1: Las pelis españolas

Chica incontinente: ¿Y qué peli vamos a ver?
Otra chica 1: Se llama Oculto, o algo así.
CI: ¿Y de qué va?
OC2: No sé, es española…
CI: ¿¡¿Española?!? ¿¡¿Y de miedo?!? ¡Vaya mierda! ¡Si lo sé no vengo!

Perla 2: Cinco por seis

(Los chicos se han ido a dar una vuelta)
CI: Dice Javi que le debemos tres euros, pero es mentira… Si cada entrada son ocho con seis y le hemos dado cuarenta euros, pues sólo le debemos seis por cinco… ¡treinta céntimos! ¡Qué cabrón!
(Las otras tres le dieron la razón sin vacilar)

Perla 3: Va de spoilers

(Los chicos vuelven y se retoma la conversación sobre las pelis españolas. NOTA: No sigas leyendo si no has visto Los otros)
Chico 1: … pero hay algunas pelis españolas de miedo que están bien, como aquella de la Nicole Kidman…
CI: ¿Cuál?
C1: Sí, mujer, esa en la que ella cree que no está muerta…
OC2: ¡Ah! ¡Los otros!
CI: Esa no…, no la he visto.

A day on Earth – Hoy

Hace un siglo, Ana Ulin me invitó al grupo de flickr A day on Earth – 29/Sep/2005. Y bien, el día ha llegado. Y Chema me lo recordó hace unos días, si no, se me pasa de largo.

Se trata de hacer una foto en el día de hoy y publicarla en el blog del evento. Así de simple. En el mismo blog hay instrucciones para hacerlo. Por cierto, la foto se puede publicar más adelante, la condición es que esté sacada hoy, eso sí, hay hasta hoy para registrarse.

Dentro de un rato saldré a la calle, a ver qué saco.

Actualización: Al final, entre el día nublado que hacía ayer en Girona y mi mala memoria, no hice ninguna foto. Espero que haya servido para recordárselo a alguien.