Vicky Cristina Barcelona


Bien parece que Woody Allen ha hecho una película de encargo para salir del paso. Estoy seguro que las condiciones impuestas desde la productora catalana y las suyas propias como autor de una película por año han menguado la calidad de una película de gran potencial. Yo no me quejo de que la película sea una postal de Barcelona. Me quejo de que sólo sea eso. Ni siquiera me importa mucho que el «fet diferencial català» no aparezca en absoluto; eso es algo que no se puede esperar del guión de un catalán que quiera vender la película fuera de Catalunya, por lo tanto ni se lo vamos a plantear a un newyorkino. Un guión que, por cierto, no tiene ni pies ni cabeza y que no parece de Woody Allen.

Reconozco, eso sí, que Penélope Cruz está estupenda. No sé si merece el oscar que le han dado, pero estoy seguro que su personaje no estaba en el guión tal como ella lo acabó interpretando. O si lo estaba, la Pe consiguió darle fuerza y credibilidad a un personaje que no había por donde cogerlo. Y ahí es donde falla Scarlett Johansson, que pretende ser el personaje cuerdo en esta loca y extraña fantasía del trío feliz. También me gusta Rebecca Hall, aunque su historia quede un poco aparte y colateral al resto del argumento. Bardem está bien, como siempre, aunque su personaje no es muy diferente de otros que ya ha hecho antes (con Almodóvar o Gómez Pereira, por ejemplo) y por eso no destaca.

He leído que Woody Allen intentó hacer una almodovarada. En absoluto. En cuanto Pedro Almodóvar salió de su Madrid e hizo una película en Barcelona, le salió Todo sobre mi madre. Una maravilla que no tiene ni punto de comparación con la postal de Woody Allen. Lo demás, lo dicho, Barcelona como simple decorado, que podría haber sido cualquier otra ciudad, y una decepción para este barcelonés exiliado que esperaba que Woody Allen se volcara más en este proyecto haciendo, por lo menos, una película de Woody Allen en Barcelona. La firma cualquier otro y me lo creo más.

Añado: No se pierdan la Entrevista a Woody Allen, por Supermon, en Halón Disparado.

Los cronocrímenes


Sigo a Nacho Vigalondo como bloguero y cortometrajista desde hace más o menos cuatro años. Le considero brillante como escritor e ingenioso y sorprendente como cortometrajista. Si alguien no le conoce, que busque por ahí el corto 7:35 de la mañana, que estuvo nominado a los oscars hace unos años. Siguiendo su blog he podido estar al día de las vicisitudes de su primer largo, Los Cronocrímenes, que pudo estrenar en Sitges 2007, hace ya más de un año, y que hasta junio o así del 2008 no pudo estrenar en salas comerciales. No sé qué éxito tuvo en España, pero parece que internacionalmente está gustando, y, como propuesta original e innovadora que es, en Estados Unidos ya están preparando el remake.

Yo, he de confesar, sólo he tenido una oportunidad de verla en el cine, en el festival de cine de Cambridge hace un par de meses, pero la daban un jueves por la noche y no teníamos ganas de salir de casa. Al final, antes de que alguien (o él mismo en su blog) me la estropeara, he preferido conseguirla por los canales habituales.

La película es bastante inclasificable, aunque por tratar de viajes en el tiempo el marco más adecuado es la ciencia ficción. La película da la sensación de ser barata, con tres localizaciones y cuatro personajes, y da la sensación que lo más caro es el escenario de la «máquina del tiempo». Esto no es una crítica, al contrario, esta sensación de cine amateur atrapa la complicidad del espectador, mientras que profundiza en el gran valor de la película: su historia, el cuidado guión que, con todas las trampas del género, entretiene, sorprende y crea icónicos personajes como la momia rosa, que ya es personaje de culto.

Espero de verdad que a este director se le den más oportunidades para hacer películas. Ha demostrado que tiene una idea clara de qué tipo de cine quiere y sabe hacer, y creo que coincide bastante con el que yo quiero ver. Ahora falta que alguien le ponga la pasta. Yo aquí espero, expectante.

¿De qué me suena esto? VIII: Resultados

Después de la discusión del pasado viernes decidí que para esta semana elegiría, de entre todas mis alternativas, algo que pudiera «sonar» al respetable, y qué mejor que música de anuncios de televisión para que a partir de ahí pudierais encontrar la banda sonora original.

Pues parece que después de todo ha sido la semana más difícil, e incluso me obligué a dejar claro que ambos cortes pertenecían a anuncios de televisión. Pero es que, como siempre, los resultados son inesperados. Recordemos los temas.

1.-
[audio:bso8_1.mp3|text=0xFFFFFF]

2.-
[audio:bso8_2.mp3|text=0xFFFFFF]

El primer tema es el llamado Lux Aeterna, corte número 32 y penúltimo del disco de la banda sonora de Réquiem por un sueño (2000) de Darren Aronofsky. Si ya la película es difícil de ver (Estela opina que la peli debería estar en esta lista de las más enfermizas de la historia del cine), la banda sonora tiene temas bien jodidos de escuchar. Eso no quita que no sea una banda sonora excelente, en el sentido de que cumple perfectamente su función en una película sobre drogas y adicciones. La mayor parte de los temas son muy rallantes, pero hay varias joyas como este Lux Aeterna, que no sólo se ha utilizado en multitud de anuncios, sino que muchos trailers de otras películas lo han usado. Ya explicábamos el caso con el trailer de Wall-E y la banda sonora de Brazil (este mismo concurso, segunda semana): que muchas veces cuando se prepara el trailer de una peli la banda sonora no está terminada y se usa la música de otra peli. Es el caso de el trailer de El Código da Vinci o de El Señor de los Anillos: Las Dos Torres, donde se usó una remezcla del mismo tema llamada Requiem for a Tower:

Este tema también se usó en un anuncio del Seat León, donde el coche atravesaba unos paisajes en los que los arbustos al lado de la carretera se erizaban al paso del vehículo y al ritmo de esta música. El hecho es que, extrañamente, me ha sido imposible encontrar este anuncio en internet (el punto al ganador de la pregunta 7 hubiera ido seguro a quien me hubiera dado este enlace).

El segundo tema forma parte de la banda sonora de The Straight Story (o Una historia verdadera) (1999), dirigida por David Lynch y con música de Angelo Badalamenti, sin duda otro de mis músicos de cine favoritos. Es el séptimo corte de la banda sonora y se llama Country Waltz. Curiosamente, las palabras, «campo» o «viejos», han aparecido en las respuestas a la primera pregunta (¿Qué imagen te viene a la cabeza?) de gente que ni siquiera le sonaba, es increíble lo que puede sugerir la música. Esta música también se usó en un anuncio de coches. Casi con el mismo mensaje que el del Seat León del tema anterior (algo así como la sensación de conducir), BMW nos introdujo la excelente campaña ¿Te gusta conducir? con este anuncio:

Y ahora los esperados resultados:

  1. Daniel Vidal: 9
  2. Mussoltrek: 8
  3. Txals: 6.5
  4. Su: 6 (te has ganado el punto al mejor enlace de la 7 por el esfuerzo de buscar trailers y demás)
  5. Raquel: 2
  6. Mortiziia: 2 (Sé que voluntariamente querías quedarte sin puntos, pero es que has acertado una y me has demostrado que te suena además de decirme que te da una imagen de «asco». Valgan los 2 puntos.)

Aquí la clasificación actualizada.

¿De qué me suena esto? IV: resultados

Vamos directo al grano:

El pecholobo es Slash, de Guns’n’Roses tocando su versión de la banda sonora de El Padrino (Francis Ford Coppola, 1992), compuesta por Nino Rota. No es exactamente del mismo concierto que la que escuchamos en el concurso

[audio:bso4.mp3|text=0xFFFFFF]

y de hecho no he podido encontrar el video de la grabación exacta. Tampoco me he matado a buscar, pero estaba difícil teniendo en cuenta que la gira Use your Illusion Tour duró más de dos años. Al final de esa gira, exactamente el 5 de julio de 1993, un día antes de que nos dieran las notas de selectividad, yo estuve viéndoles en el Estadio Olímpico de Barcelona, en primera línea, con Brian May y Suicidal Tendecies de teloneros, en uno de los mejores conciertos en los que he estado en mi vida.

Volviendo a la versión, las melodías tocadas por Slash se repiten constantemente en varios temas de la banda sonora, pero no hay un tema que concuerde exactamente con lo que él toca. En realidad, la primera parte coincide con The Godfather Waltz, y la segunda con el Love Theme. Es cierto que en la Wikipedia pone que el tema es Speak Softly Love, pero como tal no aparece en la banda sonora, o al menos en la que yo tengo. En cualquier caso he dado como válidas cualquiera de las tres respuestas.

Sobre las películas en las he ha participado Guns’n’Roses, son unas cuantas. Yo hubiera puesto la versión de Sympathy for the Devil de los Rolling Stones que hicieron para Entrevista con el vampiro, Welcome to the Jungle, que sale en la quinta de Harry «El Sucio» Callahan, La lista negra y ésta, que no necesita presentación:

Ha habido doce participantes, demostrando que el ránquing provisional (ya actualizado) fomenta la competitividad y, también, que esta semana ha sido bastante fácil. A saber:

  1. Daniel Vidal: 10
  2. Pancreas: 10
  3. Txals: 10
  4. Mussoltrek: 10
  5. Dorwinrin: 9.5 (faltó apuntalar lo de la gira)
  6. Dan Solo: 9 (es que te lo he puesto muy difícil 😉 )
  7. Mortiziia: 9
  8. Odradek: 9 (vale, pero había que escribir tres títulos de películas)
  9. Su: 8.5 (falló la gira y le faltó una peli)
  10. Akane: 8 (dos puntos que regalo y no los aprovechas…)
  11. Rinzewind: 6
  12. Níniel: 1 (por comentar algo, al menos)

¿De qué me suena esto? Clasificación provisional, semana 3

Para fomentar la competición y la participación, he decidido publicar la clasificación provisional del concurso ¿De qué me suena esto?.

Después de la semana 3, se han jugado 30 puntos:

  1. Dan Solo: 10 + 0 + 10 = 20
  2. Mussoltrek: 0 + 7 + 8.5 = 15.5
  3. Mortiziia: 10 + 0 + 1.5 = 11.5
  4. Daniel: 10 + 0 + 1 = 11
  5. Juanito Peligro: 3 + 7 + 0 = 10
  6. Odradek: 0 + 10 + 0 = 10
  7. Su: 0 + 0 + 10 = 10
  8. Pancreas: 0 + 0 + 9.5 = 9.5
  9. Txals: 0 + 0 + 9 = 9
  10. Sergio Guillén-Pantoja: 6 + 0 + 0 = 6
  11. Maiko: 5 + 0 + 0 = 5
  12. Níniel: 5 + 0 + 0 = 5
  13. Sílvia: 0 + 1 + 2 = 3
  14. Rinzewind: 0 + 0 + 2.5 = 2.5
  15. Akane: 0 + 0 + 2.5 = 2.5

Desde ahora la clasificación estará actualizada en esta página.

Wall-E


Las películas de la compañía Pixar no sólo destacan por su excelencia en el campo de la animación 3D, sino por ser excelentes películas en sí mismas, empezando por sus puntos de partida: sus soberbios guiones. Pero mi apreciación personal es que esta vez me han fallado. En sus anteriores películas, incluso en las tres con historias más sencillas e infantiles como Bichos (1998), Buscando a Nemo (2003) y Cars (2006), el guión es milimétricamente perfecto. Pero siento que en Wall-E la historia flaquea por muchos lados. En realidad asistimos a la historia de amor entre dos robots, y desde este punto de vista no tengo ningúna objeción. Lo que en realidad me chirría es el trasfondo de ciencia ficción futurista, que, incluso homenajeando estupendamente a los grandes clásicos (ahí están el HAL de 2001 y el Gran Hermano de 1984), no consigue establecer una lógica interna consistente (1 con SPOILERS).

Por otro lado…, bueno, por todo lo demás, en realidad, la película es una maravilla. Me encantan los dos personajes principales, uno que es clarísimamente un Johnny número 5, y el otro un iPod avanzado versión año 2800, en homenaje a Steve Jobs, el dueño de la compañía Pixar, que es el mismo que de la compañía Apple. Es increíble cómo dos personajes que son prácticamente mudos y que se comunican entre ellos, y por ende con nosotros, con ruiditos (lo que hace que más de la mitad de la película sea casi casi cine mudo, un riesgo del que salen airosos) nos puedan transmitir tanto. Son geniales el afán coleccionista del robot protagonista y su curiosidad por los objetos, la horda de robots locos y, por ende, antisistema en la nave espacial, la forma de representar a los humanos, que, aunque inconsistente (ver de nuevo 1), tiene un brutal valor simbólico con la sociedad occidental de hoy en día acomodada en el consumismo y las comunicaciones virtuales… y también quisiera destacar el maravilloso epílogo sobre la, digamos, para no estropear demasiado, la segunda y revisada historia de la humanidad, vista a través de la historia de la pintura: fondo y forma intrincadas como nunca, y que además invitan a una segunda lectura como un guiño sobre la propia compañía, pionera en el 3D, después de que hace año y medio fuera comprada finalmente por la gran representante de la animación tradicional: Disney.

Total, que les ha salido un bonito alegato ecoanticapitalista con historia de amor robótico incluida, pero que como distopia futurista deja que desear.

Off-topic: Quisiera quejarme amargamente sobre las condicines deplorables en las que vimos la película. Soy de los pocos que quedan que prefiero gastarme las siete libras que vale la película en el cine, con la pantalla grande, el sonido envolvente, la cómoda butaca y la sala oscura, especialmente si tengo una mínima seguridad de que la película lo va a valer, como es el caso. Pero cuando empieza el corto Presto, el proyeccionista (esa figura que ya no existe porque se encarga simultáneamente de los siete proyectores de las siete salas que tenga el complejo), dejó puesta una lente que nos mostraba la película en formato vertical, con los personajes delgadísimos y altísimos. Cuando a los cinco minutos vinieron a arreglarlo, el corto ya había acabado, y lo hicieron de tal forma que la zona de la pantalla de más a la izquierda estuvo tapada (en negro, vamos) durante más de la mitad de la proyección. No es que se perdiera nada fundamental, pero se perdía el equilibro de la fotografía del formato panorámico y, joder, que no estaba bien, no era perfecto, y yo, por el cabreo, no pude concentrarme a disfrutar de la peli lo que merezco por lo que he pagado. Ya sé que lo que hay que hacer en estos casos es levantarse e ir a buscar a alguien responsable y avisar a tiempo; eso obliga a perderse unos minutos de la peli, que ni yo ni nadie más de la sala estuvo dispuesto a hacer. Lo peor es que, después, nos conformamos como borregos en vez de ir en masa a pedir que nos devuelvan el dinero. Lo merecemos por burros. Eso sí, si ya voy poco al cine, la próxima vez aún me lo pensaré un poco más.

1.- ATENCIÓN SPOILERS. ¿Alguien me explica como se pueden reproducir unos gordos que no se mueven de sus sillas transportadoras y que apenas pueden mantenerse en pie? Y otra: Si las máquinas se rebelan contra los humanos y no quieren volver a la Tierra ¿qué sentido tiene mantenerlos vivos en este estado de enajenación mental?

Dreamgirls


La factura de Dreamgirls (2006) es excelente. Algo pretenciosa, quizás, pero está muy bien hecha. Vamos, que es una película que hicieron con el punto de vista puesto en los oscars. Interpretaciones, guión, canciones, fotografía, el tema del racismo, la ambientación histórica…, todo está hecho para gustar, sobre todo a los miembros de la academia. Al final fue medio fiasco porque ya obtuvo menos nominaciones de las que supongo esperaban, y acabó ganando Jennifer Hudson como actriz secundaria y el montaje de sonido. La verdad es que la actriz está muy bien, es de lo mejor de la película, al igual que Eddie Murphy, sorprendente, aunque ya sabemos que a todo actor de comedia le toca un papel serio en algún momento por el que ser nominado (Robin Williams en El indomable Will Hunting o Bill Murray en Lost in Translation).

La peli es un musical que a la vez esta basado en un musical de Broadway estrenado en 1981 y que se inspira en la historia de la discográfica Motown y de algunos de los grupos y cantantes que lanzó, en especial The Supremes y Marvin Gaye. En la película los nombres están cambiados. La discográfica es Rainbow, el trío son las Dreamettes, al principio y más tarde Deena Jones and the Dreams (como las Supremes pasarían a ser Diana Ross y las Supremes), y Marvin Gaye sería el personaje de Eddie Murphie, James «Thunder» Early.

Es muy interesante la forma como se nos cuenta la historia de la música negra en Estados Unidos en los años 50, 60 y 70, con un mercado al principio dominado por blancos (¿He oído Elvis?) que muchas veces «tomaban prestados» estilos, modas y canciones del mundo oculto de los negros. Es brillante el momento en que un grupo blanco y modosito copia una de las canciones de las primigenias Dreamettes.

Pero la peli tiene un par de pegas para mi gusto. El más importante es que el tema me interesa más bien poco. No se me malinterprete, la historia de la música de la época sí me interesa, pero me interesa en cuanto a cómo el soul y el blues ha influenciado a la música que realmente me gusta, como el punk, el ska o el rock sinfónico de los 70. Pero la peli sigue la música de las Supremes, que pasan del soul al disco-pop en tres décadas, desviándose sustancialmente de mis gustos musicales. Por otro lado me sucede con esta peli lo que a muchos les sucede con los musicales: el hecho de que de pronto se pongan a cantarse las penas y los amores mútuamente unos a otros no me encaja, y creo que es un problema de lógica interna de la peli, ya que durante la mitad de la peli, las canciones están integradas en la trama, se cantan en un escenario o en los ensayos, pero de pronto en una escena empiezan a cantar sin venir a cuento. Esto y varios momentos de aburrimiento han hecho que no la disfrutara demasiado.

Sexo en Nueva York, la película


Cuando fuimos a ver la última de Indiana Jones, Estela me hizo prometer que la próxima vez decidía ella, y que la decisión sería Sex and the City. No puse objeción, y me pareció justo, ya que casi siempre decido yo. Personalmente esta semana tenía dos opciones preferentes (1 y 2), pero ya hacía tres semanas había dicho que sí…

Aparte de ser una película que es la continuación de una serie sobre mujeres y hecha para mujeres, yo tenía el problema que no había visto la serie. Hace algo más de un año, cuando yo estaba cien por cien dedicado a la escritura de la tesis, bajé las seis temporadas, que Estela devoró en algo menos de dos meses. Para mí era ruido de fondo, pero aún así llegué a conocer lo básico de cada personaje y la trama general de la serie (amores y desamores de las cuatro protagonistas). No es que sea necesario saber nada sobre la serie para seguir la película, cuya trama se desarrolla tres años después de la última temporada. Son tres años en los que no ha pasado nada importante a ninguna de las protagonistas, y de pronto, nuevos sucesos ocurren: una se va a casar, otra se va a divorciar, otra se replantea su vida y la última… bueno, no digo nada que es espoiler, aunque fácilmente imaginable.

Al final es como un episodio doble alargado (demasiado) hasta las dos horas y pico de peli, entretenido y a ratos interesante. Hablo sobre el planteamiento de decisiones tipo casarse y tener hijos. Luego está la parte superficial. No sé realmente qué opinar sobre el tratamiento que se da sobre la mujer de cuarenta y tantos. Por un lado son mujeres que no ocultan su edad, orgullosas de su madurez, pero en muchos momentos se comportan de forma superficial y casi infantil, aunque eso es parte del juego de la peli (y la serie), retratando a esclavas de la moda prestándose al juego nada disimulado de ser maniquíes de escaparate, modelando bolsos, vestidos y zapatos de las marcas de alto standing, buscando para la película el mismo propósito que las revistas de moda: pagamos una revista que tiene el setenta por ciento de las páginas con anuncios de grandes marcas, y en el resto, unas cuantas historias de romances y cotilleo para disimular.

Anuncio de conferencia en la Universidad de Granada

Para el viernes que viene, dentro de una semana, me han invitado a formar parte del tribunal de tesis de Rosana Montes en la Universidad de Granada, y, de paso que ya estaba por allí, tengo el honor de dar una conferencia dentro del II Simposio en Desarrollo de Software.

Me ha hecho gracia encontrar el anuncio de la conferencia (es el último de abajo) en la página del simposio, pero como no queda muy accesible (la tercera de las conferencias, dentro de un frame, etc.), voy a reproducir aquí el contenido por si alguien se anima a venir.

Breve historia ilustrada de los gráficos por ordenador en el cine

Resumen: Desde los títulos de crédito de Supermán hasta Wall-E de Pixar han pasado ya treinta años en los que los gráficos por ordenador han evolucionado como nadie hubiera podido imaginar. En Pixar nos cuentan que si hubieran tenido que hacer Cars con los ordenadores con los que renderizaron Toy Story, tendrían que haber empezado a calcular los fotogramas de la película en el año 450, cuando aún andaban los romanos por aquí. Sólo han pasado algo más de diez años desde Toy Story, y esto es lo que hemos avanzado. Y lo que nos queda por recorrer. En esta charla veremos ejemplos reales de cómo la investigación desarrollada en universidades y presentada en congresos como SIGGRAPH o EUROGRAPHICS, acaba traspasando la barrera de la comercialidad y se instala en la publicidad, la televisión o el cine. Vamos a descubrir juntos varias joyas de la animación. Aprenderemos, pero sobre todo, nos divertiremos..

Àlex Méndez Feliu es doctor por la Universitat Politècnica de Catalunya, y terminó su tesis en el 2007 sobre la aplicación de formas simplificadas de iluminación global, como obscurances y ambient occlusion, en videojuegos y entornos virtuales. Actualmente es desarrollador de software y experto en Global Illumination en ART VPS Ltd., una empresa de Cambridge, Inglaterra, donde trabaja en la aplicación de la iluminación realista en síntesis de imagen.

Será el viernes 27 de junio a las 10h de la mañana en alguna aula no determinada de la Universidad de Granada (aunque supongo que más o menos por donde se dan las clases de informática).

Sobre el contenido, ya escribí hace varios años un post sobre el tema, y en líneas generales no variará mucho. En cualquier caso, quizá cuando vuelva tengo material para algunas entradas.

Iron Man


Dentro de la explosión de películas sobre superhéroes de cómic que se ha desatado últimamente están las que derivan de personajes ya conocidos por el gran público gracias a películas ya clásicas o a la televisión (Supermán, Batman, Spiderman, Hulk) y, una vez agotados los más conocidos y aprovechando el éxito de las recientes revisitaciones, empiezan a aparecer películas sobre esos personajes que los que no leemos cómics no conocemos, no sabemos nada sobre ellos y no tenemos referentes. Así, es casi un experimento enfrentarse virgen a X-Men, Los cuatro fantásticos, Daredevil, o ésta Iron Man. En realidad, lo de virgen es un decir, porque la experiencia, en general, no es en absoluto nueva, ya que desde el Supermán de Richard Donner (1978) asistimos exactamente al mismo esquema en la primera película de cada personaje: más de la mitad de la película es la génesis del héroe; de dónde viene, de dónde saca su poderes, cómo conoce a la chica y crea su identidad secreta. Ya después viene el enfrentamiento con su primer enemigo.

Iron Man no se sale del esquema, sólo que la parte de génesis del héroe está mucho más elaborada aquí, y la trama que lleva al enfrentamiento final, aun estando muy bien hilvanada en el conjunto del guión, es mucho menos importante. Es como su tuvieran claro que para enemigos ya tendremos segundas y terceras partes (ya sabemos que tendremos Iron Man II para el 2010) y que ahora lo importante es definir bien el personaje. Y esto está conseguido gracias al saber hacer de Robert Downey Jr., un actor que imprime gran carisma a un personaje a priori bastante insulso y que hace creíble algo tan impensable como que un magnate de la guerra se pase al bando de la paz. El malo es Jeff Bridges, quien cumple. La chica es Gwyneth Paltrow, quien pienso que está desaprovechada y que su personaje se parece demasiado físicamente (con unos años más, claro) a la Mary Jane de Spiderman, y que aún así es un personaje demasiado plano para una actriz de este calibre, quien pienso tendría que habérselo tomado menos en serio y darle al personaje el cariz irónico de otras secretarias de cine de héroes, como la Moneypenny de Bond.

La película está bien, tiene ritmo, interés, algo de humor y buena trama aun sin ser nada original (excepto por el guiño interno sobre la personalidad secreta del superhéroe del final, que no desvelaré), y que precisamente por eso, es lo que uno espera, y no defrauda.