Todos a la cárcel

Algunas veces Ignacio Escolar está sembrado:

¿Todos los políticos son iguales? ¿Son todos unos corruptos? Quiero pensar que no, y también que no todos los partidos tratan igual a sus manzanas podridas. Pero es obvio que el ladrillo feroz no sólo dejó 3,8 millones de pisos vacíos, un horroroso paseo marítimo casi ininterrumpido desde Francia a Portugal y una crisis económica que es hoy la envidia de Europa. La nefasta herencia de la burbuja inmobiliaria española también incluye una numerosa colección de ladrones con sueldo público que se forraron a costa de nuestro dinero, de las hipotecas que pagaremos durante décadas. Cada semana asistimos, ya sin sorpresa, a otra nueva operación contra la corrupción, a la evidencia de una nueva chorizada. Y es aquí donde echo en falta a los políticos honestos y comprometidos, esos que al segundo suceso macabro proponen cambiar la ley del menor. Ante la innegable alarma social que provocan estos casos, ¿para cuándo un endurecimiento de las leyes contra los corruptos? Sé la respuesta. Es sólo una pregunta retórica.

Da un poco de miedo la corta distancia entre la escasa esperanza del «quiero pensar que no» y el fatalismo del «es sólo una pregunta retórica». Yo estoy convencido que no hay ni un solo ayuntamiento que se salve, y que este degoteo de casos que van saliendo a la luz son por filtraciones debidas a envidias de gente igualmente corrupta.

Si la crisis sirve para que todo esto aflore, que no salgamos nunca de ella.

La crisis y la ignorancia

Ayer vi de qué iba esta crisis.

Ayer conocí a una farmacéutica y a un economista (de hecho, un becario recién licenciado que ha tenido la suerte de que su banco le ha mandado seis meses de training por el mundo). La farmacéutica, que parecía más una periodista que una farmacéutica, hizo quince preguntas seguidas y sin respirar al economista. Intentaré hacerlo en forma de diálogo:

F: ¿Y tú qué opinas de la crisis?

E: (Abrumado por la amplitud generalista de la pregunta) ¿De qué de la crisis?

F: Pues la crisis… ¿Cómo empezó? ¿Qué va a pasar? La burbuja inmobiliaria…, eso, eso, la burbuja inmobiliaria, ¿Por qué la burbuja inmobiliaria? Porque la culpa es de los bancos, ¿no?, bueno, del euríbor, eso, eso, el euríbor… Por cierto ¿qué es el Euríbor?

E: (contestando como buenamente puede sólo a la última pregunta) Es el interés al que los bancos se prestan dinero entre ellos.

Aquí me provoqué voluntariamente un síndrome de deficiencia de atención a esta conversación que se desarrollaba a mi derecha y me apliqué en seguir la conversación de mi izquierda, que no viene a cuento. Al cabo de un rato, la farmacéutica se dirige a todos los que estábamos en la mesa del pub:

F: ¡Muy bien! Por fin ya sé lo que es el Euríbor. Es que me compré un piso que me van a entregar en el 2010….

Yo: (pensando) ¡Plonk!

Los puntos oscuros de la crisis ninja

A estas alturas ya he oído la misma historia de tres fuentes diferentes. La primera vez yo mismo me hice eco de refilón en una entrada en este mismo blog. Entonces enlacé una entrada del blog de Nacho Giral que básicamente resumía las tesis de Leopoldo Abadía, un profesor retirado que ha visto quince minutos de fama porque ha puesto nombre a la crisis y la ha llamado NINJA. La historia incluso trascendió internet y llegó a las televisiones, lo entrevistó Cuní, Susana Grisó, e incluso Buenafuente. En realidad dudo mucho que su explicación sea original, incluso él reconoce que el acrónimo NINJA lo copió de algún lado que no recuerda. El caso es que posteriormente vi la misma explicación en tono sarcástico en un programa llamado The Last Laugh, cuyo origen desconozco. Y esta mañana he leído un artículo de Sala-Martín en La Vanguardia de ayer que cuenta punto por punto la misma historia.

Ya hace días que algo me escama sobre esta historia de los ninjas y la crisis, pero el hecho de que un neoliberal como Sala-Martín la compre y la divulgue me pone todavía más sobre aviso. No digo que sea falsa, en absoluto. Al contrario, como explicación de la crisis mundial y el cataclismo bursátil de las últimas semanas la considero perfectamente válida. Pero creo que hay un par de puntos oscuros que voy a intentar soltar aquí.

La crisis en España

Los agoreros como yo llevamos años prediciendo una crisis, pero nuestras predicciones no se ajustan con la explicación del señor Abadía, el programa inglés o Sala-Martín. Yo lo veía mucho más a nivel local, con la bajada de precios del mercado inmobiliario se deja de invertir en construcción, el principal motor económico de la economía española se va al garete y con ello cientos de miles de personas van al paro, esto y la subida de los tipos hipotecarios provocan muchos impagos de hipotecas que empiezan a provocar problemas en los bancos.

Ya sé, mi previsión no se diferencia mucho de lo que cuentan los del primer párrafo. En el fondo todo es una rueda y podía pinchar por cualquier lado. En este caso lo que yo no había previsto es que todo empezaría en Estados Unidos y los que empiezan estando jodidos en España son los bancos, de ahí a la restricción de los créditos, el hundimiento de la construcción, el paro, etc. ¿Me seguís? Nos explican la crisis al revés de como yo creía que debería haber sido. Y eso me jode porque la conclusión sutilmente oculta del asunto es que la culpa es de los bancos de Estados Unidos. Aquí lo sufrimos, pero la culpa es de los putos yankis. Así, todos los de aquí exculpados. Los constructores, los bancos y el estado español se pueden lavar las manos. Pues no, los bancos de aquí tienen la culpa, y el gobierno, y los ayuntamientos, y los constructores, y los notarios y toda la banda de chupópteros. Y finalmente también tiene la culpa quien firma una hipoteca pensando que su casa nunca va a bajar y cree que destinando la mitad de sus ingresos familiares (esto es, un sueldo de dos) el primer año y lo que sea que venga después hasta cuarenta años más, todo va a ir a mejor.

¿Dónde está el dinero?

Una última reflexión. Durante los últimos quince años se han concedido cada vez más hipotecas, que durante quince años han ido engrosando los beneficios de bancos y constructoras (y no niego otros beneficios más sociales, como recaudación de impuestos e incremento de puestos de trabajo). Todo ese dinero generado a costa de hipotecar el trabajo futuro no ha desaparecido: ha ido a parar a los bolsillos de alguien que, si no lo ha reinvertido y/o tirado por la borda aún lo tiene bien guardadito. Estos sí que ahora están callados como putas. Aquí lo dejo.

Ayudemos al pobre agente inmobiliario

Del foro de spaniards (copio tal cual, las faltas de ortografía vienen de serie):

buenos dias,
hace ya varios meses que estoy en paro a causa de la «maravillosa» situacion de «desaceleracion economica ( = crisis)» que sufre espaÑa. despues de 4 aÑos trabajando como tecnico comercial inmobiliario en una importante promotora mediterranea, y sin perspectivas a corto plazo de que la situaciÓn vaya a cambiar, llevo pensando un par de meses en trasladarme a dubai o a otra ciudad de los eau para trabajar como agente inmobiliario. ando increiblemente perdido, ya que las direcciones, y envio de cv a algunas empresas, no me han dado fruto alguno……….. asi que, desde este medio, os ruego, suplico, imploro… me ayudeis en esta empresa, ya que mi situacion personal se esta llendo al garete……… necesito trabajar ya y me gustaria que fuera en esta ciudad o en emiratos arabes si las condiciones economicas son buenas….. segun lo que he estado leyendo en foros, en lo referente al coste de vida alli, me gustaria ganar una media de 6000.- / 7000.- euros al mes como minimo…………. incluidos los sueldos fijos y las comisiones………… soy soltero, por lo que mi disponibilidad es total, absoluta e inmediata, tengo 36 aÑos y mi curriculum vitae esta listo en espaÑol e ingles para ser enviado a todas las empresas que me indiqueis……….. hablo espaÑol e ingles perfectos, y catalan…

saludos y espero con ansiedad vuestras respuestas…

gracias