Cartas del Sr. Millet

Me pregunto qué haría yo si, siendo el presidente de un banco o una caja de ahorros, recibiera una carta de otro presidente (de alguna fundación importante, por ejemplo) recomendando a su yerno para un puesto en una de las suborganizaciones del banco, como un museo.

Cuando he visto que El Periódico ha publicado varias de las cartas que Fèlix Millet mandó a varios políticos y presidentes he pensado que debían ser lo más aburrido del mundo, pero he empezado a leerlas y, aparte de aquellas en las que pide a Aznar y a Pujol que les firme un ejemplar de sus libros para tenerlos en «un lugar preferente» de su biblioteca, las demás tienen la gracia de mostrar cómo se relaciona socialmente la gente de este nivel.

He puesto una copia en mi servidor por si las quieren ver: Les cartes del Sr. Millet

Por lo demás, lo más llamativo son, como he resaltado en el primer párrafo, aquellas cartas en las que Millet pide al presidente de La Caixa que meta mano para colocar a su yerno («que es biólogo y está buscando trabajo en Barcelona») en el Museu de la Ciència.

Yo creo que pondría la carta directamente en el destructor de documentos, pero tengo la ligera intucición que con esa actitud uno no llega a presidente de nada…