Barra libre

He recibido esta mañana un mail en la cuenta de la Universitad (sí, después de más de un año que no trabajo allí, todavía tienen mi cuenta activa y estoy suscrito a las listas del departamento, con lo que me entero de todas las reuniones, seminarios y cotilleos) que invitaba a todos los miembros del departamento a dejar de utilizar las redes P2P si no era para uso exclusivo de temas de docencia e investigación. Parece que al administrador de sistemas le llegó algun aviso…

Es curioso que hace un par de semanas circuló un correo parecido en mi trabajo actual, porque alguien estaba usando el azureus y la red se colapsó varias veces.

Pasando por alto los temas de derechos de autor, pienso que el principal problema de usar P2P en el trabajo es precisamente la utilización personal de recursos que has de estar usando para un uso productivo. El límite intolerable está cuando empiezas a invadir la productividad del compañero, como en el caso de acaparación de ancho de banda o hacer que caiga la red.

Queda claro entonces que algunas cosas se deben de hacer bajo la cuenta y riesgo de cada uno en casa. Alguno que me conoce bien me dirá que no prediqué precisamente con el ejemplo cuando estaba en la Universidad. Pues bien, resulta que, primero, ya no estoy allí, y segundo, cuando lo hacía, me aseguraba que el ancho de banda máximo de subida y de bajada estuvieran dentro de límites casi imperceptibles.

En cualquier caso, reconozco que tenemos un problema. Bueno, los creadores de contenidos (productoras y distribuidoras de cine, televisión, música y videojuegos) tienen un problema y depende de la solución que encuentren saldremos salpicados todos. Está claro que quien más está ganando dinero con el asunto y callan como si no fuera con ellos son los proveedores de internet. A estos no les interesa vigilar lo que te bajas o no, y menos bajarte el ancho de banda o cortarte la comunicación, porque si se ponen pesados, me voy a la competencia, o porque para ver mis mails, chatear y leer la web del periódico vuelvo a la conexión gratuita de mi módem de 56kb.

Así que, señores, ¿por qué no legalizamos el asunto y, por una cuota mensual fija razonable que se distribuya justamente entre los productores de los contenidos que sí me estoy bajando, me dan barra libre?