Knopfler, Fito y los viajes al pasado

Por la boca vive el pez Esta semana me he comprado un disco. Sí, un CD original sin esperar a bajármelo por el emule. Se trata de Por la boca vive el pez, el disco que acaban de sacar Fito & Fitipaldis. En vez de dar mi opinión sobre el disco, sólo diré que no escuchaba tantas veces seguidas un disco desde que hace quince años descubrí los Dire Straits. Y acabo de llegar a un punto donde todo encaja, pero a ver si me desenredo y clarifico lo que pretendo explicar.

Los Dire Straits aparecieron a finales de los años 70 y para entonces ya eran anacrónicos: su sonido se parecía más al rock and roll de los 50 que al punk que emergía en esa época en Inglaterra. Un sonido incluso previo a la explosión pop que representaron los Beatles en los 60. Desde que los descubrí a principios de los 90, los Dire Straits fueron, y siguen siendo, mi grupo favorito. En los discos de principios de los ochenta los Dire Straits fueron añadiendo instrumentos a la formación original de voz, dos guitarras, bajo y batería, y aparecían el piano y el saxofon, haciendo evolucionar el sonido desde el rock clásico hacia el rock sinfónico que venían haciendo Pink Floyd, la Electric Light Orchestra y Queen. Después de Dire Straits, queda Mark Knopfler, su líder y esencia. Pero liberado del sonido que tenía que dar a su grupo, en solitario, Knopfler se ha dedicado a buscar el origen y las raíces de su música, especialmente en sus colaboraciones con Chet Atkins, con su grupo country, los Notting Hillbillies, y en su último disco con Emmylou Harris, más cercano al folk.

Sólo como apunte, el último disco de Bruce Springsteen, We Shall Overcome: The Seeger Sessions, es también una búsqueda de las raíces del rock, apuntando directamente al folk. Incluso Eric Clapton hizo lo mismo hace unos años en From the Craddle con el blues, la otra fuente de la que bebe el rock.

En cuanto a Fito, aparece con Platero y tú a mediados de los 90 haciendo lo que yo llamo rock carcelario, una especie de rock duro español del que Barricada y Extremoduro serían sus máximos exponentes y que ahora han heredado Marea y La Fuga. Pero el sonido de Platero y tú es de un rock algo más clásico que cada vez se parece más a Dire Straits, hasta que Fito Cabrales monta un nuevo grupo con el objetivo de hacer rock and roll clásico: Fito & Fitipaldis. Hasta que tenemos hoy un disco en las manos, el Por la boca vive el pez del que hablábamos al principio, que a veces suena a los primeros Dire Straits de los 70 y a veces al Chuck Berry de los 50.

Concluyendo, parece que mis grupos favoritos evolucionan yendo hacia atrás en el tiempo y buscando sus orígenes. Y esto lo digo como algo tremendamente positivo, especialmente si sirve para poder escuchar algo tan bueno como lo que ha cocinado Fito Cabrales en Por la boca vive el pez.

9 opiniones en “Knopfler, Fito y los viajes al pasado”

  1. La veritat és que el ‘Por la boca vive el pez’ em sembla que val molt la pena. Jo no he sentit mai massa res de ‘Fito & los Fitipaldis’ però he tingut la oportunitat d’escoltar aquest disc i tinc la sensació que totes les cançons són de les que et van atrapant a mesura que les escoltes, més i més, sense poder-ho evitar. Realment, fa molt bona pinta.

  2. Sí que va a ser verdad que nos parecemos. Yo soy un fanático de los Dire Straits desde hace aproximadamente 10 años ahora, que los escuché por primera vez. Y claro, de ahí a ser aficionado a Fito hay solamente un paso, que dí hace 2 años…

  3. Mmmmm, sentint el disc uns quants cops, em quedo amb «Por la boca muere el pez», «Sobra la luz» i sobretot, «Abrazado a la tristeza», que ja la portava tocant fa temps en concert i que m’encanta, mi menor, do, re.

  4. Per cert, l’1 de desembre al Palau Sant Jordi. I això de fer per certs no és per guanyar a les properes estadístiques, sino perquè no puc editar el comentari anterior, eh? malpensats!

  5. Un gran disc. I estic completament d’acord amb tu en quant a: haver-lo escoltat moltes vegades seguides i en quant als origens de la música. SI hi hà alguna cosa que destaca per la meva afició al Fito, és precisament per això. No crec que es limiti a fer discos comercials com fà la resta de gent del panorama espanyol. Té bones lletres i grans músiques.
    És curiós que aquest darrer disc té moltes semblances a la resta, sobretot al anterior. Sempre té una cançó totalment instrumental, una altra amb lletra senzilla.
    Les meves eleccions serien les més lentes, potser es el Knopfler que m’està amariconant però em quedo amb: Abrazado a la tristeza, Me equivocaría otra vez y Dónde todo empieza, sense descartar cap de les altres!
    Ja tinc ganes que sigui desembre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *