¡Pincha!

Dos semanas después de una depilación a la cera de las piernas uno se siente como conejillo de indias en la universidad de acupuntura de Bei-Jing, rodeado de quinientos alumnos chinos en prácticas.

Los peores momentos son al momento de estornudar y bostezar: sientes cómo los pelos crecen desde tu interior.

6 opiniones en “¡Pincha!”

  1. Jeje… això es pateix al principi, però si un depila per adicció al final ja no ho nota (o serà que els nivells de sensibilitat baixen i una ja no nota el mateix?)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *