Mudanza: infierno y tortura

Una mudanza es un infierno, una tortura. Es algo horrible; te carcome y te mina por dentro.

Una mudanza no es sólo cansancio físico; mover cajas de un lado a otro, llenarlas, envolver cuidadosamente objetos delicados y distribuirlos, bajar bolsas de basura al contenedor.

Una mudanza no es sólo cansancio mental; clasificar, ordenar, encajar, optimizar en el mínimo espacio el máximo número de cosas posibles.

Una mudanza no es sólo el estrés de tener unos pocos días para vaciar un piso.

Una mudanza es, además, saber que estás despidiéndote de un lugar en el que has vivido y que has hecho tu hogar durante los últimos años, es obligarte a tirar a la basura (porque ya no hay tiempo de pensar a quién regalas esa taza de Winnie Poo que nunca has usado o cómo vendes el magnetoscopio que nadie quiere y que ya nunca usarás porque lo que quieres ver te lo bajas de internet) montones de cosas que han significado algo para ti o que han costado más o menos dinero.

Todo ésto, concentrado en tres o cuatro días y culminando con la entrega de las llaves de un piso sucio (porque no ha dado tiempo de limpiarlo) y con todavía algunas cosas que ya no cabían en ningún lado y que dejas con la esperanza de que al próximo inquilino le puedan ir bien. Es desgarrador.

He confirmado algo que ya intuía pero nunca he aplicado: hay que vivir con lo mínimo indispensable, y si te mudas, regala, vende y tira todo, que de todos modos empezarás de cero allá donde caigas.

12 opiniones en “Mudanza: infierno y tortura”

  1. Me ha hecho especial gracia lo del magnetoscopio, hubo un tiempo en el que pensaba que el vhs siempre estaría ahí, y fíjate tú….

    Por otra parte me siento identificado con lo que cuentas.

  2. Son extenuantes, sí. Mucho ánimo en lo que todavía queda por colocar, limpiar, tirar, aunque ya sea en la Pérfida Albión. Un día de estos, a ver si nos muestras unas fotillos de dónde vives y esas cosas.

    Un besote fuerte a ambos

  3. Rinze, para purificación, seguro que la santería es menos cansada y estresante, pero bueno… lo mejor de todo es que ha pasado.

    Sílvia, hem après la lliçó, per cert, força amb la presentació de la tesi!

    Latin, la de cacharrillos que vamos acumulando y al final tenemos que tirar… nuestro primer beta duró más de diez años y la tele sony, más de veinte, y ahora, ni la tele ni el combo VHS-DVD han durado ni cinco…

    Níniel, me has hecho buscar eso de la Pérfida Albión, y me he llevado la sorpresa que el origen del nombre viene por…

    El término «Albión» es de origen celta. Sin embargo los romanos lo asociaron al latín «albus» (blanco) en referencia a los acantilados de Dover, al sur de Inglaterra, de un característico color blanco, que son lo primero que se ve al aproximarse a Gran Bretaña desde el Norte de Francia por via Maritima.

    … curiosamente esos acantilados fue lo primero que avistamos desde el barco el viernes por la tarde llegando a las islas…

    Carles, si una cosa tenia clara, és que era una feina que ens tocava fer solets…

  4. Estoy cansada, el nivel de glucosa de mi cerebro se ha vuelto 0 sin avisar!!! Tendria que haberme imaginado que estaba en reserva. Ya te leere mas otro dia. Buenas noches.

  5. Te quería haber dicho algo el otro día y ya ves que se me pasa, se me pasa…

    Me siento hermanada contigo en estos momentos. Las mudanzas son agotadoras, y lo peor es que por muchas veces que lo hagas, nunca te acostumbras. No puedes «acostumbrarte» a mudarte. Y tiras, tiras y tiras cosas, y otras te desaparecen (¿dónde está mi camiseta marrón de tirantes?), y sin embargo, cuando te pones a desempaquetar, salen miles de chismes ridículos que no sabes dónde guardar.

    Tengo todos los cartones de la mudanza en el descansillo (tengo que bajar a tirarlos y me da una pereza…), me quedan dos cajas de comics en la oficina, y no me he traído de casa de mis padres ni la mitad de lo que les dejé al irme a Barcelona. Y hay que colgar el espejo, comprar marcos, colgar cuadros… Para cuando te has instalado, ¡toca volver a mudarte!

    Y con eso y con todo, esta ha sido mi mudanza más «indolora» (he tenido mucha ayuda). Quizás porque ya no me da cosa meter la ropa en bolsas de basura al pelón, malvender los muebles del Ikea y regalar los electrodomésticos que pesan…

    Qué rollo te estoy metiendo. Feliz inicio.

  6. Sí, ¿verdad? como si con dos hermanas reales no tuviera suficiente :D, ahora se me han declarado dos más vía blog, ¡qué bonito!

    Maiko
    , me ha encantado saber que nos comprendemos mútuamente. Y es que la sensación es exactamente esa, acabas trayéndote cosas inútiles y algunas importantes se quedan en alguna caja que quién sabe dónde está o cuándo a vas a abrir.

    Último ejemplo: el mando del disco duro multimedia está missing in combat, y, aparte de la incomodidad de tener que levantarse a pulsar el play y el stop, hay algunas características del cacharrito (éste es el nombre cariñoso que Estela le ha dado) que para activarlas es necesario el mando, como por ejemplo, los subtítulos. He conseguido ver (¡y entender!) dos capítulos de Heroes sin subtítulos y la mayor parte del primero de The IT Crowd, pero House es imposible.

    Y nada de rollo, por cierto. Gracias por tu comentario.

Responder a Maiko Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.