Mentiras, cuentos y educación

Vía Aglarond me encuentro una entrada de un blog con una lista de mentiras que un padre le ha contado a su hijo recientemente. A saber:

Trees talk to each other at night.

All fish are named either Lorna or Jack.

Before your eyeballs fall out from watching too much TV, they get very loose.

Tiny bears live in drain pipes.

If you are very very quiet you can hear the clouds rub against the sky.

The moon and the sun had a fight a long time ago.

Everyone knows at least one secret language.

When nobody is looking, I can fly.

We are all held together by invisible threads.

Books get lonely too.

Sadness can be eaten.

I will always be there.

Personalmente no me parecen mentiras como tales, sino cuentos fantásticos, y algunos de ellos realmente hermosos, que alimentan la imaginación del niño y de los que se pueden sacar grandes lecciones.

¿Qué opináis vosotros? ¿Es bueno mentir a los niños?

11 opiniones en “Mentiras, cuentos y educación”

  1. No creo que sea malo. el problema es si no se sabe distinguir lo que es una «fantasía» de una mentira en toda regla. También es básico saber cuándo hay que decirle la verdad.

  2. 100% de acuerdo con Níniel, y aún diría más:
    Es totalmente necesario contar este tipo de mentirijillas, e incluso creérnoslas nosotros mismos, porque de otro modo habremos dejado de ser niños por siempre, y eso es muy triste.
    Y lo de los peces me ha encantado ^_^

  3. Si les mentides són aquestes, si, es pot mentir.
    «When nobody is looking, I can fly» és molt tendre. «I will always be there» és molt recomfortant i tranquilitzadora. «Books get lonely too» és incentivadora… no sé, m’han agradat molt totes!

  4. No creo ni que sean mentiras. Creo que es alimentar la imaginación. Y creo que cuando le cuentas algo de esto a un niño con el tiempo sabrá que no es verdad, incluso puede llegar a entender que «te lo estás creyendo con él».
    Con un muy amigo mío que recientemente ha tenido un hijo discutimos sobre la conveniencia o no de «hacer creer en los reyes» a los niños. Él afirma que no quiere mentir a su hijo. A mí me educaron en esta tradición, y no me siento estafado. De hecho lo sigo celebrando. Son los únicos reyes en los que creo.

  5. Yo tampoco lo considero mentiras. Para mí son algo más mágico que otra cosa. Si nos pusiéramos así, no deberíamos ni contarles ni contarnos cuentos.

    Para mí una mentira es que el capitalismo es un modelo bueno para todo el mundo. Por ejemplo. Porque además es una mentira que ha hecho y hace daño de verdad.

  6. Mentir????

    yo`puedo volar cuando no me veis… y cada año el día de reyes me encuentro la casa inundada de cosas… lástima que ya no se me caigan los dientes yq ue el ratoncito Pérez se haya olvidado de mí!

  7. No acabo de entenderlo, todo el mundo esta de acuerdo pero a la vez todo el mundo siente la necesidad de expresarlo. Debe ser que era hora de salir para el niño que llevamos dentro ; )

  8. Me ha encantado la diversidad de opiniones 😉

    Para no ser menos, cierro el debate uniéndome a la unanimidad diciendo que considero necesario alimentar la fantasía de los niños de esta forma. No quiero acabar sin recordar la fabulosa película de Tim Burton Big Fish, que de algún modo trata el tema.

Responder a S Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *