Premios de fotografía científica 2008

Dejemos que lo expliquen ellos:

FOTCIENCIA es un certamen de fotografía científica convocado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) cuyo objetivo es acercar la ciencia y la tecnología a los ciudadanos mediante una visión artística y estética sugerida a través de imágenes científicas y un comentario escrito del hecho científico que ilustran.

Las imágenes de FOTCIENCIA son un recurso público para la divulgación de la ciencia.

Pues este año ya hay premiados, y se pueden ver en esta página. Como yo soy muy chulo y me han gustado más los finalistas y los accésits que las fotografías ganadoras, pongo aquí las tres fotos que me han gustado más, y para quién y con qué ganó, ya sabéis. Y aquí se pueden ver las demás.

Ahora mi selección:

Título: Vapores volcánicos
Autor: Irineu Illa Bochaca (Girona)
fotografiacientifica1

A unos 19 km al este del volcán Kilauea en la isla de Hawai, el río de lava desemboca con furia en el océano Pacífico. Este peculiar encuentro entre fuego y agua está marcado por una impresionante columna de vapor mezclada con gases tóxicos y corrosivos de altos contenidos en dióxido de azufre. La elevada temperatura del magma, además de evaporar el agua del océano, genera una corriente de aire caliente. Estas fuertes corrientes, a su vez, derivan en una serie de pequeños tornados alrededor del flujo de lava, que en unos pocos minutos desaparecen tan rápido como se han generado. De vez en cuando, una ola audaz entra con fuerza cubriendo la lava, ésta responde con una furiosa explosión escupiendo trozos de escoria incandescente. De lejos, a salvo, se oye un ruido sordo y profundo que atraviesa el aire.

Titulo: Crónica de una muerte anunciada
Autora: Elisabet Fernández Rosas (Barcelona)
fotografiacientifica2

La apoptosis se puede considerar como una muerte celular «programada», un evento celular natural y controlado, el cual también puede ser inducido por condiciones patológicas. Las células en proceso de apoptosis se deshidratan, se fragmentan y sus núcleos encogen. De esta manera, pueden ser eficientemente englobadas vía fagocitosis y sus componentes ser reutilizados por células del tejido adyacente. En la imagen se puede observar un macrófago procedente de una línea monocítica humana que está muriendo por apoptosis, y ha ido perdiendo los puntos de unión con el substrato, lo cual se puede apreciar por la disposición radial de los «filopodios» que emite la célula y la intensa lobulación de su superficie. La fotografía se realizó en un microscopio electrónico de barrido (SEM) Hitachi S-570.

Titulo: Libre al sur del Duero
Autor: Alberto García Gómez (Madrid)
fotografiacientifica3

La imagen del lobo ibérico ha sido obtenida en una fría tarde de invierno en el límite entre la Comunidad de Madrid y la provincia de Segovia. Aquella tarde, en el ocaso, el lobo ibérico vagaba por un paisaje helado, los reflejos del sol añaden un motivo de abrigo a todos los que transitan por el páramo. Su trote le permite soportar largas caminatas a través de los territorios helados. Antiguo poblador de la Península, luchando por recuperarse en territorios en los que había sido extinguido por la caza y la destrucción de su hábitat. El proyecto educativo intenta seguir los pasos del lobo desde la provincia de Segovia hasta la Comunidad de Madrid, tratando de dar a conocer la forma de vida de uno de nuestros grandes depredadores, y su expansión al sur del Duero.

Visto en Sonicando.

Las mejores imágenes científicas del 2008

Aquí y aquí podemos ver las que han sido galardonadas como mejores imágenes e ilustraciones de visualización científica de este año. El premio lo concede la revista Science.

A continuación he seleccionado tres ejemplos:


Bosque de cristal: La fotografía ganadora. Éstas son diatomeas, unas algas unicelulares que se pegan a algunos invertebrados marinos y forman este espectacular «bosque de cristal».


Ventosas de calamar: El calamar atrapa a sus víctimas fijándose a ellas con estas microscópicas ventosas dentadas. El resultado es digno de una película de serie B.


Té con el Sombrerero Loco: Tres escarabajos toman té sobre una mesa hecha de ala de mariposa en un campo de cristales de vitamina C. La composición recrea la escena de la fiesta del té de Alicia en el País de las Maravillas.

Vía cgredan.

Shock cultural

Ésta es la imagen de la discordia, por si acaso están aislados del mundo y sólo leen este blog:

Spanish Basketball Team
Unos tipos altos haciendo el chino

¿A alguien le parece ofensiva?

Puede que sea inapropiada, no voy a entrar a discutir esto, porque está claro que quien ha hecho la foto no ha pensado en sus posibles consecuencias, pero ¿ofensiva?

Los medios anglosajones han puesto el grito en el cielo (1, 2 y 3, por ejemplo). Y digo yo: ¿Qué les importa? ¿No deberían ser los medios chinos los que dijeran algo antes?

El caso es que el gesto en sí no resulta ofensivo para los españoles, sí es ofensivo según los ingleses y americanos, y según los chinos, no lo sabemos. Que los chinos tienen los ojos rasgados es un hecho, y como tal no tiene valor moral, eso no es bueno ni malo. Si un individuo chino se ofende porque le dicen que tiene los ojos rasgados (sin entrar en la forma como se lo dicen) tiene un grave problema: un complejo de inferioridad preocupante. Uno debería sentirse orgulloso de lo que es, especialmente si eso te relaciona genéticamente con tus ancestros.

Si viene un inglés y le echa bronca a un español por estirarse la piel de las sienes frente a un chino, se está metiendo donde no le llaman, porque no sabe ni las intenciones del español ni cuál será la reacción del chino. Y es más, si cree que quien hace el gesto está ofendiendo a los chinos, es porque cree que ese gesto en sí es una ofensa, cree, por tanto, que tener los ojos rasgados es algo no normal, como quien se burla de quien tiene las orejas grandes. Al que opina, juzga y echa bronca, al inglés, en este caso, le pasa lo contrario que al chino que se ofende: tiene un complejo de superioridad galopante, y no sé qué es peor.

Total, que es curioso cómo una simple fotografía nos retrata mejor a todos los que la observamos que a los pobres jugadores, que se creían que hacían una gracia simpática.